El mundo debe frenar “planes malignos” del PCCh y detener sustracción forzada de órganos: Rep. Perry

Por Eva Fu
11 de Diciembre de 2021 5:59 AM Actualizado: 11 de Diciembre de 2021 12:03 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) industrializó el asesinato de prisioneros de conciencia para obtener sus órganos y hay que frenarlo, dijo un grupo de legisladores estadounidenses y de múltiples países en el Día Internacional de los Derechos Humanos.

“Se trata de personas vivas a las que se les extraen sus órganos”, dijo el representante republicano de la Cámara de Estados Unidos, Scott Perry, en un webinar celebrado el 10 de diciembre y organizado por Médicos Contra la Sustracción Forzada de Órganos, un grupo de ética médica con sede en Washington.

“Debemos impugnar los malvados proyectos del Partido Comunista Chino, lo que implica poner de relieve su desprecio gratuito por las normas básicas de la decencia humana”, añadió.

El régimen chino lleva años practicando la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia a una “escala considerable”, declaró una corte popular independiente en 2019. La práctica consiste en sustraer los órganos de los prisioneros mientras están vivos y luego venderlos a ciudadanos y turistas que buscan un trasplante, un negocio horroroso que acumula importantes ganancias para el régimen y los implicados.

Según la corte, la principal fuente de estos órganos son los practicantes de Falun Gong encarcelados, y no se han presentado evidencias de que el Partido Comunista Chino haya cesado su práctica.

Falun Gong, también conocido como Falun dafa, es una disciplina espiritual que representa un conjunto de enseñanzas morales basadas en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, junto con una serie de ejercicios de meditación. En 1999 contaba con entre 70 y 100 millones de practicantes en China cuando el régimen consideró que su enorme popularidad era una amenaza y ordenó una amplia campaña para erradicar al grupo.

Practicantes de Falun Gong realizan los ejercicios en un evento para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa en Taipei, Taiwán, el 1 de mayo de 2021. (Sun Hsiang-yi/The Epoch Times)

Millones de personas de Falun Gong fueron sometidas a diversos centros de tortura y detención durante las siguientes dos décadas.

Perry calificó la persecución del PCCh a los practicantes de Falun Gong de “malvada y perversa” y dijo que en los próximos días presentará un proyecto de ley destinado a exigir responsabilidades a los autores de la sustracción forzada de órganos.

Titulada Ley de Protección de Falun Gong, el proyecto de ley presionará al régimen chino para que “abandone su cruel y regresiva agenda de exterminio” hacia el grupo religioso, ya sea mediante la sustracción forzada de órganos, el encarcelamiento injusto o los trabajos forzados, dijo el representante.

Practicantes de Falun Gong recrean el pago ilegal de órganos humanos en Washington el 19 de abril de 2016. (Jim Watson/AFP vía Getty Images)

Asesinato comercializado

Una controvertida exposición titulada “Real Bodies”, que está de gira por todo el mundo y que muestra partes de cuerpos humanos plastinados procedentes de China, también ha suscitado interrogantes preocupantes. Las partes del cuerpo plastinadas proceden de Dalian, una ciudad del noreste de China conocida por la severidad de la campaña de persecución contra Falun Gong.

Philip Hunt, miembro de la Cámara de los Lores del Reino Unido, recordó una exposición de este tipo expuesta en su ciudad natal, Birmingham, en 2018. Aunque se anunciaba como una forma “sugerente” de “explorar el funcionamiento interno del cuerpo humano”, esos cuerpos se utilizaron sin pruebas claras de consentimiento y hasta 2013, Dalian había sido el hogar de un campo de trabajo forzado encargado de torturar a los detenidos de Falun Gong, añadió.

Hunt presentó el “Proyecto de Ley sobre Turismo de Órganos y Exhibición de Cadáveres” con el objetivo de poner fin al “espantoso circo ambulante de exhibición de cuerpos” y evitar que los ciudadanos de Reino Unido viajen a China para trasplantes de órganos. El proyecto de ley pasó por su segunda lectura en la Cámara de los Lores en julio, pero aún no ha sido aprobado.

La nuestra “Real Bodies: The Exhibition”, se abrió al público en Sídney, Australia, el 14 de abril de 2018, con manifestantes que se reunieron en la parte delantera del recinto para expresar su preocupación por el origen de los cadáveres humanos reales expuestos. (Melanie Sun/The Epoch Times)

“La explotación comercial de partes del cuerpo en todas sus formas es sin duda poco ética y despreciable. Cuando se combina con la matanza masiva por parte de un Estado autoritario, no podemos quedarnos de brazos cruzados”, dijo Hunt en el panel.

Es “un asesinato comercializado y, sin duda, uno de los peores crímenes”, añadió sobre la sustracción forzada de órganos.

En contraste a la represión del PCCh sobre los uigures y otras minorías musulmanas en Xinjiang, determinada como genocidio por varios organismos oficiales, la persecución del régimen contra Falun Gong no ha sido abordada adecuadamente, según Perry. Varios expertos han calificado la campaña contra Falun Gong, incluida la sustracción de órganos por parte del PCCh, como genocidio.

La definición de la naturaleza de la campaña del régimen contra Falun Gong está “muy ausente” en la política de Estados Unidos sobre China, indicó Perry. Su proyecto de ley presiona al Departamento de Estado de EE. UU. para que decida formalmente si la persecución constituye crímenes contra la humanidad y genocidio, añadió.

Para poner fin a estos continuos abusos, es necesario que las personas que tienen libertad hablen, dijo el parlamentario canadiense Garnett Genuis.

La abuela de Genuis es una sobreviviente del Holocausto. Ella no habría podido vivir sin la ayuda de sus sostenedores locales que le dieron cobijo y se opusieron a la masacre, añadió.

Garnett Genuis, Ministro de Desarrollo Internacional y Derechos Humanos de Canadá y miembro de la Alianza Interparlamentaria sobre China. (Cortesía de Garnett Genuis)

Después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo se comprometió a “no dejar que nunca más” se repita este tipo de horribles abusos. Pero fracasó. Ahora tiene la responsabilidad de “intervenir mientras podamos, de hacer lo que podamos para cumplir esa promesa”, añadió Genuis.

Annick Ponthier, política de Bélgica, se enteró de la sustracción de órganos en 2020 tras ver la sentencia del tribunal de 2019. Ahora quiere que su país, y la Unión Europea en general, pongan fin a los acuerdos de inversión con China para evitar convertirse en “cómplices de los grandes crímenes que cometen”, dijo Ponthier.

Las autoridades de Beijing “no tienen ninguna consideración por la vida humana, si esas vidas no contribuyen a su programa comunista interno y a sus ambiciones de convertirse en una superpotencia mundial”, dijo Ponthier.

Dado que el régimen no tiene intención de limitar su modelo autoritario dentro de las fronteras chinas, según Ponthier, una postura contra el Partido Comunista Chino “se convierte en una postura a favor de los derechos humanos en todo el mundo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.