Granjero consideró la eutanasia de 80.000 de sus gallinas hasta que una mujer lugareña intervino.

Por Louise Bevan
22 de Mayo de 2020
Actualizado: 22 de Mayo de 2020

Después de quedarse sin espacio en el congelador a mediados de abril, un granjero de huevos de Pensilvania se enfrentó a una difícil elección: encontrar un nuevo mercado para sus huevos en medio de la pandemia de COVID o enfrentar la eutanasia de sus 80,000 gallinas.

El desastre parecía inevitable hasta que llegó la ayuda de una mujer de la zona con habilidades extraordinarias en redes sociales.

El productor de huevos Josh Zimmerman, de Hamburgo en el condado de Berks, Pensilvania, posee una granja familiar de 140 acres. Zimmerman recolecta un promedio de 60,000 huevos de sus gallineros todos los días.

Zimmerman, de 37 años, estaba usando un procesador de huevos a granel para licuar huevos y vender el producto resultante en cruceros, cafeterías escolares, hospitales y hoteles, informa The Philadelphia Inquirer. Pero cuando las cadenas de suministro se rompieron a raíz de la pandemia y se quedó sin espacio en el congelador, el productor de huevos no tuvo más remedio que apagar su procesador.

Sin embargo, cuando Timi Bauscher, de 38 años, se enteró de la difícil situación del granjero se dispuso a ofrecerle una mano: vender algunos de los huevos de Zimmerman en su mercado de carretera con un descuento de USD 2 por docena. El granjero aceptó agradecido, aunque escéptico. La amable mujer dirige el Nesting Box Farm Market y Creamery, en la cercana Kempton, Pensilvania

Bauscher, sin embargo, tenía una herramienta en su arsenal: Facebook.

Imagen Ilustrativa. (Pixabay/ Capri23auto)

Ella y su esposo, Keith, publicaron un llamado a las armas en las redes sociales, proponiendo una venta “drive-by” el 27 de abril en un esfuerzo por aliviar la tensión debida a la sobreabundancia de huevos de Zimmerman. “[El llamado] se volvió viral en 30 segundos y llegó a medio millón de personas”, dijo Bauscher.

“Hay mucha gente buena ahí fuera una vez que se enteran de que están pasando cosas terribles”, observó Zimmerman, hablando con The Morning Call.

El día de la primera venta de huevos, los clientes llegaron por cientos y se quedaron en sus autos para facilitar transacciones seguras sin contacto.

Imagen de monicore en Pixabay

Los Bauscher se acercaron a Facebook para reflexionar sobre el éxito del día y publicaron: “Teniendo en cuenta que nos unimos como comunidad en solo 4 días desde que conocimos al Sr. Zimmerman para conquistar una hazaña como esta, es increíble!”

Zimmerman, sorprendido por el resultado de la campaña en las redes sociales, dijo a The Philadelphia Inquirer que Bauscher “tiene conexiones”.

“Es su plataforma de redes sociales y es muy enérgica”, reflexionó. “Ella vio una necesidad y puso las ruedas en movimiento”.

Con el deseo de repetir y expandir la experiencia que tuvieron en la venta de huevos, Zimmerman y el Nesting Box Farm Market, Bauscher reubicaron a uno de los vendedores ambulantes de huevos en el Centro Comunitario Kempton de 50 acres y admitieron a 30 voluntarios. El 3 de mayo, comenzó la segunda venta con la entrega de 18,000 docenas de huevos y unas increíbles ganancias de USD 36,000, gran parte de las cuales se asignaron para el mantenimiento del rebaño de Zimmerman.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Gracias al ingenio de los Bauscher y al apoyo de la comunidad del condado de Berks, Zimmerman había dejado de lado la perspectiva devastadora de sacrificar gran parte de su rebaño.

“Debes recordar”, reflexionó Bauscher, “que si no estás haciendo cosas en tu vida que te pongan la piel de gallina, lo estás haciendo mal”.

El cliente Pegene Pitcairn, quien recolectó 360 docenas de huevos para familias necesitadas y despensas de alimentos, describió el recorrido como “una maravillosa historia de cómo los humanos se unen en la cadena alimentaria para ayudar a las personas”.

“Las pequeñas granjas necesitan apoyo”, agregó Cindie Penzes, quien compró de 30 docenas de huevos.

Una gallina se pavonea sobre un cajón de huevos en una granja avicola, el 20 de marzo de 2008. (Johannes Simon/Getty Images)

La pandemia ha obligado a cerrar numerosos restaurantes y empresas de hostelería en EE.UU., diezmando las cadenas de suministro de alimentos, aunque el Departamento de Agricultura proporcionará un respiro. En un comunicado, el departamento se comprometió a comprar productos lácteos por un valor de USD 100 millones por mes para su distribución a bancos de alimentos y organizaciones sin fines de lucro; sin embargo, para muchos agricultores, los puntos de venta adicionales son cada vez más imprescindibles.

La granja de huevos de Nesting Box Farm Market and Creamery tiene 1700 gallinas propias. Ahora comparten el éxito con el granjero Zimmerman y dicen con orgullo, “podemos ser pequeños, pero somos poderosos”.

Zimmerman predijo que sin la ayuda de los Bauscher, podría haber alcanzado la indigencia financiera para fines de septiembre de 2020. Ahora, su stock de huevos congelados y licuados, predijo el agricultor, debería permanecer seguro y vendible hasta noviembre.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

España ayuda a China a encubrir la sustracción de órganos

TE RECOMENDAMOS