Hija de bombero voluntario fallecido en incendios de Australia recibe medalla de valentía a su padre

Por Robert Jay Watson
10 de Enero de 2020 Actualizado: 10 de Enero de 2020

Una pequeña niña que se puso el casco de bombero y fue condecorada con una medalla en honor al sacrificio de su padre, está recorriendo Internet. Esta medalla simboliza el devastador número de víctimas que se llevaron los incendios forestales en el sur de Australia, incluidos los bomberos.

Cuando volcó el vehículo que conducían los voluntarios del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur (RFS), Andrew O’Dwyer, de 36 años, y Geoffrey Keaton, de 32, perdieron la vida. Los dos bomberos dejaron atrás a sus familias, ambos con niños pequeños de 19 meses que nacieron con solo dos días de diferencia. Los funerales de los hombres fueron desgarradores.

La medalla póstuma por valentía de Keaton fue fijada en el pecho de su hijo Harvey en la multitudinaria despedida, seguido de la hija de O’Dwyer, Charlotte, que recibió la medalla de su padre.

Charlotte O’Dwyer, con una medalla de valentía y el casco de su padre, se encuentra junto al ataúd de Geoffrey O’Dwyer en su funeral en Sydney, Australia. (Dean Lewins-Pool/Getty Images)

Los dos bomberos conducían delante de un camión de bomberos en la ciudad de Buxton, cerca de Sydney, el 19 de diciembre de 2019, cuando un árbol caído hizo que su vehículo volcara. Mientras que O’Dwyer y Keaton murieron, otros tres bomberos que iban en la parte trasera del vehículo fueron llevados al hospital y lograron sobrevivir.

El servicio conmemorativo de Andrew O’Dwyer se celebró en la Iglesia Católica de Nuestra Señora de las Victorias, en el suburbio de Horsley Park, en Sydney. La madre de la pequeña Charlotte, Melissa O’Dwyer, también se había unido a la RFS para pasar más tiempo con su esposo. Además de la señora O’Dwyer y Charlotte, el padre de Andrew, Errol O’Dwyer, pronunció un discurso en honor al sacrificio de su hijo.

Charlotte O’Dwyer de pie junto al ataúd de su padre. (Dean Lewins-Pool | Getty Images)

El Jefe de la RFS, Shane Fitzsimmons, entregó a ambas familias medallas póstumas por valentía, que fueron recibidas por sus hijos. “Charlotte debería saber que su padre fue un hombre desinteresado y especial, que solo se fue porque era un héroe”, dijo Fitzsimmons en el servicio, según The Daily Mail.

El primer ministro Scott Morrison y la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, también estuvieron presentes.

Al igual que otros miles de bomberos que se encontraban entre los incendios forestales en los populosos estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, O’Dwyer y Keaton eran voluntarios. Cerca del 90 por ciento de los bomberos activos del RFS de Nueva Gales del Sur son voluntarios, según la BBC.

La orden del funeral para Andrew O’Dwyer. (Dean Lewins-Pool/Getty Images)

Para ayudar a reconocer el trabajo que realizan las 24 horas del día los bomberos voluntarios del país, y el impacto que tendría en sus familias, el gobierno australiano anunció justo antes del Año Nuevo que se compensaría a los voluntarios por su tiempo.

Después de oponerse inicialmente a la idea de cambiar la ley para pagar a los voluntarios contratados, el Primer Ministro Scott Morrison cambió su posición en respuesta a la naturaleza sin precedentes de las llamas.

“Si bien sé que los voluntarios del RFS no buscan el pago por su servicio, no quiero ver a los voluntarios o a sus familias incapaces de pagar las cuentas, o que tengan dificultades financieras como resultado de la contribución desinteresada que están haciendo”, dijo en un comunicado de prensa. “No se trata de pagar a los voluntarios. Se trata de sostener nuestros esfuerzos voluntarios protegiéndolos de las pérdidas financieras”.

Miles de personas que celebraban las fiestas en las playas de Nueva Gales del Sur quedaron atrapadas por las llamas. (SAEED KHAN/AFP vía Getty Images)

El 4 y 5 de enero, Nueva Gales del Sur y Australia en su conjunto, tuvieron algo que celebrar ya que un frente climático trajo lluvia y temperaturas más frescas a la zona, ayudando a frenar los enormes incendios. Sin embargo, las condiciones generales siguen siendo extremadamente peligrosas, especialmente en los bosques y parques nacionales.

El Primer Ministro de Nueva Gales del Sur, Berejiklian, declaró, según The National Post:

“Esta mañana se trata de la recuperación, de asegurarnos que la gente que ha sido desplazada tenga un lugar seguro [para ir] y de asegurarnos que tenemos recursos para aumentar la presencia en el terreno para limpiar los caminos, limpiar donde existen los escombros”.

****

A continuación:

El gobierno reemplazó a los padres

Lee la serie completa “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS