Hija y papá con Alzheimer “viajan en el tiempo” tras la muerte de mamá, estando más cerca que nunca

Por Louise Bevan
20 de Agosto de 2020
Actualizado: 20 de Agosto de 2020

Cuando la mamá de Liliana Bellini falleció en 2013, ella temía que su relación con su envejecido padre se perdiera por la terrible evolución de su enfermedad: Alzheimer. Sin embargo, para la alegría de Liliana, su padre la dejó entrar en un mundo secreto compartido que fortaleció su conexión como nunca antes.

Liliana prefiere no usar el término “Alzheimer” para describir la condición de su padre, sino que dice que él puede “viajar en el tiempo”.

Liliana y su padre. (Cortesía de Liliana Bellini)

“Empezó cuando mi mamá murió hace siete años”, Liliana compartió en la página de Facebook de la Sociedad de Alzheimer el 5 de julio. “No le gustaba estar en casa sin ella, la extrañaba demasiado”.

Sin embargo, el señor que ahora tiene 89 años encontró consuelo volviendo al pasado y recuperando los recuerdos de su amada compañera de vida. “Parece que le gusta mucho más estar allí, porque rara vez regresa al presente”, reflexionó Liliana.

El “viajero del tiempo” de 89 años de edad. (Cortesía de Liliana Bellini)

El padre de Liliana, que viaja en el tiempo, reside en Italia en un departamento con su cuidadora, Alla, una mujer a la que Liliana describió como “el ser humano más cariñoso, amable y paciente que conozco”. Liliana, aunque vive en un país completamente diferente, se comprometió a visitar a su padre tan a menudo como pudiera después de la muerte de su madre.

“De hecho”, explicó, “tenía mi vuelo reservado para verlo en marzo, pero el confinamiento ocurrió y todo se detuvo”.

Para compensar este tiempo, Liliana llama a su papá más a menudo, acompañándolo en sus viajes mentales desde la comodidad de sus respectivos hogares. A veces, cuenta que su padre se encuentra de vuelta en la escuela primaria, preocupado por sus tareas; a veces va al trabajo y le pide a Liliana que lo despierte si se queda dormido en el tren antes de llegar a su estación.

El dúo padre-hija está ahora más unido que nunca desde la muerte de la madre de Liliana. (Cortesía de Liliana Bellini)

Hay veces en que la cariñosa hija se lamenta cuando su padre no recuerda quién es y la confunde con otras personas. Sin embargo, hay otros momentos preciosos en los que ella es “La mia piccolina” (“Mi pequeña”), una vez más para él.

“Él me cuenta todo tipo de pequeñas cosas que nunca he oído”, dijo ella, añadiendo “algunos secretos también”.

El confinamiento, aunque impide que Liliana vuele para estar al lado de su querido padre, le ha permitido sin embargo encontrarse con él exactamente donde está. “Puedo ser quien su mente viajera del tiempo quiera que sea”, explicó. “Viajamos a un lugar donde nuestro tiempo juntos es precioso, así como inexistente”.

“Las palabras ‘Ti amo Papa’ viajan a través de los síntomas, el tiempo y la materia, y lo emocionan profundamente”, continuó. “Cuando las oye, puedo ver que las deja entrar […] me ve de verdad y me dice: ‘Lo sé, yo también te quiero'”. Esto hace que el dúo padre e hija se ponga a llorar.

Liliana, ahora más cerca de su padre que nunca, compartió su historia de alegría con una amplia comunidad de personas que se enfrentan a la enfermedad de Alzheimer, ya sea que tengan la enfermedad ellos mismos o, más a menudo, que cuiden de otro.

La capacidad de “viajar en el tiempo” del padre de Liliana puede ser una característica compartida por otras personas con la misma enfermedad. El Alzheimer afecta la memoria, la función del pensamiento y el comportamiento; sus síntomas, según la Asociación de Alzheimer, con el tiempo se vuelven lo suficientemente severos y comprometen aún más la vida diaria, momento en el que son necesarios los mécanismos de afrontamiento.

(Cortesía de Liliana Bellini)

A nivel mundial, alrededor de 50 millones de personas viven con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. Si bien no se conoce una cura, existen varias opciones farmacológicas y no farmacológicas que pueden ayudar a la persona y a sus cuidadores a sobrellevar los síntomas. Y viajar a través del tiempo puede ser una de ellas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS