Guía de viaje por carretera: Carretera de Maui a Hana

Por The Epoch Times
06 de Noviembre de 2020
Actualizado: 06 de Noviembre de 2020

El verde comienza a cerrarse a su alrededor repentina y rápidamente, y a medida que avanza, se encuentra rodeado completamente. El bambú llega al cielo, creciendo rápidamente cada día, y el eucalipto, ahora todos los colores del arco iris lo rodean. Y el sol hace un filtro en uno de los lugares más soleados del mundo, y de repente se siente agradablemente solo, disfrutando de mucho espacio, conduciendo a través de uno de los destinos turísticos más populares de América. Más adelante está el lado lejano de Maui, montañoso, independiente, espiritual, con toda la distancia que pueda imaginar.

El estrecho camino a Hana. (Tor Johnson/Autoridad de Turismo de Hawaii)

Se trata de la autopista Hana, que conecta el amplio valle central de Maui y, mucho más, sus concurridas playas—lugares famosos como Polo Beach en Wailea y tiendas y restaurantes muy concurridos en Lahaina— con un pequeño pueblo en la parte lluviosa de la isla. Esta carretera de dos carriles, con una extensión total de 64 millas, lo transporta a otra versión de Hawaii. A lo largo del camino, pasará en medio de la espesa selva tropical, bordeando playas de arena negra y acantilados y cascadas llenas de nadadores locales, muy lejos de las sillas a lado de la piscina de Kapalua.

Hanna, Hawaii. (Pixabay)

Y aunque ir a Hana vale la pena, el placer está en el viaje: al bajar por las rutas 36 y 360 de Hawai, atravesará más de 600 curvas y pasará por 46 puentes de un solo carril. Esos puentes se adaptan a la topografía un poco, se paran hasta la línea pintada en la cima y si no ven un auto hacia ustedes, en la otra dirección, siga adelante, manteniendo el curso a medida que el camino se estrecha. Luego, repita, docenas de veces, hasta llegar a Hana.

Hana, Hawaii. (Rusty_Gage/Pixabay)

La historia

Aunque la carretera no fue pavimentada de extremo a extremo hasta los años 60, esta ruta tiene una larga historia. Se originó en el Alaloa del siglo XVI, o “camino largo”, se decía que los viajeros de este camino se balanceaban sobre los arroyos de agua blanca que lo atravesaban usando enredaderas colgantes. Versiones posteriores facilitaron el viaje sellando la ruta con rocas de lava. Y aunque el camino a Hana se completó oficialmente en 1926, el trabajo en esa gran cantidad de puentes continuó en los años 30.

Vista de Haleakala desde el camino a Hana. (Tor Johnson/Autoridad de Turismo de Hawaii)

El inicio

Yendo desde los hoteles de West Maui o Wailea, se acercará al inicio de la Autopista Hana por una carretera de cuatro carriles, pasando por la principal puerta de la isla, el aeropuerto internacional de Kahului. Unos pocos kilómetros más allá, la carretera que ahora se reduce a dos carriles, llegará a Paia, una “ciudad muy concurrida” en el idioma local. Este es un antiguo punto de encuentro hippie, y hogar de uno de los mejores surf breaks de Maui, cuenta con olas masivas que ruedan sobre la blanca arena de la Bahía de Paia (no dude en detenerse, todas las playas de Hawaii son públicas y de libre acceso, si puede encontrar un lugar para estacionar).

Dos turistas compran pan de plátano en Huelo, en la autopista Hana. (Tommy Lundberg/Autoridad de Turismo de Hawaii)

Este pequeño pueblo ofrece algunos de los mejores mariscos de la isla en Mama’s Fish House. Este restaurante es un lugar acogedor situado entre palmeras que se balancean, pasando las cuatro esquinas principales del pueblo, e incluso tiene su propio muelle, de modo que los pescadores pueden ir a la parte de atrás y descargar la pesca más fresca del día.

Una golosina hawaiana hecho con hielo picado. (Tommy Lundberg/Autoridad de Turismo de Hawai)

Mientras está en la génesis de su viaje, se justifica qudarse un rato, para comer atún ahi, o mahi-mahi, con un mai-tai para lavarlo, en una mesa mirando hacia el Pacífico, y con esos vientos alisios que lo mantendrán fresco. Y si se da cuenta que ya está por terminar el día, Mama’s también tiene unas cuantas habitaciones espaciosas, en el mismo lugar, donde puede recostarse, y enfrentar las siguientes curvas en la mañana.

Una vieja iglesia al lado de la autopista Hana. (Tor Johnson/Autoridad de Turismo de Hawaii)

Marcador de milla 2: En el dosel y las cascadas gemelas

Rodando por los flancos inferiores del volcán Haleakala, el paisaje comienza a cambiar dramáticamente, desde las amplias vistas hasta el denso bosque tropical. Si ya está listo para una parada, detenga su auto en el estacionamiento del Marcador de Millas 2 y haga una caminata (y un chapuzón, si lo desea) en las piscinas y cascadas que forman las Cataratas Gemelas, que se precipitan a lo largo de dos bifurcaciones, el Ho’olawa li’ili’i (pequeño arroyo) y el Ho’olawa nui (gran arroyo), atravesando la selva y formando perfectas pozas de natación tropicales, debajo de aguas claras, limpias y revueltas.

Marcador de milla 10: Arboreto del Jardín del Edén

Vista desde el Arboreto del Jardín del Edén. (Cortesía de Jardín del Edén)
La roca Keopuka aparece en la escena de apertura de la película original de “Jurassic Park”. Esta vista es del estacionamiento superior del Arboreto del Jardín del Edén. (Cortesía de Garden of Eden)

El arboreto del Jardín del Edén es un lugar interesante, incluso para aquellos que no aman los jardines botánicos —es un exuberante paraíso con más de 700 especies de plantas etiquetadas, muchas fueron donadas por el difunto George Harrison (el famoso, de Los Beatles), que vivía cerca, y tenía un pulgar verde. Camine a través de las 2.5 millas de senderos, disfrute de los paisajes del océano, y pregunte al personal por la historia detrás de Alan Bradbury, un músico y arbolista, y el apasionado creador de este lugar.

Marcador de milla 17: A mitad de camino de Hana

Aunque se sentirá como si estuviera al inicio del camino, el punto medio llega rápidamente, en un clásico bar llamado “Halfway to Hana“. Estacione y haga una parada en boxes, para comprar algunas de las golosinas favoritas de la isla. Además de los platos estándar como hamburguesas con queso y perros calientes, puede complementarlos con hielo picado (la versión hawaiana de un cono de nieve, que tiene 13 sabores diferentes), y el mejor pan de plátano que encontrará en el camino.

Marcador de milla 31: Caverna de lava Hana

Lo que alguna vez fue un lugar con mucho calor y agitación, la lava fundida se vertió a través de este pasaje subterráneo, formando el túnel actual (el más antiguo de su tipo en la isla), sus patrones de flujo ahora están fosilizados en las paredes. Conduzca cuatro millas fuera de la carretera principal (subiendo por el camino de Ulaino), pague una pequeña cuota para entrar en la caverna, baje los escalones y haga un recorrido autoguiado por el túnel natural, que lo transportará a la época volcánica en la que nació Maui. Lleve su propia linterna, y camine por su laberinto de jardines después.

Marcador de milla 32: Parque Estatal Wai’anapanapa

En este parque estatal, la arena negra se encuentra con el agua azul. Camine por los oscuros guijarros de la playa volcánica, visite el antiguo templo, observe el vasto mar y vea el arco de piedra natural en el océano. Si tiene su traje de baño, es un excelente momento para vadear el Pacífico.

Marcador de milla 34: Ciudad de Hana

No tan lejos como el resto de Maui, pero a un mundo de distancia de la ajetreada y turística Hawai, Hana es tranquila, encantadora y agradable, un lugar que se siente como un hogar, en el lado más alejado de la isla. (Las tiendas locales fomentan esta imagen, vendiendo camisetas que anuncian al pueblo como “Lejos de Waikiki”.) Aunque la autopista de Hana se puede recorrer, ida y vuelta en un solo día, vale la pena quedarse al menos una noche aquí. Hay varios hoteles y casas de campo superlocales que no ofrecen alojamiento con extras, o puedes ir de lujo al Hyatt’s Hana-Maui Resort, una serie de habitaciones con vistas al mar, en la ladera de una colina y residencias alrededor de una gran piscina.

Más allá de Hana

El camino a Hana se extiende más allá de la ciudad. Tómese un tiempo para conducir hasta el final, llegando a las playas más remotas de la isla (incluyendo Hamoa y Koki), además de las cascadas, una granja orgánica y las legendarias piscinas de Oheo (a veces llamadas las Siete Piscinas Sagradas), en el Marcador de la Milla 42, parte del Parque Nacional Haleakala.

Planifique su viaje en GoHawaii.com/islands/maui/regions/east-maui/Hana.

El escritor de Toronto Tim Johnson siempre está viajando, en busca de la próxima gran historia. Ha visitado 140 países en los siete continentes, ha rastreado leones a pie en Botswana, ha excavado huesos de dinosaurios en Mongolia y caminó entre medio millón de pingüinos en la isla de Georgia del Sur. Es colaborador de algunas de las publicaciones más importantes de América del Norte, como CNN Travel, Bloomberg y The Globe and Mail.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS