Hay más de una forma de quemar un libro

Por JEFF MINICK
20 de Febrero de 2021
Actualizado: 20 de Febrero de 2021

“Hay más de una forma de quemar un libro”, dijo una vez Ray Bradbury. “Y el mundo está lleno de gente corriendo con fósforos encendidos”. Bradbury escribió la novela “Fahrenheit 451” sobre un mundo que quemaba libros sistemáticamente.

A finales de diciembre, decidí intentar leer más libros que los que reseño para el Smoky Mountain News de Carolina del Norte. Me propuse leer un libro al mes, seis antiguos y seis nuevos, aunque puede que cambie esa proporción a favor de los libros más antiguos. Acabo de terminar “Ivanhoe” de Sir Walter Scott, que me resultó difícil al principio pero pronto llegué a disfrutar. En esas páginas me sorprendió descubrir temas sobre la dureza del gobierno, la ambición y la destrucción cultural pertinentes a nuestro tiempo.

El siguiente es la novela de Fyodor Dostoevsky sobre anarquistas y radicales, “Los demonios”, también conocida como “Los endemoniados” o “Los poseídos”, según el traductor. Mi propia traducción es la de Constance Garnett, que hace tiempo llevó a tantos autores rusos, incluido Tolstoi, al mundo anglosajón.

Queriendo comparar su traducción con otras más modernas, me dirigí a la biblioteca pública, me puse la máscarilla requerida y busqué en los estantes de ficción al bueno y viejo Dos.

Nada. Nada. Nada de “Los hermanos Karamazov”. Ni “Crimen y castigo”. Nada de “Memorias del subsuelo”. Y definitivamente nada de “Los demonios”. Mirando el catálogo de la biblioteca, encontré que “Los hermanos Karamazov” y “El idiota” estaban prestados, y un par de otros libros del ruso estaban disponibles en libros en Audiobook y CD.

El día antes de esta decepcionante excursión, recibí el siguiente correo electrónico provocado por otro artículo que había escrito sobre libros. Esto es parte de lo que dijo mi corresponsal:

“Fui bibliotecaria de una escuela pública durante 26 años. Me culpo a mí misma y a la Asociación Estadounidense de Bibliotecas por tirar los libros viejos. En la escuela de bibliotecarios nos enseñaron que era malo tener una colección de más de x años (dependía de [la] asignatura). Así que tiramos los libros antiguos y los reemplazamos [con] angustia adolescente, casi pornografía, guerra nuclear cataclísmica y ahora drag queens leyendo literatura LGBTQQRSTUV a la hora del cuento. Les pido disculpas a ustedes y a todos los bibliófilos. No los quemamos, simplemente los tiramos porque ‘los estándares’ nos lo dijeron”.

Aunque solo conozco el significado de las primeras cuatro letras de esa sopa de 11 letras, quiero tranquilizar a esta mujer diciéndole que entiendo por qué los bibliotecarios deben sacar algunos libros más antiguos de los estantes. Es solo una cuestión de espacio. En cuanto a los libros que el mundo literario está impulsando a los adolescentes en estos días, esa lista de lectura podría explicar su alto índice de depresión y la sensación entre algunos jóvenes de que el mundo está llegando a su fin.

Pero mi comprensión de los rechazos termina cuando miro el estante “D” en la biblioteca y no veo libros de uno de los escritores más celebres del mundo. Alguien ha sacado las dos novelas que posee la biblioteca, lo cual es una buena noticia para nuestra cultura, pero ¿no debería este baluarte de la civilización tener todas las novelas y cuentos de Dostoievski en su colección impresa?

Si bien esta ausencia puede ser simplemente una negligencia por parte de mis bibliotecarios, otros adoptan una postura menos benigna sobre la desaparición de ciertos libros. En nuestro mundo de cultura de la cancelación, vemos a mucha gente corriendo con fósforos encendidos y latas de queroseno, dispuesta a prender fuego, metafóricamente, a cualquier libro que los ofenda. Los libros desde “Huckleberry Finn” y “Sounder” hasta “Daño irreversible: la locura transgénero que seduce a nuestras hijas” son condenados por no ajustarse a los prejuicios contemporáneos, eliminados de las listas de lectura de la escuela y, en algunos casos, quemados físicamente.

Como tuiteó recientemente una maestra de Massachusetts: “¡Muy orgulloso de decir que este año hemos eliminado la Odisea del plan de estudios!”.

“Penélope y los pretendientes” de John William Waterhouse, 1912. (Dominio público)

¿Por qué este desdén por uno de los grandes clásicos del mundo? ¿Es la lectura demasiado difícil para los estudiantes de hoy? ¿Es irrelevante? ¿Se opuso la maestra a las representaciones de Homero sobre la hombría, el honor y los guerreros? ¿La fiel Penélope molesta las sensibilidades feministas de hoy?

Esta maestra y otros como ella están robando a nuestros hijos su herencia. Podemos reírnos o quejarnos de la ignorancia de muchos de nuestros ciudadanos más jóvenes, que no pueden identificar a Jane Austen, nuestros enemigos en la Segunda Guerra Mundial o la Declaración de Derechos, pero la culpa es mucho menos de ellos y más de aquellos quienes les enseñaron.

De todos los métodos para transmitir nuestra civilización —pintura, escultura, música y arquitectura— seguramente la palabra escrita debe ser el motor de este tren de cultura. Los libros fueron transmisores de tradición y pensamiento, y lo siguen siendo hoy. Cualquiera que sea nuestra persuasión política (demócratas liberales, republicanos conservadores, libertarios) la mayoría de nosotros reconocemos los logros literarios de Occidente y la necesidad de honrarlos y mantenerlos vivos para las generaciones futuras.

Las canciones infantiles de Mother Goose, los grandes cuentos de hadas y la poesía, las obras de Shakespeare, novelas y cuentos, historias y biografías, libros de filosofía y religión, tratados políticos como nuestra Declaración de Independencia y nuestra Constitución: estos son el corazón de nuestra civilización, y solo nosotros podemos mantener ese corazón latiendo y saludable.

Empezaré por tener unas palabras amables para mis amigos, los bibliotecarios.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, Carolina del Norte. Es autor de dos novelas: “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”, y dos obras de no ficción, “Aprender sobre la marcha” y “Las películas hacen al hombre”. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Virginia. Visite  JeffMinick.com para seguir su blog.

Este artículo se publicó originalmente en Intellectual Takeout.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS