Grupos empresariales presionan a cada “senador y congresista de EE.UU.” para que aprueben el T-MEC

Por Emel Akan
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

WASHINGTON—A medida que el Congreso se dirige a un largo receso, los esfuerzos en hacer lobby para el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) se están acelerando en Washington.

Más de 600 asociaciones comerciales nacionales y locales que representan a las comunidades empresariales y agrícolas de EE.UU. enviaron una carta al Congreso, instando a los legisladores a aprobar el nuevo acuerdo comercial rápidamente.

Según la carta, fechada el 23 de julio, el nuevo pacto de libre comercio es crítico para el futuro de la economía estadounidense, ya que más de 12 millones de empleos y 120.000 pequeñas y medianas empresas dependen del comercio con Canadá y México. Y los dos socios comerciales representan un tercio de las exportaciones agrícolas de EE.UU.

El presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Thomas Donohue, dijo que la carta se envió “a cada senador y congresista de los EE.UU. instando a una acción rápida en el T-MEC”.

“Desde que la administración presentó por primera vez el T-MEC, la Cámara y nuestros socios de la coalición han tenido más de 1000 reuniones con miembros del Congreso o su personal, y recién estamos comenzando”, dijo en una conferencia de prensa organizada por la Cámara. “Vamos a acelerar las cosas de manera importante durante el receso de agosto. Es mucho más efectivo atrapar a estos chicos y chicas en casa”.

Donohue también dijo que los grupos empresariales están listos para proporcionar “cobertura política” a los demócratas del Congreso que defiendan el acuerdo, y agregó que hay una gran cantidad de nuevos miembros de la Cámara Demócrata en los 12 principales estados que se verían más perjudicados por la falta de aprobación del tratado.

En noviembre de 2018, los líderes de los Estados Unidos, Canadá y México firmaron el T-MEC, que reemplazaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que duró 25 años.

México se convirtió en el primer país en ratificar el nuevo acuerdo comercial, luego de que su Senado lo aprobara con un abrumador apoyo bipartidista el 19 de junio. El acuerdo ahora necesita obtener la aprobación legislativa en Canadá y Estados Unidos.

Según la Federación Nacional de Minoristas de los Estados Unidos (NRF), el nuevo TLCAN es un tema crítico para el sector minorista, el mayor empleador privado del país, que crea empleos para uno de cada cuatro estadounidenses.

En una conferencia de prensa, Matthew Shay, presidente y CEO de la NRF, dijo que la cadena de suministro sofisticada y compleja del sector minorista se vería “dramáticamente interrumpida si no avanzamos con el acuerdo entre Estados Unidos, Canadá y México”.

“Reconocemos que las cosas han cambiado en los últimos 25 años. Es hora de modernizarse y hacer que ese acuerdo comercial sea más contemporáneo. Este es el momento de hacerlo. Y este es el acuerdo para hacerlo”, dijo.

El T-MEC establece reglas modernas de comercio digital que tienen implicaciones significativas para el comercio digital. El acuerdo contiene fuertes disposiciones que eliminan las barreras comerciales digitales, garantizan el flujo de datos transfronterizo y mejoran los procedimientos aduaneros, según Shay.

Un acuerdo “extremadamente importante”

El nuevo acuerdo mantiene el acceso libre de aranceles a México para las exportaciones estadounidenses. Y para Canadá, mantiene un acceso libre de aranceles para el 99 por ciento de los productos estadounidenses, pero levanta algunas barreras importantes que enfrentan los productos lácteos, el pollo, los huevos y el pavo de los EE.UU.

El T-MEC “extremadamente importante” para la industria láctea de EE.UU., según Michael Dykes, presidente y CEO de la Asociación Internacional de Alimentos Lácteos.

“Nueve millones de vacas en este país se ordeñan todos los días”, dijo. “El cuarenta por ciento de nuestras exportaciones van a Canadá y México. Necesitamos este trato. Necesitamos este trato ahora”.

Para promover el acuerdo, la industria agrícola está planeando celebrar una serie de manifestaciones en todo el país y muchas actividades en ferias estatales, dijo John Bode, presidente y CEO de la Asociación de Refinadores de Maíz, en conferencia de prensa.

“Tenemos una historia compleja que contar. Es fácil enfocarse en la línea superior de la importancia de las exportaciones agrícolas y no mirar los efectos más sutiles de cómo es tan importante para la manufactura”, dijo, y agregó que el acuerdo tuvo un” impacto en muchos distritos del Congreso que no están tradicionalmente considerados como distritos agrícolas”.

El acuerdo enfrenta cierta oposición en el Congreso controlado por los demócratas.

Los demócratas exigen mecanismos más estrictos de aplicación de las normas laborales y ambientales en el acuerdo. Además, han expresado su preocupación por una provisión farmacéutica, que argumentan elevaría los precios de los medicamentos vitales.

La administración Trump y los demócratas del Congreso han formado un grupo de trabajo para abordar los problemas específicos que se han planteado y están trabajando directamente con el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer.

Larry Kudlow le dijo a Fox News Radio el 26 de julio que la presidenta del Congreso, la demócrata Nancy Pelosi, hasta ahora ha sido “muy complaciente” y “muy útil” para Lighthizer.

Según Kudlow, existe la esperanza de que “ella dará luz verde para una votación en septiembre”.

“Y luego, pondremos nuestro paquete completo sobre la mesa para la legislación y creo que tenemos muy buenas posibilidades de que se apruebe”, dijo.

Video relacionado

Las caravanas son una invasión a EE.UU. y a México

TE RECOMENDAMOS