Grupo de defensa jurídica destaca fallo de la Corte Suprema sobre la libertad de expresión

Por Mark Tapscott
10 de Marzo de 2021
Actualizado: 10 de Marzo de 2021

La decisión de la Corte Suprema del 8 de marzo, que exige responsabilidades de los funcionarios públicos que violan los derechos constitucionales de las personas, tiene una gran importancia más allá del campus universitario donde se originó el caso, según uno de los abogados del demandante.

El tribunal supremo dictaminó que funcionarios escolares violaron los derechos de la Primera Enmienda del exestudiante del Gwinnett College, Chike Uzuegbunam, al prohibirle compartir el Evangelio de Jesucristo en una zona de libre expresión en el campus. El caso fue presentado por Alliance Defending Freedom (ADF) y el único juez de la Corte Suprema que votó en contra fue el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts.

“La política del campus en ese momento prohibía el uso de la zona de libertad de expresión para decir cualquier cosa que ‘perturbe la paz y/o la comodidad de las personas'”. El juez Clarence Thomas escribió para la mayoría al describir la política del colegio impugnada en el caso. El caso se conoce como “Uzuegbunam y otros contra Precczewski y otros”.

Cuando los funcionarios de Gwinnett dieron marcha atrás a su política, luego argumentaron en un tribunal federal que Uzuegbunam ya no estaba legitimado para reclamar daños y perjuicios porque ya no se estaban violando sus derechos.

Pero el Tribunal no estuvo de acuerdo y dijo: “Uzuegbunam experimentó una violación total de sus derechos constitucionales cuando los demandados hicieron cumplir sus políticas de expresión en su contra. Los daños nominales pueden reparar la lesión de Uzuegbunam incluso si no puede o elige no cuantificar ese daño en términos económicos”.

El Tribunal señaló además que “la concesión de una indemnización nominal constituye una reparación en cuanto a los méritos”.

En otras palabras, si se documenta una infracción constitucional, el funcionario o la institución infractora debe rendir cuentas, incluso si no hay una demostración de daño mensurable que merezca más una indemnización nominal.

Y el requisito de responsabilidad va más allá de que las universidades violen los derechos de libertad de expresión de los estudiantes, según la vicepresidenta de ADF, Kristen Wagoner.

“Por lo tanto, esto garantiza que no se trata solo de políticas discriminatorias sobre el discurso de los estudiantes, sino de detenciones y registros discriminatorios, de las denegaciones de comidas kosher en las cárceles, puedes pensar fácilmente en una variedad de violaciones constitucionales que se enfrentarán a esto”, dijo Waggoner a los periodistas el lunes en respuesta a una pregunta de The Epoch Times durante una conferencia de prensa telefónica.

“Seguro que sí. Alliance Defending Freedom ha tenido más de 400 victorias en este ámbito, en lo que respecta a las universidades públicas. Nadie litiga más de estos casos que nosotros”, dijo Wagoner, quien ha manejado múltiples casos presentados por ADF ante la Corte Suprema.

“Creemos que se trata de una victoria importante porque vemos una y otra vez que los funcionarios del gobierno censuran la expresión de forma inconstitucional, ante lo cual los estudiantes se arman de valor para decir: ‘esto es una violación de mis derechos constitucionales’. Luego los funcionarios de las universidades cambian rápidamente las políticas y se van”.

“La ironía en este caso es que los funcionarios de Georgia recibieron una carta años antes, de parte de ADF, advirtiéndoles que su política era inconstitucional, y no hicieron nada hasta que Chike los demandó y eso es consistente con lo que vemos en todo el país”.

La afirmación de Waggoner, de que el caso tiene grandes implicaciones para situaciones que involucran presuntas violaciones de los derechos constitucionales en otros ámbitos, obtuvo el aval de varios expertos legales entrevistados el 9 de marzo por The Epoch Times.

Zack Smith, miembro principal del Centro Meese de Estudios Legales y Judiciales de la Fundación Heritage, dijo que “este caso tiene implicaciones de amplio alcance” porque limitará severamente una táctica que los infractores han utilizado durante mucho tiempo para evitar enfrentar una revisión judicial completa de los méritos o desméritos de sus acciones.

Smith dijo que “el problema en estos casos, donde hay una supuesta violación de un derecho constitucional, es exactamente lo que sucedió en este caso. Una entidad gubernamental cambiará su política e intentará deshacerse del caso para que se desestime”.

“Usted ve esto en el contexto de la Primera Enmienda como en este caso aquí, pero podría verse también en el contexto de detenciones o registros discriminatorios, o realmente en cualquier contexto donde haya una política que, presuntamente, viole los derechos constitucionales de alguien, ya sea que esa violación se base en la Cuarta Enmienda, Octava Enmienda, Primera Enmienda o lo que sea”.

“Cada vez que una política viola o se alega que viola los derechos constitucionales de alguien, esta decisión esencialmente permitiría que el caso avance, incluso si la entidad gubernamental cambia su política y trata de que se desestime”.

De manera similar, Will Creeley, director legal de la Fundación para los Derechos Individuales en la Educación (FIRE), que presentó un escrito de Amicus Curiae en el caso, dijo de Wagoner que “ella tiene el 100 por ciento de razón, esa es una predicción que yo también compartiría con confianza”.

“La opinión trata de los daños nominales que son posibles en casos que implican violaciones de derechos a los que no es fácil ponerles un precio, y eso no es sólo sobre derechos de expresión, sino que también pueden ser derechos civiles, derechos de privacidad, una amplia variedad de posibles infracciones constitucionales que desafían la cuantificación”, dijo Creeley.

Ilya Shapiro, director del Centro de Estudios Constitucionales Robert A. Levy del Instituto Cato, estuvo de acuerdo y dijo: “El juez Thomas tenía razón en que la Corte casi unánimemente sostuvo que los funcionarios del gobierno no pueden escapar de la responsabilidad por violaciones de los derechos constitucionales con solo cambiar sus políticas, y que los ciudadanos pueden tener su espacio en los tribunales, incluso, si solo reclaman por daños nominales”.

Shapiro señaló que la decisión fue el “primer disenso en solitario” del presidente del Tribunal Supremo, Roberts, en sus más de 15 años en el tribunal, que “continúa su cruzada contra un poder judicial comprometido que haría más fácil para los demandantes de derechos civiles pedir cuentas a los actores estatales”.

Cato también presentó un escrito de Amicus Curiae en el caso.

Póngase en contacto con Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS