Hackers están buscando datos del ADN de estadounidenses

Por John Mac Ghlionn
05 de Agosto de 2022 12:51 PM Actualizado: 05 de Agosto de 2022 12:51 PM

Comentario

Una base de datos de ADN contiene perfiles de ADN. Estos perfiles pueden utilizarse para analizar enfermedades genéticas, ayudar a las fuerzas de seguridad a identificar huellas dactilares y descubrir los antecedentes familiares. Las bases de datos de ADN están por todas partes y son de propiedad tanto pública como privada. En Estados Unidos, por ejemplo, Ancestry.com, una empresa estadounidense de genealogía con sede en Lehi, Utah, tiene más de 20 millones de pruebas de ADN en su base de datos. Ancestry.com tiene más de 3 millones de suscriptores pagados solo en Estados Unidos. Ahora bien, ¿imagine que unos agentes malignos hackearan su base de datos y utilizaran los datos robados para crear armas biológicas muy específicas y peligrosas? Parece algo de ciencia ficción, ¿verdad? Pues no lo es.

Desde 2010, el Aspen Strategy Group organiza el Foro de Seguridad de Aspen, una conferencia anual de tres días y medio que se centra en las amenazas de seguridad más acuciantes a las que se enfrenta Estados Unidos. En el evento más reciente, que tuvo lugar del 19 al 22 de julio, el representante Jason Crow (D-Colo.), miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, habló sobre los peligros de compartir su ADN con empresas como Ancestry.com y otras destacadas compañías de genealogía. “Uno puede tomar el ADN de alguien, tomar —ya saben— su perfil médico”, dijo Crow, “y puede dirigir un arma biológica que matará a esa persona o la sacará del campo de batalla o la hará inoperable”.

Por supuesto, las empresas de genealogía no fabrican armas biológicas, pero poseen los ingredientes (los datos genéticos) para que se haga. Podrían, por ejemplo, vender los datos a una empresa o agencia gubernamental capaz de desarrollar armas biológicas. De nuevo, esto puede sonar descabellado, pero no debería serlo.

23andMe, un servicio de ADN basado en la saliva, vendió millones de kits de pruebas a ciudadanos estadounidenses. También vendió los datos genéticos de las personas a GlaxoSmithKline, una empresa farmacéutica. Por si fuera poco, al menos tres científicos de la compañía farmacéutica fueron declarados culpables de intentar robar datos sensibles para beneficiar a China, el rival número uno de Estados Unidos y un país que parece estar sumamente interesado en desarrollar armas biológicas mortales. Más adelante hablaremos de China.

Incluso si las empresas prometen no vender tus datos sin su permiso explícito, ¿son capaces de mantenerlos a salvo? La respuesta parece ser que no.

El año pasado, DNA Diagnostics Center, una empresa de pruebas de ADN con sede en Ohio, anunció que habían robado la información privada de unos dos millones de personas.

¿Qué puede hacer un hacker con su ADN?

El autor Matt Jancer comentó anteriormente, que el ADN “revela información potencialmente dañina”, lo que lo convierte en un objetivo principal para los ciberdelincuentes. Los hackers que consiguen acceder a los datos altamente sensibles “pueden ofrecer un rescate para devolverle los datos al propietario, a riesgo de exponer información sensible, como asuntos médicos o secretos familiares”. Jancer hizo referencia a un hackeo que tuvo lugar en 2018, cuando varios ciberdelincuentes tuvieron como objetivo “los hospitales de Hancock Health, con sede en Indiana y se les pagó con cuatro Bitcoin —en aquel momento por valor de unos 50,000 dólares— para que no propaguen la información de los pacientes”. Si los datos son el nuevo petróleo, entonces los datos relacionados con el ADN son indiscutiblemente el “petróleo” más valioso que existe. A medida que los ciberdelincuentes se vuelven más hábiles y el pirateo sea más sofisticado, es de esperar que las redadas de ADN se conviertan en algo más habitual.

Un técnico trabaja en un laboratorio especializado en ADN en Pekín el 22 de agosto de 2018. (Greg Baker/AFP/Getty Images)

Lo que nos lleva de nuevo a la mencionada China. Los hackers respaldados por Beijing ya han robado los datos personales del 80 por ciento de los adultos estadounidenses. En los últimos tiempos, el Partido Comunista Chino (PCCh) se ha interesado especialmente en el uso de las pruebas de ADN, ya saben, con fines de seguridad. Las pruebas de ADN se han utilizado para identificar y rastrear a los musulmanes uigures, según NPR. En 2020, The New York Times publicó un artículo en el que se documentaron numerosas formas en que las autoridades chinas utilizaban las pruebas de ADN para controlar los movimientos de la población masculina del país, unos 700 millones de personas. Otra vez, todo en nombre de la seguridad, por supuesto.

Lo que ocurre en China, lamentablemente ya no se queda allí. No solo se contenta con utilizar los datos de ADN para espiar a sus propios ciudadanos, el PCCh está intentando recopilar datos de ciudadanos de otros países, especialmente de los estadounidenses. Tal como advierte el artículo de NPR, la recopilación de ADN por parte de las agencias chinas “debe verse como parte de un esfuerzo global para aspirar millones y millones de registros de ciudadanos estadounidenses”.

April Falcon Doss, exmiembro de la Agencia de Seguridad Nacional y autora del libro Cyber Privacy:Who Has Your Data and Why You Should Care (Ciberprivacidad: Quién es el que tiene sus datos y por qué debería importarle), dijo a NPR que la mayoría de los estadounidenses ya “han visto sus datos comprometidos por las unidades de ciberinteligencia del gobierno chino y la inteligencia militar china”. Ahora, con los datos relacionados con el ADN, China está interesada en recopilar aún más “información personal detallada a escala masiva por múltiples razones”, entre ellas impulsar “su economía, hacer avanzar su tecnología y apoyar sus esfuerzos de espionaje”, añadió la autora.

La realidad, como se dice, es a menudo mucho más rara que la ficción. Esto incluye la ciencia ficción. La idea de que le roben tus datos suena completamente razonable. ¿Por qué? Porque los datos se roban todo el tiempo. ¿Por qué entonces la idea de que le roben sus datos relacionados con el ADN debería sonar ridícula? Para un número creciente de ciberdelincuentes, algunos de los cuales están afiliados a regímenes nefastos, acceder a nuestro ADN se está convirtiendo rápidamente en su objetivo número uno.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.