Heroicos granjeros desafían peligrosas carreteras nevadas para llegar al pueblo aislado por la nieve

"Algunas personas lloraban...."
Por La Gran Época
19 de Marzo de 2018 Actualizado: 19 de Marzo de 2018

Durante las tormentas de nieve de invierno, se recomienda que las personas permanezcan resguardadas en el interior. Conducir es bastante peligroso por varias razones; no solo son peligrosas las carreteras con hielo sino que si te quedas atascado, podrías estar en peligro si no puedes recibir la ayuda necesaria.

Aún así, cuando tu refrigerador se queda sin comida, no tienes muchas opciones: o te aguantas el hambre o sales a manejar en las carreteras heladas.

Afortunadamente, un pueblo aislado no tuvo que tomar esa decisión. Gracias a un grupo de granjeros heroicos, la gente pudo comer durante las nevadas sin tener que dar un paso afuera.

Cuando las inclemencias del tiempo hacían que los caminos se congelaran, unos granjeros decidieron ayudar a su comunidad

Posted by Old Hall Farm on Tuesday, February 27, 2018

Hace unas semanas, el Reino Unido sufrió una de las peores condiciones climáticas que haya registrado desde 1991. En todo el país, las temperaturas cayeron en picada y la nieve cayó hasta niveles no vistos en casi tres décadas.

Este cambio dramático sorprendió a muchos municipios y gobiernos que no estaban preparados para la nevada. Peor aún, también dejó a la mayoría de las personas sin comida en su refrigerador.

La gente estaba sintiendo la presión en todo el país, pero aquellos atrapados cerca de la ciudad de Bungay, Inglaterra, tenían algo de alivio.

“Estamos tratando de hacer llegar lo que tenemos a tanta gente como sea posible”, dijo Rebecca Mayhew, dueña de la Old Hall Farm, al Eastern Daily Press.

Rebecca y su personal desafiaron el hielo y la nieve para entregar suministros a personas sin comida en las aldeas cercanas

Posted by Old Hall Farm on Thursday, March 1, 2018

A medida que el clima empeoraba, Rebecca, su esposo Stuart y su personal comenzaron a llevar leche, salchichas, huevos y tocino a las aldeas que estaban aisladas por los caminos helados y la nieve inusualmente alta.

“La gente realmente está empezando a sentir la presión y está empezando a quedarse sin comida”, le dijo Rebecca al Eastern Daily Press.

Fue un trabajo bastante peligroso; el más mínimo error podría llevar a los rescatistas a quedarse atascados.

Pero la granjera y su personal tuvieron el mayor cuidado en sus entregas.

“Las carreteras están bien si tienes un vehículo apropiado y si tienes cuidado”, le comentó al Eastern Daily Press.

El 1 de marzo los heroicos granjeros lograron entregar comida a unas 30 personas

We’ve spent 12.5 hrs delivering #rawmilk #bacon #eggs #sausages and more to people in #southnorfolk. Shattered but home….

Posted by Old Hall Farm on Friday, March 2, 2018

Rebecca se vio obligada a ayudar a sus vecinos por el sufrimiento que enfrentaban atrapados por la nieve. Sin comida, muchos trataron de aventurarse solos a pesar de los peligros de salir en caminos cubiertos de nieve.

“Mucha gente todavía hace viajes innecesarios y algunas de las derivas de nieve han sido terribles”, le dijo al Eastern Daily Press.

Pero a medida que Rebecca continuó con sus entregas, rápidamente se corrió la voz sobre sus buenas obras y comenzaron a llegarle pedidos.

Un día después, el número de entregas programadas aumentó más de tres veces.

Como era de esperar, el servicio de Rebecca y su granja durante la tormenta fue un regalo del cielo para muchas familias necesitadas.

“La gente ha sido encantadora; hemos tenido que rechazar tantas tazas de té para continuar con las entregas”, le dijo al Eastern Daily Press. “Incluso hemos visto cómo algunas personas lloraban al haberse quedado sin alimentos”.

La gratitud es grande pero, para Rebecca, la difícil situación de sus vecinos la obligó a desafiar el clima

Hope you’ve all had a good Monday so far! To help counteract the return to school blues we’ve topped up the fridges…

Posted by Old Hall Farm on Monday, February 19, 2018

Aunque los elogios y el té son geniales, ella no estaba allí por los agradecimientos. Para ella y su granja, era simplemente una cuestión de aliviar el sufrimiento de sus vecinos.

“Es difícil, especialmente con niños pequeños que no entienden por qué no se puede conseguir comida”, le dijo Rebecca al Eastern Daily Press. “Solo queremos asegurarnos de que las personas estén bien, es lo correcto”.

Lo que Rebecca y su equipo hicieron para ayudar a estas personas necesitadas fue muy amable. No solo desafiaron la nieve y las bajas temperaturas, sino que, al hacerlo, pudieron haber salvado algunas vidas al asegurarse de que los que no estaban preparados permanecieran dentro de sus casas.

Mira las peligrosas condiciones climáticas en el Reino Unido esos días espantosos:

TE RECOMENDAMOS