Guerrera de 2 años supera cáncer en estadio 4 después de 130 días de quimioterapia en el hospital

Por La Gran Época
25 de Abril de 2019 Actualizado: 25 de Abril de 2019

No hay nada más aterrador para un padre que esperar saber si su hijo pequeño va a vivir o no.

Sin embargo, eso es exactamente con lo que los padres de Molly Hughes, de 21 meses de edad, tuvieron que vivir durante 15 agotadores meses.

A Molly le diagnosticaron un neuroblastoma en estadio cuatro a los 4 meses de edad, lo que dejó a su familia con la posibilidad real de que no llegaría ni a los 2 años. Sus padres simplemente observaban cómo su sonriente y cariñosa niña pasaba sus días en el hospital mientras era sometida a una ronda tras otra de quimioterapia, en un intento por frenar la devastadora enfermedad. Fueron nada menos que 130 días.

Este mismo mes, sin embargo, la mamá de Molly, Chelsea, recibió una llamada de su médico y, aunque se cayó al suelo llorando cuando escuchó lo que el médico tenía que decir, no eran lágrimas de tristeza.

En vez de eso, reaccionaron ante la increíble noticia de que Molly estaba en remisión.

El neuroblastoma es una forma increíblemente rara de cáncer, que afecta típicamente las células nerviosas de las glándulas suprarrenales en niños de 5 años o menos. Y aunque los índices de supervivencia para el neuroblastoma de bajo riesgo y en etapa temprana son tan altos como del 90 al 95 por ciento para los niños diagnosticados, esas probabilidades bajan a apenas del 40 al 50 por ciento en los casos de alto riesgo.

La mamá de Molly dijo que a pesar del año aterrador y el cambio por el que pasó su familia, la niña casi siempre tenía una sonrisa en la cara.

“Se recuperaba después de cada tratamiento. Quiero decir que la derribaría durante unos días y luego volvería a jugar”, explicó.

Mes tras mes, tuvieron que ver cómo los tratamientos agotaban a Molly en su lucha por vivir. Se unieron en torno a ella con la frase #MollyStrong, obteniendo el apoyo de amigos, familia y oración.

“Creo que eso es lo que la ayudó a superar todo esto. Con todas las oraciones que ha escuchado y por las que no puedo agradecerles a todos lo suficiente”, dijo su mamá.

Luego, después de esos 15 meses de tratamiento, los médicos finalmente tuvieron buenas noticias. Aunque el cáncer se había propagado a casi todo el cuerpo para cuando los médicos lo encontraron, los tratamientos, que incluían quimioterapia, cirugía, trasplantes de células madre, inmunoterapia y radiación, habían funcionado. Su último conjunto de pruebas no mostró ningún rastro de enfermedad en su cuerpo, lo que permitió a los médicos declarar oficialmente que estaba en remisión.

Como una forma de celebrar, la mamá de Molly tomó una serie de fotos adorables y edificantes. Son similares a las fotos de cumpleaños que las mamás toman de sus pequeños, pero estas no solo marcan los hitos de la edad, sino que muestran cómo una pequeña guerrera se las arregló para superar las dificultades y vivir para crecer con su hermano de 4 años.

Gracias a sus constantes intravenosas, Molly nunca ha estado nadando, por lo que este verano será una gran aventura para ella. Y aunque sus tratamientos la dejaron necesitando audífonos, ya que el tratamiento dañó su audición, su familia sigue siendo optimista sobre su futuro.

“Nos sentimos tan aliviados”, dijo la madre de Molly a CNN en una entrevista. “Es feliz y juguetona y está haciendo cosas normales de nuevo, pero todavía tenemos que mantener la guardia alta”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Padrastro recibe emotivo regalo en el día de su cumpleaños

TE RECOMENDAMOS