Hay que investigar la influencia rusa y china en Italia

La injerencia extranjera podría haber provocado la caída del gobierno centrista de Mario Draghi
Por Anders Corr
09 de Agosto de 2022 5:49 PM Actualizado: 09 de Agosto de 2022 5:49 PM

Comentario

Matteo Salvini, el jefe de un partido de extrema derecha en ascenso en Italia, tiene algunos grandes problemas. Estos reflejan los de muchos otros países, donde el centro-derecha y la ultraderecha están divergiendo, según David Broder, un experto en el fascismo italiano contemporáneo.

En primer lugar, Salvini es blando con Rusia, que está cerca de China. Un veto italiano influyente que se incline hacia China o Rusia en la Unión Europea o la OTAN, y que refuerce el del húngaro Victor Orban y el turco Recep Tayyip Erdogan, podría debilitar las defensas occidentales contra los peores dictadores del mundo.

Vimos el riesgo, por ejemplo, cuando Turquía amenazó con vetar la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN. (Turquía acabó retirando la objeción).

En segundo lugar, la coalición de Salvini actuó en contra de la integración en la UE y de las reformas para apretarse el cinturón en Italia, justo cuando podrían ser necesarias para que Bruselas liberara un total de 200,000 millones de euros de los fondos de recuperación por el COVID-19. Italia necesita el dinero, y la Unión Europea necesita la cohesión.

El gobierno centrista de Mario Draghi que intentó impulsar el necesario endurecimiento se vino abajo el 21 de julio al fracasar por el obstruccionismo del partido de la Liga (Lega) de Salvini, junto con el de centro-derecha Forza Italia de Silvio Berlusconi.

Ambos partidos eran socios minoritarios del gobierno centrista de Draghi, junto con el populista y antisistema Movimiento Cinco Estrellas de Giuseppe Conte. El propio Draghi es de centro-izquierda.

El primer ministro italiano Mario Draghi pronuncia su discurso ante el Senado italiano, el 20 de julio de 2022 en Roma, Italia. (Antonio Masiello/Getty Images)

¿Ha desestabilizado Rusia a Italia?

La prensa italiana está ventilando las sospechas de que la caída de Draghi fue urdida por Moscú y apoyada por Lega y Forza Italia.

Las sospechas podrían ser calumnias infundadas de la izquierda. Pero el mes pasado, el presidente ruso Vladimir Putin supuestamente derribó otro gobierno prooccidental en Bulgaria.

“Hemos frenado la corrupción a nivel local, pero hemos descubierto que teníamos un enemigo mayor: La influencia rusa”, dijo el ex primer ministro búlgaro a The Sunday Times de Londres. “No entendimos que la corrupción y la influencia rusa en Bulgaria son la misma cosa. La corrupción es el mejor instrumento de política exterior de Moscú en los Balcanes”.

Según el Project Syndicate, de tendencia izquierdista, “el Kremlin es conocido por inmiscuirse en la política democrática occidental, desde interferir en el referéndum del Brexit de 2016 y en las elecciones presidenciales de Estados Unidos hasta financiar el Rally Nacional de extrema derecha de Marine Le Pen en Francia”.

¿Podría haber ocurrido lo mismo en Italia?

Los amigos de Putin en Roma

El 4 de agosto, el diario italiano La Stampa reportó de una reunión entre la Lega de Salvini y Moscú. Documentos de inteligencia filtrados al periódico afirmaban que un alto diplomático ruso en Roma presionó a Salvini, a través de un alto asesor, sobre si la Lega retiraría su apoyo a la coalición gobernante de Draghi. Eso fue dos meses antes de que Salvini siguiera esa estrategia, que resultó en la caída del gobierno.

El senador italiano Matteo Salvini escucha el discurso del primer ministro italiano Mario Draghi ante el Senado italiano, el 20 de julio de 2022 en Roma, Italia. (Antonio Masiello/Getty Images)

Salvini ha sido durante mucho tiempo amigable con Putin. Fue fotografiado sonriendo y haciendo un gesto de pulgar hacia arriba en la Plaza Roja mientras llevaba una camiseta con la imagen de Putin. En 2018, funcionarios de la Lega visitaron Moscú para buscar financiación.

Una semana después de la invasión, Salvini habría cenado con el embajador ruso. Estuvo a punto de realizar una “misión de paz” a Moscú, anunciada en mayo. La embajada rusa en Roma pagó el vuelo de Salvini a Moscú. Esta diplomacia subvencionada provocó la oposición pública al viaje, y Salvini se echó atrás.

Salvini afirma que sus reuniones con los rusos fueron intentos legítimos de negociar la paz con Moscú. Pero no informó con antelación a su propio primer ministro sobre su misión en Moscú. Podría haber socavado las negociaciones no solo de Italia, sino de toda la OTAN.

Al parecer, Forza Italia de Berlusconi también se reunió recientemente con un funcionario de la embajada rusa, incluyendo una llamada telefónica del propio Berlusconi. Berlusconi tiene desde hace años fuertes vínculos personales con Putin.

El motivo de Moscú para desestabilizar el gobierno de Draghi es evidente. Draghi es un partidario “atlantista” de la alianza de la OTAN liderada por Estados Unidos, al tiempo que se muestra reacio a Rusia y China.

Tras la invasión de Ucrania, Draghi distanció a Italia de Rusia y apoyó fuertemente a Ucrania, incluso militar, financiera y políticamente. Fomentó las sanciones contra Rusia e impulsó la admisión de Ucrania en la Unión Europea.

Pero todo eso llegó a su fin el 21 de julio.

En un discurso poco antes de dimitir, Draghi advirtió que sus ministros parecían leales a su coalición mientras subvertían sus políticas. Dijo que Italia debía aumentar “los esfuerzos para combatir la interferencia de Rusia y otras autocracias en nuestra política, en nuestra sociedad”.

La Lega promovió una huelga de taxis que puso en peligro una nueva ley de competencia. Italia tiene unas finanzas públicas tensas, pero el tercer partido que se opuso a Draghi en el gobierno, el Movimiento Cinco Estrellas, abogó por más gasto público y bienestar social, justo lo contrario de lo que quería Bruselas.

Los tres partidos que se opusieron a Draghi fueron los más cercanos al Kremlin en Italia. Provocaron el caos y se opusieron a las reformas fiscales que llevaron a la dimisión de Draghi.

Policía china, soldados rusos

La influencia rusa y china se remonta a administraciones anteriores. Desde 2016, Beijing ha enviado aproximadamente 10 policías chinos a Italia cada año para realizar patrullas conjuntas con la policía italiana en ciudades como Roma, Milán, Prato y Venecia. El motivo de las patrullas es, aparentemente, proteger a los turistas chinos.

A group of tourists sits on a gondola sailing on a canal of Venice
Un grupo de turistas se sienta en una góndola que navega por un canal de Venecia el 19 de enero de 2018. (Andrea Pattaro/AFP/Getty Images)
Un grupo de turistas se sienta en una góndola que navega por un canal de Venecia el 19 de enero de 2018. (Andrea Pattaro/AFP/Getty Images)

Durante la pandemia, el entonces primer ministro Conte, del Movimiento Cinco Estrellas, invitó a 100 médicos rusos a operar dentro de Italia. Los miembros de la Lega lo apoyaron. Sin embargo, la asistencia rusa resultó ser entregada por soldados en vehículos militares que se desplegaron por las regiones italianas de Bérgamo y Brescia.

Fuentes no identificadas dijeron a La Stampa que la ayuda era un 80% “inútil”. Pero supuso para Moscú una cornucopia de oportunidades de propaganda y recopilación de información. Por ejemplo, los rusos operaron a solo 30 millas de una base militar estadounidense.

Moscú llamó al despliegue “Desde Rusia con amor”.

Los Fratelli d’Italia “posfascistas” de Italia

La Lega y Forza Italia se alían con los ultraderechistas Hermanos de Italia (Fratelli d’Italia), liderados por Giorgia Meloni. Los últimos sondeos indican que Fratelli d’Italia, que tiene sus propios vínculos con Moscú, ha alcanzado el 22.5% de los votos en las elecciones del 25 de septiembre, más que cualquier otro partido.

La coalición de la izquierda opositora se desmoronó el 7 de agosto, lo que podría significar una victoria aplastante para la derecha y su control de dos tercios de ambas cámaras del parlamento.

Por tanto, Meloni tiene muchas posibilidades de formar la coalición gobernante y dirigir el gobierno como primera jefa de Estado de Italia.

Epoch Times Photo
La jefa del partido Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), Giorgia Meloni, saluda desde el escenario durante un mitin unido del partido de la Liga (Lega), el partido Hermanos de Italia y el partido Forza Italia (FI) para una protesta contra el gobierno en Piazza del Popolo en Roma, Italia, el 4 de julio de 2020. (Tiziana Fabi/AFP vía Getty Images)

El Fratelli d’Italia es una mezcla de extrema derecha y política de centro. Sus miembros tienden a apoyar los negocios, los valores familiares conservadores y una enmienda constitucional que centralizaría el poder en un presidente en lugar de las alianzas rápidamente cambiantes del sistema parlamentario italiano. Fratelli d’Italia está en contra de los impuestos altos y de la inmigración ilegal.

Meloni ha descrito su partido como de “centro-derecha”. Intenta parecer atlantista en su política exterior: apoya a la Unión Europea y a la OTAN, e intenta parecer que defiende medidas duras contra Putin por su guerra en Ucrania. Meloni también ha defendido a Taiwán.

Pero Federico Fubini, que escribe en el Project Syndicate de la izquierda, tiene dudas. Meloni se opuso a las sanciones a Rusia en 2018, y “a principios de esta primavera, argumentó no solo que Italia debería recibir una ‘compensación’ de la UE por el costo de las sanciones, sino también que Estados Unidos no debería esperar que Italia sirva como el ‘caballo de batalla de Occidente’ reduciendo sus exportaciones a Rusia”.

Aunque ninguna de sus políticas es explícitamente fascista, los medios de comunicación de centro-izquierda suelen acentuar los rasgos y las raíces fascistas de Fratelli, a quien llaman “neofascista“.

Según el Financial Times, “aunque se estableció hace solo una década, Hermanos de Italia es un descendiente del Movimiento Social Italiano, el partido neofascista fundado después de la segunda guerra mundial por asociados de Benito Mussolini”.

Foreign Policy señala que Hermanos de Italia fue una rama de la Alianza Nacional, “nacida de las cenizas del Movimiento Social Italiano”. Berlusconi fue el primer primer ministro que incorporó a la Alianza Nacional a su coalición de gobierno.

Broder, escribiendo en The New York Times sobre los Hermanos de Italia, señaló que un reciente documental incluye “acusaciones de blanqueo de dinero, financiación ilícita de campañas y vínculos con neonazis en la organización del partido en Milán. La película expuso la estrecha colaboración del líder del grupo de los Hermanos de Italia en el Parlamento Europeo con Roberto Jonghi Lavarini, un militante neofascista conocido como el ‘barón negro'”.

Al parecer, el partido se autodefine como “posfascista” y utiliza cierta simbología de los lugartenientes derrotados de Mussolini. En un país donde el fascismo es ilegal, Meloni se negó a condenar a Mussolini. Mantiene relaciones amistosas con Orban y con el partido de extrema derecha español Vox. Este último hace campaña contra la prohibición de los símbolos franquistas, contra el federalismo y a favor de volver “a la forma de gobierno centralista que existía durante la dictadura”.

En Italia, la deriva hacia la simbología fascista y los vínculos con Moscú hacen que algunos se sientan incómodos con la extrema derecha.

La exconcursante de Miss Italia, Mara Carfagna, que fue ministra del gabinete italiano bajo el mandato de Draghi y rostro destacado de Forza Italia, renunció a su partido y se unió al partido centrista Azione. Dijo que quería estar segura “de estar en un partido en el que a nadie se le ocurra conspirar con Rusia o China en detrimento del actual gobierno”.

Putin utiliza como arma a los refugiados

Carfagna cree que la geopolítica está detrás de la caída de Draghi. Un tema que hace impopular a la izquierda es el aumento de la inmigración ilegal.

Al parecer, mercenarios rusos se aliaron con un general libio para fomentar la inmigración ilegal a Italia bajo el velo del asilo político. Dado que los partidos de extrema derecha en Italia son tanto pro-Putin como anti-inmigrantes, Putin podría aumentar su apoyo en Italia fomentando la inmigración ilegal, según The Telegraph.

En julio, el número de inmigrantes aumentó hasta aproximadamente 11,000, frente a los 7000 del mismo periodo de 2020.

Según Project Syndicate, “Bielorrusia desplegó la misma estrategia contra Polonia y Lituania el año pasado, casi seguramente con el consentimiento de Putin”.

Investigar la influencia rusa

Dos de los ex primeros ministros de Italia han pedido una investigación urgente sobre los vínculos de Salvini con Rusia. La comisión de inteligencia del parlamento italiano sería el lugar óptimo para una investigación. Pero los funcionarios de la derecha, que probablemente formarán parte del próximo gobierno, ya han indicado que no investigarían.

Así que Bruselas debería seguir adelante con su propia investigación. Ningún partido está por encima de la ley cuando se trata de la influencia extranjera.

Se supone que el Comité Especial de Injerencia Extranjera de la Unión Europea debe garantizar la integridad de las elecciones. Ahora es el momento de poner en práctica ese principio. La democracia solo es democrática cuando las elecciones están libres de influencias extranjeras y reflejan fielmente la voluntad del pueblo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.