Guan Yu: el guerrero leal y justo de la antigua China

Por La Gran Época
18 de Marzo de 2020 Actualizado: 20 de Marzo de 2020

Guan Yu fue uno de los tres hermanos del “Huerto de melocotones”. La historia cuenta que Yu se hizo amigo de Liu Bei, un fabricante de sandalias de paja y Zhang Fei, un carnicero rico, y juraron ser hermanos leales hasta la muerte.

Más tarde Liu Bei se convirtió en el primer rey de los tres reinos Shu-Han, mientras Guan Yu, no solo fue conocido por sus extraordinarias habilidades marciales y estrategias militares, sino también por su rectitud y lealtad a Liu Bei.

Cuando Liu Bei era una figura militar menor, su pequeña tropa fue derrotada por Cao Cao. Disperso en medio de la batalla, nadie supo su paradero. Para intercambiar por la seguridad de las dos esposas de Liu Bei, que fueron capturadas por Cao Cao, Guan Yu fue forzado a rendirse.

Con el fin de difamar la lealtad de Guan Yu a Liu Bei, Cao Cao deliberadamente dispuso una pequeña casa para las esposas de Liu Bei y Guan Yu. Para su asombro, Guan Yu se encontraba fuera de la residencia todas las noches sin descanso para la proteger la familia de Liu Bei.

Los tres amigos Yu, Bei y Fei, juraron ser hermanos leales hasta la muerte. (Dominio Público/Wikimedia Commons).

Impresionado por las habilidades marciales y el carácter de Guan Yu, Cao Cao intentó persuadirlo por cualquier medio. Trató a Guan Yu con gran respeto, lo designó como  general y le ofreció oro, plata, regalos y un famoso caballo de guerra que decía que era el más rápido de todos los tiempos. Sin embargo, él todavía sentía que Guan Yu deseaba salir para buscar a su hermano Liu Bei, entonces envió un general para rastrearlo.

Guan Yu no ocultó su sentimiento y dijo: “soy completamente consciente del honor y el privilegio dado por Cao Cao, pero ya hice un voto con Liu Bei para luchar juntos y morir el uno por el otro. Tarde o temprano iré a ver a Liu Bei una vez conozca su paradero. Sin embargo, antes de irme pagaré el favor de Cao Cao”. Al escuchar esto, Cao Cao suspiró: “Qué hombre tan honorable y tan distinguida rectitud”. No quiero obligarlo más.

Guan Yu luchó y derribó en batalla a dos famosos y poderosos rivales militares de Cao Cao y entonces decidió pedirle que lo dejara ir. Después de haber tratado varias veces de decirle adiós a Cao Cao sin resultado alguno, Guan Yu escribió una carta de despedida y la dejó detrás de su sello oficial militar, junto con todos los regalos recibidos de Cao Cao y se fue en un carruaje tirado por caballos, con el afán de proteger las esposas de Liu Bei.

A las sugerencias de sus asesores, de perseguir y matar a Guan Yu para detenerlo y evitar que sirviera a su rival, Cao Cao respondió con un suspiro: “cada uno sigue su propio maestro y respeto su elección. Es una lástima que no pude tenerlo a mi servicio, por lo tanto no lo persigan”.

Guan Yu arriesgó su vida y derribó a seis generales de vigilancia de Cao Cao en cinco puertas de frontera, mientras rescataba a las esposas de Liu Bei. Salvaguardó la familia durante el viaje y finalmente se reunió con él.

En 219, Guan Yu ataca a Xiangyang y destruye las fuerzas de defensa de Cao Cao en las inundaciones. (Dominio Público /Wikimedia Commons).

Años más tarde en la batalla del acantilado rojo, Cao Cao fue derrotado pero logró escapar del caos con solo pocos guardias. Zhuge Liang averiguó la ruta de huida de Cao Cao y ordenó a Guan Yu realizar una emboscada para capturarlo.

Detenido por Guan Yu en una carretera de campo estrecho, Cao Cao pidió clemencia y recordó los favores que le hizo a Guan Yu en el pasado. Guan Yu permitió que Cao Cao y sus guardias escaparan, sabiendo que tal hazaña podría costarle a él mismo una posible ejecución militar.

Guan Yu, fue perdonado por sus contribuciones anteriores. Realizó muchos combates para Liu Bei y ganó muchas batallas con sus grandes estrategias militares, hasta que fue derrotado y ejecutado en el año 219.

Toda su vida, Guan Yu observó fielmente el juramento que hizo con Liu Bei y Zhang Fei, su rectitud le ganó gran respeto a través de los tres reinos. En el siglo XVI, fue canonizado como Guerrero Sagrado de China, un protector de todo mal y venerado durante siglos en muchas regiones de Asia.

Mire a continuación

“Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

TE RECOMENDAMOS