Hijo de la abogada china detenida Wang Yu desaparece en Birmania

13 de Octubre de 2015 Actualizado: 13 de Octubre de 2015

Bao Zhuoxuan, el hijo adolescente de la abogada de derechos humanos Wang Yu, desapareció recientemente en Birmania (Myanmar), según varias fuentes.

Bao, de 16 años, y dos simpatizantes, Tang Zhishun y Xing Qingxian, fueron llevados el 6 de octubre cuando estaban en un hotel en el pueblo fronterizo birmano de Mong La, durante el feriado de una semana del Día Nacional de China, según China Change, un sitio web que lleva cuenta de los derechos humanos en China.

“El dueño del hotel dijo que llegaron como una docena de policías, mostraron identificaciones de oficiales birmanos y se llevaron a los tres”, informó China Change.

https://twitter.com/ZhouFengSuo/status/652356363843072000/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw

Al día siguiente, un abogado y varios amigos del trio preguntaron a la policía local, y a la oficina política y legal, sobre el paradero de Bao y sus compañeros. Las autoridades brimanas negaron haberlo detenido.

Antes de que Bao Zhuoxuan desapareciera en Birmania, en al menos cuatro ocasiones la policía china le había advertido no involucrarse en el caso de su madre ni contactar abogados, según el Defensor de Derechos Humanos Chino, un grupo internacional que aboga por los derechos humanos.

Huang Hanzhong, un abogado que representa al padre de Bao, le dijo a la edición china de La Gran Época que estaba buscando información en el departamento de asuntos extranjeros de China para saber si Bao Zhuoxuan, Tang Zhishu y Xing Qingxian estaban a salvo.

O el régimen chino ha hecho un arresto internacional “estilo bandido”, o las autoridades birmanas realizaron una detención equivocada, dijo Huang.

“Sin importar cuál sea la situación, los abogados tienen el derecho de pedir que el departamento de asuntos extranjeros asegure el bienestar de los ciudadanos chinos cuando viajen al extranjero”, dijo Huang.

Los arrestos podrían estar conectados al trabajo de la madre de Bao Zhuoxuan, la abogada de derechos humanos Wang Yu, quien estaba defendiendo a tres practicantes de Falun Gong en la provincia de Hebei al norte de China, uno de sus últimos casos antes que las autoridades chinas la detuvieran en julio.

Falun Gong, una práctica de meditación tradicional china, fue blanco en una persecución al estilo de la Revolución Cultural, a partir de 1999. Bajo las órdenes del entonces cabecilla del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, incalculables practicantes de Falun Gong han sido torturados a muerte, y cientos de miles de otros permanecen detenidos. Investigadores dicen que los órganos de los practicantes de Falun Gong están siendo sustraídos por el régimen comunista y vendidos por ganancias. La cifra de muertos por sustracción de órganos está ahora por encima de los dos millones.

Wang Yu y otros abogados de derechos (weiquan) han sido perseguidos sin piedad por muchos años por el régimen comunista mientras intentan defender o reunirse con sus clientes: grupos sin derechos, cristianos de hogar, uigures, minorías tibetanas y practicantes de Falun Gong.

Antes de que Wang pudiera participar en un interrogatorio a su cliente el 2 de julio, fue retirada a la fuerza de una corte en el tercer piso, arrastrada por las escaleras y “echada afuera como una bolsa a la calle”, dijo un testigo.

Escape

Se supone que Bao Zhuoxuan habría viajado desde Birmania a Tailandia intentando escapar de China, dijo el ex líder en la protesta estudiantil de Tiananmen, Fengsuo Zhou al New York Times.

“Él estaba tratando de llegar a Estados Unidos. Pero sin pasaporte, esta era la única ruta que podía tomar”, dijo Zhou, quien había planeado encontrarse con el adolescente en Tailandia.

El 9 de julio, la policía china demoró a Bao Zhuoxuan y a su padre en el aeropuerto de Beijing cuando se estaba preparando para estudiar en Australia. La policía también dijo que confiscó el pasaporte de Bao.

Aproximadamente al mismo tiempo, la policía china irrumpió en la casa de la familia Bao en Beijing y se llevó a Wang Yu. El arresto de Wang estuvo seguido de una represión masiva sobre los abogados de derechos y activistas por todo el país por parte del Partido Comunista Chino.

Al 2 de octubre, al menos 288 abogados, personal de firmas de abogados y sus familiares han sido detenidos, cuestionados o acosados por las autoridades chinas, según el grupo China Human Rights Lawyers Concern de Hong Kong.

Juliet Song contribuyó a este informe.

TE RECOMENDAMOS