Gorila que sobrevivió la muerte y el abandono ahora tiene su propio bebé después de una cesárea

Por La Gran Época
21 de Marzo de 2019 Actualizado: 21 de Marzo de 2019

Cuando la gorila Imani nació en las tierras bajas occidentales en 1985, su vida pendía de un hilo. No solo sobrevivió a su propio nacimiento, sino también a una cesárea de emergencia cuando tuvo su propio bebé.

Imani nació muy enferma, y los veterinarios del zoológico de San Diego debieron luchar arduamente para mantenerla con vida.

De acuerdo al sitio web del zoológico de San Diego, la temperatura de la bebe y nivel de azúcar en la sangre eran muy bajos, y tenia la mitad del peso que una bebe gorila recién nacida estaba supuesta a tener. La bebé sufrió de otras y variadas complicaciones y necesitó de cuidado intensivo para que pudiera tener la posibilidad de vivir.

Cuando se recuperó lo suficiente como para regresar con su madre, la gorila Kimba Kumba no quiso saber nada con ella. La pequeña Imani fue abandonada.

Afortunadamente, Imani fue presentada a Alvila, una gorila que había dado a luz a tres bebés que no pudo criar.

En principio Alvila no estaba interesada en Imani, pero abrió su corazón y aceptó a la pequeña como propia. Desde entonces las cosas fluyeron bien. Eso fue hace mas de veinte años atrás, e Imani logró convertirse en una buena gorila.

En 2014 Imani estaba próxima a tener a su propio bebé, pero los veterinarios se dieron cuenta que había un problema y optaron por una operación de emergencia para que pudiera dar a luz a su bebé en el Hospital Veterinario Harter.

De acuerdo a San Diego Zoo Global Wildlife Conservancy, a Imani le colocaron anestesia y un equipo de especialistas que ofrecía ayuda a recién nacidos humanos, asistieron en la operación.

Primeramente rasuraron el abdomen de Imani, y durante la cirugía “salió una pequeña pierna negra”.

Imani atravesó bien el proceso de la operación, pero los veterinarios tuvieron que luchar para salvar su bebé.

El personal del zoológico se ocupó totalmente del cuidado de la bebé de Imani. Su pequeña bebé estaba luchando por sobrevivir.

La bebé sufrió de colapso pulmonar y neumonía. Poco a poco, y tras un largo periodo de ocho largos días, la bebé fue capaz de respirar y tomar sus propias botellas de formula infantil.

Casi tres semanas después, llegó el momento para que la bebé vuelva con Imani.

Sin embargo, hubieron ciertos momentos tensos, ya que el personal estaba temeroso de que Imani rechace a su bebé que aún no había visto.

Con cautela y través de los barrotes, el personal mostró a Imani su bebé, a quien llamaron Joanne. Luego, al día siguiente, la colocaron sobre la paja en en una jaula y permitieron que la madre gorila ingrese.

Increíblemente, ese fue un momento conmovedor para todos. La nueva madre olfateó primero a la pequeña Joanne, como si se diera cuenta que era su propia bebé, entonces la recogió sin duda y la abrazó.

Viendo ésta cálida escena frente a sus propios ojos, los cuidadores del zoológico se sintieron aliviados.

Imani empezó entonces a alimentarla, asegurándose de que la pequeña sea capaz de crecer fuerte y sobrevivir.

El 4 de marzo, Joanne cumplió 4 años y tuvo una fiesta para celebrarlo.

Gracias al personal del zoológico quien hizo posible este milagro, ¡seguiremos de cerca las aventuras de Joanne y su mamá!

Mira el video a continuación:


¡Una fiesta especial solo para los monos!

TE RECOMENDAMOS