La hija de Catherine Zeta-Jones ya es toda una jovencita y es muy parecida a su icónica madre

Por Robert Jay Watson
01 de Septiembre de 2019 Actualizado: 01 de Septiembre de 2019

Desde su exitoso papel en “La máscara del zorro” (1998) con Antonio Banderas y La Trampa (1999) con Sean Connery, hasta su estelar interpretación de “All That Jazz” en Chicago (2002), Catherine Zeta-Jones ha seducido al público con su impresionante belleza y presencia en la pantalla.

Pero cuando la estrella se casó con el actor Michael Douglas en el año 2000, muchas cejas se levantaron ante la brecha de edad entre los dos. Michael tenía 56 años y Catherine 31.

Sin embargo, la pareja nunca ha dejado que las palabras de otros se interpongan en el camino de su amor, y han permanecido juntos desde entonces, una rara hazaña para los estándares de Hollywood. Hoy en día, sin embargo, son sus hermosos hijos los que están recibiendo la atención a medida que crecen y tienen más que un ligero parecido con sus famosos padres.

No fue fácil para Michael y Catherine empezar. Su romance parecía improbable para la prensa, aunque tenía mucho sentido para ellos. Como dijo Catherine, a E!: “Cuando mi madre me hablaba de los hombres y me contaba los hechos de la vida, en realidad nunca le puso un rango de edad. Y es muy gracioso, porque Michael y mis padres tienen la misma edad”. Pero como dijo Michael en un momento de su vida junto con su hijo Dylan, según E!: “No hay nada mejor que esto”.

En 2003, nació Carys y trajo un nuevo nivel de alegría a la familia. La familia vivía en las Bermudas, que era literalmente una isla de tranquilidad en comparación con la ciudad de Nueva York. En sus primeros años, Carys pensó que su querido padre era un hombre común y corriente, sin sospechar que era una de las estrellas mejor pagadas en el negocio del cine.

Como dijo a Town & Country en una entrevista en 2018: “No sabía que mi padre era actor, honestamente”. Ella bromeó diciendo que siempre asumió que su profesión era la de “el que hace los panqueques”, ya que estaba tan involucrado en la elaboración de los desayunos familiares.

Cuando la familia se mudó a Nueva York, las cosas eran mucho menos divertidas para la pequeña Carys. Navegar por la enorme atención de la prensa que recibió la familia y los intrusivos fotógrafos paparazzi podría ser un gran desafío. Como dijo Carys a Town & Country: “Yo solía enfadarme mucho. Saltaban al metro y se sentaban justo delante de mí”.

Sin embargo, esta experiencia la preparó para las presiones de ser la hija de la realeza de Hollywood. Recuerda que de niña pensaba: “Necesito concentrarme en quién soy realmente, y esto va a ser algo que va a suceder”. Confiar en sí misma y tener la fuerza que su madre le inculcó le dio a Carys el poder de aceptar la atención y decir: “No puedo hacer nada al respecto”.

Carys también tuvo que lidiar con la intimidación en la escuela cuando era más joven, especialmente con la edad de su famoso padre. Cuando Michael venía a buscarla a la escuela, la gente decía: “Tu abuelo está aquí para recogerte”.

En estos días, sin embargo, los niños Douglas han llegado a lo más alto. El hermano mayor Dylan, ha comenzado los estudios superiores en la Universidad de Brown, y la hermana pequeña Carys ahora tiene una cuenta de Instagram con un gran número de seguidores. Con un agudo sentido de la moda que le atribuye a su madre, esta joven parece tener un futuro muy prometedor.

Mientras que ella definitivamente quiere obtener una buena educación, con suerte en una universidad de la Ivy League como su hermano, e incluso piensa en ir por medicina, a Carys le ha llegado el gusanillo de la actuación a lo grande. No quiere dormirse en los laureles de su familia, que incluye la leyenda de los años dorados de Hollywood, Kirk Douglas, que tiene 102 años y sigue siendo fuerte.

“Cuando era más joven no me gustaba la idea de que me pusieran ese nombre, esa especie de ‘dinastía Douglas'”, dijo a Town & Country. Saber que algunas personas asumirán que su éxito se debe a su apellido sólo hace que ella quiera trabajar más duro. “Siento la necesidad de demostrarle a la gente que no soy sólo la hija de mis padres”, agregó.

Sea lo que sea que Carys termine haciendo, siempre retendrá las lecciones de gratitud que su madre le enseñó. Mis padres hacen un muy buen trabajo comprobando la realidad y diciendo: “Mira a tu alrededor. La vida que tienes es extraordinaria”.

Ver esta publicación en Instagram

bet you didn’t know that the eiffel tower has 1.5 million screws in it

Una publicación compartida de CZD (@carys.douglas) el

La historia de un maestro cocinero que llegó a la cima profesional y luego descubrió el verdadero éxito en la vida

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS