Grilletes del Departamento de Estado de EE.UU. apuntan a los cleptócratas venezolanos de Maduro

Por Austin Bay
03 de Junio de 2020
Actualizado: 03 de Junio de 2020

Comentario

El hecho de que el dictador socialista venezolano Nicolás Maduro siga en el poder, es un testimonio de las armas de su ejército, la represión de la policía secreta, la tortura a su oposición prodemocracia y la maligna caridad de cuatro dictaduras amigas, Rusia, Irán, Cuba y China.

Ya en enero de 2020, el mes durante el cual un aliado de Maduro contrató a cabilderos sofisticados para rechazar las sanciones del Congreso, las perspectivas de enviarlo al exilio cubano parecían mejores. Los aplausos bipartidistas saludaron al archienemigo venezolano de Maduro, Juan Guaidó, cuando Guaidó asistió al discurso del Estado de la Unión como invitado de la Casa Blanca.

Guaidó era el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela cuando aún era un foro elegido democráticamente. Maduro se robó las elecciones de 2019. Desafiando las armas de Maduro, la asamblea declaró a Guaidó “presidente encargado”. Estados Unidos ayudó a formar una coalición de 59 naciones para apoyarlo. La coalición calificó la reelección de Maduro de ilegítima y exigió su renuncia: un audaz esfuerzo diplomático para derrocar al tirano, y una apuesta que valía la pena intentar, considerando la destrucción del régimen.

La ONU estima que desde 2014, unos 5.5 millones de ciudadanos venezolanos han abandonado el país, alrededor del 17% de la población. Décadas de robos socialistas y robos de cleptócratas han destruido lo que una vez fue la nación más rica de Sudamérica.

Sin embargo, la estrategia de “ilegitimidad” a principios de 2019 apostaba a que los soldados venezolanos desertarían a Guaidó en masa.

En 2020, el ejército sigue apoyando a Maduro. ¿Por qué? Las filas participan en el chantaje de robo del régimen, así que la obediencia paga en efectivo y privilegios. La camarilla de Maduro ha mantenido el control sobre los principales activos económicos, como la producción de petróleo. Los leales al régimen militar controlan la distribución de alimentos y niegan la comida a sus oponentes. Sin embargo, están dispuestos a vender a los ciudadanos hambrientos comida y, presumiblemente, pasta de dientes por dinero en efectivo; los sobornos se pagan en joyas, euros o dólares.

Añada una razón fatal. El personal experto de seguridad ruso y cubano protege a Maduro, y pueden amenazar a los oficiales superiores que podrían abandonar al jefe.

En enero de 2020, 75 paracaidistas del ejército de EE.UU. se desplegaron en la vecina Colombia para participar en un ejercicio con las fuerzas colombianas. En lenguaje diplomático, fue un recordatorio de las capacidades de EE.UU.

Pero en febrero, tras la visita del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov, Maduro anunció que estaba listo para la guerra. ¡Él no temía al combate! Lavrov obviamente había confirmado el sólido apoyo ruso a su régimen. Las reservas petroleras venezolanas son colaterales con “valor futuro” que pueden comprar amigos poderosos como guardaespaldas cubanos, incluso vetos rusos y chinos de la ONU. Según fuentes del gobierno de EE.UU., los intereses petroleros rusos negocian el 60% del petróleo de Venezuela y ayudan a ocultar los destinos de las exportaciones. Las exportaciones de petróleo pagan al régimen. Sin embargo, a nivel interno, Venezuela se enfrenta a la escasez de gasolina.

En marzo, el Departamento de Estado respondió. Los fiscales de EE.UU. acusaron a Maduro de cargos de tráfico de drogas. Washington ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por el arresto de Maduro.

Desgraciadamente, el 3 de mayo (tal vez el 2 de mayo), ocurrió un incidente absurdo. Soldados mercenarios y desertores militares venezolanos —tal vez 60— entraron a Venezuela. Algunos mercenarios eran antiguos Boinas Verdes. Parece que los planificadores habían leído la brillante novela de Frederick Forsythe “Los perros de la guerra”. Su operación, sin embargo, fue “Los tontos de la guerra”. Dos docenas fueron arrestados rápidamente, ocho murieron. Un estadounidense dijo que tomar un aeropuerto y arrestar a Maduro eran objetivos.

Maduro fue encarcelado por una semana. Guaidó negó estar involucrado. El ataque tiene el olor de una operación de falsa bandera.

Pero aquí están las noticias de fondo. Desde la farsa, el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha dejado claro que Washington está intensificando su guerra diplomática y económica contra Maduro.

El 13 de mayo, Venezuela y Cuba reaparecieron en la lista de países no cooperadores de Estados Unidos en materia de antiterrorismo. Estados Unidos acusó al régimen de Maduro de albergar a guerrilleros y terroristas colombianos deshonestos. En lenguaje diplomático, Venezuela está librando una guerra encubierta contra su vecino. Eso añadirá sanciones más duras.

El 20 de mayo, Pompeo anunció que los “venezolanos necesitados” (campos de refugiados) recibirían 138 millones de dólares en asistencia humanitaria. El 29 de mayo, reafirmó el compromiso estadounidense con el liderazgo de Guaidó.

El 2 de junio, una vez más, los diplomáticos estadounidenses atacaron el punto de estrangulamiento petrolero imponiendo sanciones a cuatro compañías involucradas en el contrabando de petróleo venezolano.

El objetivo de estos grilletes políticos y económicos: reducir la recompensa por obedecer al nocivo régimen de Maduro.

Austin Bay es coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de EE.UU., autor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas. Su último libro es “Cocktails from Hell: Five Wars Shaping the 21st Century”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.

Video relacionado

Diputados denuncian al régimen chavista por hipotecar Venezuela durante el auge petrolero

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS