Gorgojos chinos: ¿Curan enfermedades realmente?

17 de Septiembre de 2017 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Desde hace un tiempo ha tomado fuerza el hecho de que algunos insectos podrían contener propiedades curativas contra enfermedades como diabetes y algunos tipos de cáncer. Sin embargo, estas ingestas son criticadas desde distintos sectores. Uno de los casos más conocidos es el de los gorgojos chinos, también conocidos como chinitas.

En algunas culturas del planeta existe una costumbre alimenticia peculiar que a lo largo del tiempo se ha ido extendiendo a otros lugares: se trata de la ingesta de insectos, bien sea como bocado o como remedio. Este hábito también es normal en grupos de animales; desde aves, reptiles y anfibios hasta peces y arácnidos.

Hay vestigios que prueban que los insectos también fueron ingeridos por humanos primitivos dentro de su régimen alimenticio y aún hoy en día estos pequeños son ofrecidos como platillos exóticos en varios restaurantes del mundo, en especial de países orientales.

Efectos de los gorgojos chinos en el organismo

La Facultad de Química Farmacéutica de la Universidad de Antioquia realizó un estudio en base al aceite producido por los gorgojos chinos, ya que este insecto -originario de la China- es consumido por muchas personas que creen en sus propiedades curativas, en el tratamiento contra la diabetes, el asma y otras enfermedades.

La ingesta de gorgojos chinos puede ser perjudicial para la salud, pues contienen Benzoquinona, un químico corrosivo que puede causar severos dolores abdominales, sensación de quemazón, diarrea, vómitos… e incluso también la muerte

La Revista Colombiana de Entomología publicó esta investigación que evidenció que los componentes químicos del aceite producido por los gorgojos chinos al morir en el estómago de 36 ratones albinos, generó un efecto similar al antidepresivo Diazepam sobre el sistema nervioso central de los mismos.

Esta sustancia afecta químicos en el cerebro que pueden contrarrestar el desequilibrio en personas con problemas de ansiedad. Sin embargo, los investigadores advirtieron que dicho efecto depresor es dosis-dependiente a través del tiempo.

Asimismo, Univisión informa que mucha gente utiliza la ingesta de gorgojos chinos para tratar diabetes y cáncer, entre otras enfermedades severas.

Este “tratamiento” consiste en comer los insectos a diario: iniciando con 1 el primer día, 2 el segundo, 3 el tercero… hasta llegar a 70. Después se descansa una semana y se vuelve a repetir el proceso hacia atrás (69, 68, 67, etc.). Cabe anotar que los gorgojos se comen vivos. Por eso, para dicho “tratamiento”, la persona necesita tener su propio criadero de gorgojos. Los insectos se regalan en recipiente plástico, formando una cadena entre los distintos consumidores, señala este medio.

El creador de la “Coleoterapia” (terapia basada en el tratamiento a base del consumo de coleópteros), el señor Ruben Dieminguer, explica en su página web cómo se puede crear una colonia propia de gorgojos chinos para su cría.

Su manual sugiere un mínimo de 10 coleópteros, para que en varias semanas se reproduzcan y sumen una base de 400 gorgojos y larvas para empezar el tratamiento. La alimentación de los insectos es principalmente pan de salvado y maní con cáscara sin tostar.

Se recomienda criarlos en recipientes como peceras o frascos de vidrio, bajo ambientes cálidos y con poca luz (ya que son más activos por la noche).

El Sr. Dieminguer subraya en su libro “La coleoterapia” que esta no es una terapia médica, sino una investigación personal donde no hay respaldo científico. Especifica que la ingesta de gorgojos para curar ciertas enfermedades podría significar una terapia complementaria y nunca alternativa al tratamiento tradicional. El autor pide que se investigue para confirmar dicha terapia o por el contrario rechazar la hipótesis planteada.

“Ingerir un insecto por 70 días es un asunto serio”, advirtió al respecto el Dr. Antonio Carvayo a Univisión en referencia a este “tratamiento” casero que llevan a cabo algunas personas con el gorgojo chino. El especialista explicó que se están introduciendo en el organismo no sólo las toxinas y bacterias del animal, sino que por el hecho de que no están cultivados en lugares ideales, “pueden ser transmisores de enfermedades serias”.

El canal de noticias agregó que la ingesta de estos insectos puede ser perjudicial para la salud, pues contienen Benzoquinona, un químico corrosivo que “puede causar severos dolores abdominales, sensación de quemazón, diarrea, vómitos… e incluso también la muerte”.

[insert page=’conceptos-medicina-tradicional-china-acupuntura-ventosas-moxibustion-medicina-herbal’ display=’template-relacionadas.php’]

Verdad o falsedad, lo cierto es que hasta se ha formado una cadena del gorgojo, donde de unos a otros se pasan larvitas de este insecto. Además hay videos en la red donde enseñan cómo lograr su multiplicación, cómo encerrar las larvas, etc. Hasta donde se sabe, ninguna base científica real certifica que en efecto el gorgojo chino, sea curativo.

TE RECOMENDAMOS