Gobierno de Hong Kong podría posponer elecciones citando aumento de casos de COVID, según informe

Por YINYIN LIAO
29 de Julio de 2020
Actualizado: 29 de Julio de 2020

La jefa del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, podría cancelar las próximas elecciones al consejo legislativo debido a la reciente ola de brotes de COVID en la ciudad. Pero con la vertiginosa caída de la popularidad de los políticos pro-China y con Estados Unidos vigilando atentamente las elecciones de Hong Kong, puede haber más detrás de esta decisión que la salud pública.

Jasper Tsang, el presidente fundador del partido político pro-Beijing DAB, sugirió el sábado pasado que las elecciones podrían retrasarse un año entero. El medio de comunicación local, Hong Kong 01 reveló que el gobierno de Hong Kong tiene la intención de aplazar las elecciones por un año presentando una resolución al Congreso Nacional Popular de China.

Durante meses, Hong Kong se destacó en la prevención del brote masivo de COVID. Las muertes por coronavirus se mantuvieron en un mínimo histórico de 7, y el total de casos de coronavirus rondaba los 1000.

Pero después de un periodo sin transmisiones locales, Hong Kong se encuentra actualmente en su séptimo día consecutivo de casos diarios de virus del PCCh de tres dígitos. El número total de personas infectadas se ha triplicado a 3000, con muertes que han aumentado a 24 en la última semana.

La Exposición Mundial de Asia, el lugar original de recuento de votos para las elecciones, se está utilizando como un centro de aislamiento de la comunidad. Al igual que el centro de recuento de reserva, el Centro de Exposiciones y Comercio Internacional de Kowloon Bay. Sin embargo, el gobierno no ha hecho ningún comentario sobre si hará arreglos adicionales para preparar las elecciones previstas para el 6 de septiembre.

Los líderes prodemocracia de Hong Kong califican a la intención de retrasar las elecciones debido al COVID como una excusa.

Los índices de aprobación de Lam han caído desde las protestas en favor de la democracia del año pasado. Según una encuesta realizada por el Instituto de Investigación de la Opinión Pública de Hong Kong, solo el 18 % de la población de Hong Kong votaría por Carrie Lam para continuar como jefa del ejecutivo. La popularidad de su partido también ha caído en picada debido al reproche público por la Ley de Seguridad Nacional y al aumento masivo de los casos locales de virus del PCCh.

La secretaria de alimentación y salud, Sophia Chan, admitió que hay “evidencias empíricas” de que la brecha de la cuarentena del gobierno condujo al reciente aumento de casos de COVID, en una entrevista con RTHK. En virtud de esa disposición, ciertas personas —incluidos funcionarios del gobierno chino, empresas que cotizan en la bolsa de Hong Kong y propietarios de empresas— están exentas de la cuarentena por el virus del PCCh.

Más de 200,000 fueron eximidos de la cuarentena obligatoria por la Oficina de Seguridad en un informe al Consejo Legislativo de Hong Kong.

El mes pasado, el movimiento democrático de Hong Kong celebró sus primeras elecciones primarias. A pesar de que Beijing y el gobierno de Hong Kong advirtieron contra la participación a través de la ley de seguridad nacional, la participación fue de más de 600,000 residentes de Hong Kong.

Los legisladores de Hong Kong predicen que una elección sin interferencias producirá probablemente una mayoría prodemocracia en el gobierno por primera vez en la historia de la ciudad. En el pasado, en un intento de evitar las mayorías prodemocracia, China utilizó tácticas como la descalificación de candidatos que consideraban peligrosos para las ambiciones del Partido Comunista Chino (PCCh).

En las últimas semanas, Estados Unidos ha intensificado sus acciones para contrarrestar las amenazas planteadas por el PCCh, incluso en respuesta al control más estricto de Beijing sobre Hong Kong.

Tras la participación de más de medio millón de personas en las primarias, Carrie Lam advirtió que las elecciones primarias democráticas podrían haber violado la nueva ley de seguridad nacional de China. En respuesta, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, condenó la advertencia de Lam y sostuvo que Estados Unidos seguirá vigilando de cerca la imparcialidad de las elecciones de Hong Kong.

Tras la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional de China, el Congreso de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley bipartidista, la Ley de Autonomía de Hong Kong. En ella se protegen enfáticamente los derechos civiles de Hong Kong como región autónoma de China mediante sanciones del presidente.

El presidente Trump también retiró el estatus comercial preferencial a Hong Kong en respuesta a la firma de la Ley de Seguridad Nacional.

No solo Estados Unidos está vigilando de cerca. El Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia, Taiwán y Canadá, todos han expresado su apoyo a los derechos civiles de Hong Kong.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

PCCh usa red de cuentas falsas en Twitter para desinformar sobre la pandemia

TE RECOMENDAMOS