Grupos de izquierda buscan vender juicio político contra Trump al público estadounidense

Por Matthew Vadum
16 de Octubre de 2019 Actualizado: 16 de Octubre de 2019

Grandes grupos de activistas de izquierda están trabajando con los demócratas del Congreso para promover la campaña unilateral de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para destituir al presidente Donald Trump por una conversación telefónica que tuvo en julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

Los demócratas afirman, sin pruebas, que Trump intentó forzar a Zelensky amenazando con retener la ayuda militar a Ucrania a menos que su país abriera una investigación sobre el candidato presidencial demócrata y exvicepresidente Joe Biden, y su hijo, Hunter Biden.

Una transcripción de la llamada solo mostró que Trump solicitó tal investigación, no que insistió en un quid pro quo, sin embargo, el proceso de destitución, enturbiado en el secreto, sigue adelante. Pelosi ha evitado hasta ahora los precedentes de las tres sagas de impugnación presidencial anteriores al negarse a pedir a la Cámara de Representantes de Estados Unidos que vote a favor de abrir una investigación formal de impugnación. Esta negativa ha hecho que los republicanos y otros reclamen que el opaco proceso de impugnación que se está llevando a cabo carece de legitimidad política.

El joven Biden consiguió un trabajo lucrativo en la compañía energética ucraniana Burisma Holdings, a pesar de no tener experiencia en el campo de la energía. Las autoridades ucranianas están ahora investigando a Burisma y, según informes de noticias recientes, comenzaron su investigación meses antes de que Trump hablara con Zelensky.

Los republicanos afirman que el hecho de que Burisma le diera el puesto a Hunter Biden mientras su padre era vicepresidente de Estados Unidos fue un intento de comprar influencia con la administración de Obama.

Activistas y partidarios están ansiosos por seguir adelante con el juicio político y la posible destitución de Trump de su cargo y más de 100 de estos activistas participaron en una teleconferencia el 9 de octubre, dirigida a “vender” al público votante sobre el juicio político, según Politico. La noticia llega cuando las encuestas muestran un aumento en el apoyo al juicio político.

Aunque los poderosos demócratas en Washington han estado ignorando los llamados de los activistas para impugnar a Trump durante años, muchos se subieron al carro cuando Pelosi anunció su iniciativa de destitución en septiembre. Desde entonces, un “centro organizacional ha surgido en Washington, comisionando encuestas, patrocinando anuncios, y tratando de guiar la energía del partido hacia un mensaje y un resultado que el público apoyará, mientras se contrarresta una costosa campaña antiimputación de Trump y el Comité Nacional Republicano”, reportó Politico.

Mucho antes de que Pelosi hiciera su anuncio, el candidato presidencial demócrata y multimillonario Tom Steyer había estado llevando a cabo su propia campaña a favor de la acusación, llamada Need To Impeacach, durante meses, con anuncios televisivos y de difusión coordinada en los medios de comunicación.

MoveOn.org e Indivisible son dos de los grupos demócratas más grandes que han firmado la iniciativa de destitución. El invitado frecuente a la televisión por cable Zac Petkanas, exdirector de respuesta rápida de la campaña de Hillary Clinton, también está participando, según el informe.

“Va a ser muy intenso”, dijo Meagan Hatcher-Mays of Indivisible, un grupo conocido por redactar manuales que explican cómo interrumpir las reuniones de los legisladores republicanos en el ayuntamiento.

“Son todas las manos en la masa para los ciudadanos y para todos en D.C.”.

“Necesitamos mantener esto lo más simple posible”, dijo David Sievers, director de campaña de MoveOn. “Es peor que Watergate”.

“Tanto como los activistas puedan, [necesitan] mantenerlo simple y decir: ‘¿Estamos de acuerdo con eso? Si no, solo hay una cosa que el Congreso puede hacer en respuesta: juicio político'”.

En la conferencia telefónica, el encuestador demócrata Jeremy Rosner y Petkanas dijeron que pocos votantes están interesados en la acusación de que Trump había violado la ley de financiación de campañas, pero que parecen preocupados de que él “piensa que está por encima de la ley”.

Los grupos de izquierda están llevando a cabo sus propias campañas publicitarias, lo que aboga por un juicio político. El grupo de Steyer comenzó a gastar más de 3 millones de dólares enfocados en los republicanos del Senado. Un anuncio está dirigido a un senador republicano de Maine, diciendo: “Dile a Susan Collins que ponga “country over party”.

Otro grupo llamado ACRONYM está llevando a cabo una campaña online de 1 millón de dólares en cinco Estados en conflicto.

La publicidad de Trump “se centra en gran medida en mantener su base en marcha y en la recaudación de fondos”, dijo Shannon Kowalczyk, directora de marketing de ACRONYM, según se informa. “No está pasando tanto tiempo hablando con ese amplio grupo de estadounidenses que pueden tener preguntas sobre este proceso y no se han reconciliado”.

*****

A continuación:

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

TE RECOMENDAMOS