Hallan insecto volador gigante en un Walmart y resulta ser reliquia superviviente de la era jurásica

Por Louise Chambers
13 de Marzo de 2023 3:12 PM Actualizado: 13 de Marzo de 2023 3:12 PM

Hace años, un experto en insectos encontró un enorme insecto con alas -mal identificado como una libélula corriente- en el lateral de un Walmart de Arkansas. En realidad, el insecto volador distaba mucho de ser corriente y resultó ser una reliquia de la era jurásica, la primera de su especie encontrada en el estado.

Antes de esta epifanía, el espécimen estuvo montado y olvidado durante casi 10 años. Michael Skvarla, ahora director del Laboratorio de Identificación de Insectos de Penn State, vio por primera vez el insecto en el lateral de la bien iluminada tienda de Fayetteville mientras compraba leche una tarde de 2012. Por aquel entonces, era estudiante de doctorado en la Universidad de Arkansas.

(Captura de pantalla/Google Maps)

“Lo recuerdo vívidamente”, dijo Skvarla en un comunicado de prensa de Penn State, añadiendo que el insecto podría haber volado unos cientos de metros después de haber sido atraído por las luces de la tienda de comestibles. “Me pareció interesante, así que me lo puse en la mano e hice el resto de la compra con él entre los dedos. Llegué a casa, lo monté y enseguida me olvidé de él durante casi una década”.

Skvarla no tenía ni idea de que había añadido una rara crisopa gigante a su colección hasta que impartió una clase en línea, Entomología 432: Biodiversidad y Evolución de los Insectos, en Penn State en otoño de 2020. Los estudiantes siguieron la clase a distancia utilizando microscopios; las muestras de especímenes de insectos procedían de la colección personal de Skvarla.

Al presentar a su insecto Walmart como un “hormiguero”, Skvarla pronto vio el error en su identificación previa; el insecto tenía una gran envergadura, casi 50 milímetros, más característica de polystoechotes punctata, o la crisopa gigante, que de un insecto actual. En realidad, el espécimen representa a una población de crisopas del este de Norteamérica con una herencia de la era jurásica que no se ha visto ni registrado durante mucho tiempo.

(Cortesía de Michael Skvarla/Penn State)

Los estudiantes de Skvarla recuerdan el momento del descubrimiento.

“Estábamos observando lo que el Dr. Skvarla veía con el microscopio y, mientras hablaba de las características, se detuvo. Todos juntos nos dimos cuenta de que el insecto no era lo que ponía en la etiqueta, y que en realidad era una crisopa gigante súper rara”, dijo Codey Mathis, doctorando en entomología en Penn State.

“Aún recuerdo la sensación. Fue tan gratificante saber que la emoción no decae, que la maravilla no se pierde. Aquí estábamos haciendo un verdadero descubrimiento en medio de un curso de laboratorio en línea”.

Otro doctorando, Louis Nastasi, comentó: “Los descubrimientos no siempre tienen el mismo impacto en la gente que hace 100 años. Pero un hallazgo como éste pone de manifiesto que, incluso en una situación corriente, aún queda mucho por descubrir sobre los insectos”.

Skvarla y sus colegas confirmaron lo que era el insecto y su especial importancia histórica mediante análisis moleculares de ADN. A continuación, incorporaron el espécimen a la colección del Museo Entomológico Frost de Penn State para compartirlo con otros investigadores.

La crisopa gigante de Skvarla es la primera encontrada y registrada en el este de Norteamérica en más de 50 años. Skvarla, coautor de un artículo publicado en Proceedings of the Entomological Society of Washington, cree que su hallazgo demuestra que hay muchas cosas que aún desconocemos sobre la biodiversidad norteamericana.

“La entomología puede servir de indicador de la ecología”, afirma. “El hecho de que este insecto haya sido avistado en una región en la que no se había visto en más de medio siglo nos dice algo más amplio sobre el medio ambiente”.

La región de las montañas Ozark que rodea Fayetteville es rica en biodiversidad. Aquí hay 68 especies endémicas de insectos, pero la zona está “poco estudiada” en comparación con regiones de biodiversidad similar como los Apalaches meridionales. Esto podría explicar por qué la rara crisopa gigante pasó desapercibida durante tanto tiempo.

En términos más generales, los científicos han sugerido que la luz artificial, la contaminación urbana, la supresión de los incendios forestales y la introducción de depredadores no autóctonos, como los grandes escarabajos de tierra y las lombrices no autóctonas, que alteran la composición del suelo, podrían ser responsables de la desaparición de la crisopa.

Es posible, creen, que aún queden crisopas por encontrar.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.