Harlem Hellfighters: La increíble historia del regimiento más condecorado de la 1.ª Guerra Mundial

Por LAWRENCE W. REED
21 de Febrero de 2021
Actualizado: 21 de Febrero de 2021

En su discurso de graduación en la Universidad Howard de Washington, D.C., en junio de 1924, casi seis años después del final de la Primera Guerra Mundial, el presidente Calvin Coolidge rindió un homenaje a los afroamericanos que lucharon en ella:

“La gente de color ha demostrado repetidamente su devoción a los altos ideales de nuestro país. Prestaron sus servicios en la guerra con el mismo patriotismo y disposición que los demás ciudadanos. Los registros del reclutamiento selectivo muestran que se registraron algo más de 2,250,000 hombres de color. Los registros demuestran además que, lejos de tratar de evitar la participación en la defensa nacional, demostraron que deseaban alistarse antes que entrara en vigor la ley de servicio selectivo, y no intentaron evadir esa ley después”.

Hasta el día de hoy, la participación estadounidense en esa calamidad europea sigue siendo controvertida. Personalmente, la considero uno de los dos mayores errores de política exterior desde los albores del siglo XX (el otro es la guerra de Irak de 2003). Sin embargo, uno puede oponerse a las decisiones de los políticos y seguir admirando el valor en el campo de batalla de quienes las llevaron a cabo.

Cuando Woodrow Wilson y el Congreso comprometieron a Estados Unidos en la guerra en abril de 1917, los ciudadanos negros del país podían preguntar con razón (y algunos lo hicieron): “¿Qué ganamos nosotros?”. Wilson dijo que Estados Unidos debía “hacer el mundo seguro para la democracia”, pero aquí mismo, en casa, a los negros se les negaba la democracia con demasiada frecuencia. El propio Wilson los consideraba ciudadanos de segunda clase. Él promovió la segregación en todo el gobierno federal y se hizo de la vista gorda ante la discriminación de los gobiernos estatales y locales.

No obstante, los afroamericanos fueron a la guerra, muchos con la esperanza de poder derrotar tanto a los alemanes en el extranjero como al racismo en casa si demostraban su valía en la batalla. Los grandes elogios de Coolidge fueron merecidos, y ningún contingente de afroamericanos los merecía más que el 369º de Infantería del Ejército de Estados Unidos, un regimiento de voluntarios conocido como los Harlem Hellfighters.

¿De dónde procede su apodo? Harlem (en la ciudad de Nueva York) era el hogar de muchos de los enlistados. Nadie parece estar seguro, pero fueron los franceses o los alemanes quienes primero se refirieron a ellos como Hellfighters por la ferocidad con la que luchaban. Y ninguno luchó más ferozmente que Henry Johnson. En una noche en el bosque de Argonne, Johnson sufrió 21 heridas al matar a cuatro alemanes en combate cuerpo a cuerpo y rescatar a un compañero estadounidense, todo en cuestión de minutos. Un pelotón de 28 soldados alemanes se dispersó y huyó al ver las proezas de Johnson.

Formados a partir de una unidad de la Guardia Nacional de Nueva York, los hombres del 369º aprendieron las prácticas militares básicas en Camp Whitman, Nueva York, y luego fueron enviados a Camp Wadsworth, en Spartanburg, Carolina del Sur, para el entrenamiento de combate. No fueron bien recibidos por muchos de los habitantes del lugar, y algunos fueron objeto de discriminación y viles epítetos sin más razón que su color. En diciembre de 1917, fueron enviados a Francia, donde esperaban ver acción en el frente.

Sus ánimos se desvanecieron rápidamente cuando se hizo evidente que el Ejército no quería destinarlos a otra cosa que no fuera el trabajo manual, lejos de los combates. Incluso los rifles que traían fueron confiscados por los oficiales del ejército estadounidense.

El comandante de la Fuerza Expedicionaria Americana, el general John J. Pershing, era reacio a enviar tropas estadounidenses al frente hasta que considerara que las había reunido en número suficiente para asegurar la victoria. Los franceses, por su parte, estaban desesperados por conseguir mano de obra. Finalmente, cediendo a la presión francesa, Pershing les dio el 369º. Aunque algunos consideraban que las tropas negras eran prescindibles, al final demostraron ser indispensables.

Veamos el increíble historial de los Harlem Hellfighters: Ninguna unidad estadounidense pasó más tiempo en combate que ellos, nada menos que 191 días bajo fuego. Nunca perdieron un centímetro de terreno. El enemigo nunca capturó a uno solo de sus miembros. Sufrieron el mayor índice de bajas de todos los regimientos estadounidenses. Ninguno desertó. Los franceses, agradecidos, concedieron a todo el regimiento su más alto honor militar, la Croix de Guerre. Muchos individuos del regimiento recibieron la segunda condecoración más alta del ejército estadounidense, la Cruz de Servicio Distinguido. A título póstumo, Henry Johnson recibió la Medalla de Honor de Estados Unidos en 2015. El 369º acabó siendo el regimiento estadounidense más condecorado de la guerra.

Otro rasgo distintivo de los Harlem Hellfighters fue su banda, la mayor y más conocida de cualquier regimiento. Su líder era James Reese Europe, cuyo alistamiento en 1917 resultó ser una gran ayuda para el reclutamiento. Era uno de los músicos negros más conocidos de Estados Unidos y otros, como Noble Sissle, que se convirtió en el teniente y vocalista principal de Europe, estaban ansiosos por prestar servicio con él.

La banda del 369º Regimiento de Infantería tocaba jazz para los heridos estadounidenses en el patio de un hospital de París en 1918. (Biblioteca del Congreso)

La banda de Europe fue muy popular entre los franceses, incluso cuando Europe introdujo su propia adaptación de “La Marsellesa”, el himno nacional de Francia. La banda de los Hellfighters llevó tanto el jazz como el ragtime a Francia, donde nadie había escuchado ninguno de los dos.

James Reese Europe fue trágicamente asesinado en mayo de 1919 por un miembro descontento de la banda. Sissle alcanzó una gran fama en la música y en el escenario. Formó una asociación de por vida con el músico negro Eubie Blake. El musical que ambos produjeron en 1921, “Shuffle Along”, se representó durante más de 500 funciones en Broadway y se le atribuye el mérito de haber encendido el magnífico florecimiento de la cultura que conocemos como el Renacimiento de Harlem.

Ninguna historia de los Harlem Hellfighters, que animó a los lectores a explorar a través de los enlaces que se ofrecen a continuación, estaría incompleta sin la mención de un hombre blanco, el coronel William Hayward, nacido en Nebraska. Hayward fue el comandante del regimiento desde su creación. Fue un defensor de los soldados negros y muy apreciado por sus hombres, en los que Hayward nunca perdió la fe. Fue un inquebrantable defensor de la igualdad de derechos para todos los colores. Cuando el 369º regresó a Nueva York en 1919, fue Hayward (no Wilson ni Pershing) quien se aseguró de realizar un desfile masivo para darles la bienvenida. Ese recibimiento por parte de las multitudes que aplaudían en las calles de Nueva York fue un momento glorioso de armonía racial.

No importa lo que se piense sobre la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, y no importa el color de la piel, se puede rendir homenaje a los heroicos Harlem Hellfighters. Estaban entre los mejores.

Para más información, vea:

James Reece Europe and the Hellfighters” (video) de la segunda parte de “Jazz” de Ken Burns

The Harlem Hellfighters” (video) de History Channel

The Harlem Hellfighters’ Great War” (video) de IMDb TV

Harlem Hellfighters 369th Infantry” de A&E (vídeo)

The Harlem Hellfighters: When Pride Met Courage” de Walter Dean Myers y Bill Miles

The Hellfighters of Harlem” de Bill Harris

Harlem’s Hellifighters: The African-American 369th Infantry in World War I” de Stephen L. Harris

The Hellfighters of Harlem” (novela) de Max Brooks

Hace cien años, los Harlem Hellfighters lideraron con valentía la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial”, de Erick Trickey

Lawrence W. Reed es presidente emérito de la FEE, Humphreys Family Senior Fellow y embajador global de Ron Manners para la libertad, después de haber prestado servicio durante casi 11 años como presidente de la FEE (2008-2019). Es autor del libro de 2020, “¿Fue Jesús un socialista?“, así como de “Héroes reales: increíbles historias reales de valor, carácter y convicción” y “Disculpe, profesor: Desafiando los mitos del progresismo“. Sígalo en LinkedIn y Twitter y dele un “Me gusta” a su página de personaje público en Facebook. Su sitio web es LawrenceWReed.com

Este artículo se publicó originalmente en FEE.org.

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS