Hacer de lo rutinario algo magnánimo

Por TRICIA FOWLER
17 de Marzo de 2021
Actualizado: 17 de Marzo de 2021

Otra vez la hora de la cena en una casa típica en un día típico en Estados Unidos. La madre tiene las manos metidas en el agua de la vajilla cuando oye un pequeño jadeo en la cocina mientras su hija de 6 años cierra la nevera. Las madres conocen estos pequeños pero significativos sonidos. Se gira para examinar los daños, mientras cierra el agua a la vez que escucha cómo se desborda el agua hirviendo de una olla a fuego lento.

“¿Qué ha pasado, cariño?”.

“Nada”, dice la niña de 6 años.

La madre se acerca y mira a la pequeña, que se apoya en el refrigerador como si el infierno estuviera a punto de estallar.

Interrupciones

Cuando tuve mis primeros dos hijos, este tipo de escenas eran todavía nuevas para mí y, francamente, no las manejé bien internamente, aunque las haya manejado bien exteriormente. Los errores de mis hijos me hacían sentir perturbada, como si su crianza no fuera mi principal objetivo. No estaba preparada para lo inesperado. La vida con los hijos, por supuesto, es una serie de interrupciones al igual que el mar es una serie de olas. Como padres, o bien navegamos en cada ola y la aprovechamos con gracia y aplomo, o bien nos hundimos.

C. S. Lewis lo dijo una vez de forma muy elocuente: “Lo mejor, si uno puede, es dejar de considerar todas las cosas desagradables como interrupciones de la vida ‘propia’ o ‘real'”. La verdad es, por supuesto, que lo que uno llama interrupciones es precisamente la vida real de uno: la vida que Dios le envía a uno día a día”.

No estoy segura de que Lewis estuviera hablando de la paternidad específicamente cuando dijo esto, pero ciertamente se aplica a todas las interrupciones causadas por mis hijos. Docenas de choques divinamente designados entre el verdadero carácter de mis hijos y mi verdadero carácter. Cuando el caucho se encuentra con el suelo, se revela la verdadera naturaleza del hogar.

Atención plena

Hacer un balance cada tanto es bueno para los padres y no tiene por qué ser un proceso cargado de culpa. Todos somos seres humanos irremediablemente defectuosos, por lo que a veces habrá brotes de mal genio, indolencia e indiferencia. Los padres nunca deben subestimar estos momentos aparentemente insignificantes y suponer que un gran programa escolar, un grupo de la iglesia o un tiempo familiar planificado van a formar a un niño en el camino que debe seguir.

Podemos creer que guiamos bien a nuestros hijos porque los tenemos en la escuela correcta, en el grupo de la iglesia, o en las actividades deportivas correctas. Sin embargo, son los momentos no ensayados, los cotidianos, los que son críticos para las relaciones y los que desvelan el arma más poderosa de un padre para formar a sus hijos: la magnanimidad.

Para entender la paternidad magnánima, hay que fijarse en sus raíces latinas. “Magnus”, que significa “grande”, y “animus” que significa “espíritu”, se combinan para retratar a una persona valiente que se fija y estudia el corazón de sus hijos. Este padre es generoso no con el dinero o las posesiones, sino con la atención plena a los detalles que son más críticos; incluso cuando surge el caos total con los jóvenes.

Momentos cotidianos

Algunos no creen que los momentos más rutinarios tengan tanta importancia. En mis primeros años de crianza, el percance de la nevera habría significado otro desorden que limpiar y otra forma en que mi hijo estaba fallando. Ahora estoy muy despierta y veo el potencial de estas situaciones. Conocer el corazón de nuestros hijos y, concretamente, cómo responden a nuestras personalidades debería ser nuestro primer y principal objetivo como madres y padres.

La atención es la clave. Utilizando la historia de la nevera, podemos ver fácilmente lo que importa en primer lugar. La madre puede suponer con seguridad, a partir del pequeño gemido, que se ha producido un accidente. Los padres deben reaccionar como si un accidente fuera diferente de la desobediencia voluntaria. La disciplina vuelve a cambiar en función del descuido crónico y, por supuesto, de la madurez.

Lo más importante es que la niña de 6 años está tratando de ocultar algo que considera incorrecto. Ocultar y mentir son primos cercanos, lo que ciertamente es más preocupante que cualquier accidente que pueda haber ocurrido en la nevera. Es obvio que esta niña sabe que su madre es consciente de un problema y, sin embargo, persiste en ocultarlo. Esta niña ha revelado espontáneamente su tendencia a distraer a esta madre de la verdad. Aunque la madre no quiere ver a su hija ocultando la verdad, se siente bendecida. Se le ha dado la oportunidad de ayudar a su hija a pasar del ocultamiento y la mentira a la transparencia y la verdad.

Disciplina magnánima

¿Qué pasaría si los padres atesoraran, planificaran y practicaran la ejecución de la disciplina magnánima en los momentos en que sus hijos no actúan como se espera? Los niños de nuestra nación necesitan padres fuertes y heroicos como nunca antes. ¿Podría ser tan sencillo como distinguir lo importante de lo que no lo es, y lo urgente de lo que puede esperar? Cuando los padres hacen el balance, deben saber que muchas actividades y programas en los que confían para educar a la próxima generación, los libros de paternidad y la última moda en disciplina infantil, no son nada comparados con estos momentos magnánimos.

La madre mira a la niña de 6 años que sigue apoyada en la puerta. La preocupación por el carácter de esta niña está en primer plano en la mente de la madre. A medida que el momento se va intensificando y la madre lo aprovecha, la niña se hace responsable. La niña entiende que lo importante no es la leche derramada, sino encubrir la verdad. La niña se responsabiliza limpiando la leche. La madre se da cuenta de que ha permitido a su hija utilizar la distracción en lugar de afrontar las debilidades y los fracasos de forma directa. La mamá se montó bien en esta ola y accedió a lo que había que arreglar en su propio corazón. Entonces vuelve a poner las manos en el agua de los platos y sonríe. Sabe que la niña de 6 años pronto cumplirá 16, y que la próxima ola podría llegar en cualquier momento.

Tricia Fowler es una madre cristiana que educa en casa. Actualmente, dedica gran parte de su tiempo a enseñar matemáticas, a nutrir la masa madre y a ayudar con lo que sea de temporada en la granja que comparte con su marido y sus siete hijos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS