Historias de la antigua China: Protección contra la arrogancia y la pereza

Por CINDY CHAN
21 de Marzo de 2020 Actualizado: 22 de Marzo de 2020

El renombrado calígrafo Wang Xizhi, conocido como el Sabio de la Caligrafía china, vivió durante la dinastía Jin (265-420) y tuvo siete hijos, entre los cuales su hijo menor, Wang Xianzhi, también fue un calígrafo distinguido.

Cuando Xianzhi tenía 15 años, ya  había logrado gran habilidad en la caligrafía y a menudo recibía frecuentes elogios de su padre y otros ancianos.

Xianzhi se hizo bastante arrogante y perezoso, pensando que su capacidad era ya excelente y por lo tanto no tenía que trabajar duro y hacer esfuerzos para mejorar.

Hay una historia acerca de cómo Wang Xizhi ayudó a su hijo a darse cuenta de la insensatez de ser arrogante y la importancia de la diligencia para lograr su ambición.

“Wang Xizhi, de la dinastía Jin Oriental en el siglo IV, fue el Sabio de la Caligrafía”. (Ren Yi / DominioPúblico / WikimediaCommons).

Un día, Wang Xizhi fue llamado a la capital y su familia celebró una cena de despedida para él que incluía buena comida y vino. Aunque levemente intoxicado, Wang Xizhi tuvo una inspiración repentina para escribir algunas palabras de sabiduría como guía para Xianzhi.

Wang Xizhi escribió un poema en la pared llamado “Preceptos contra la arrogancia” (戒驕詩), recomendando a Xianzhi no ser arrogante, sino trabajar duro.

Xianzhi, sin embargo, no estaba convencido en su corazón. En cambio, se dedicó a copiar docenas de poemas cada día y justo antes de que su padre regresara a casa, borró el poema cuando nadie lo estaba mirando y lo reescribió en la misma ubicación en la pared, imitando la caligrafía de su padre.

Xianzhi estaba muy orgulloso de sí mismo. En su arrogancia, pensaba que su caligrafía era tan buena como la de su padre y que nadie sería capaz de notar la diferencia.

Xianzhi, en medio de su arrogancia reescribió el poema de su padre tratando de imitar su caligrafía. (Wang Xianzhi/DominioPúblico/WikimediaCommons)

Cuando Wang Xizhi llegó a casa, miró fijamente al poema en la pared durante mucho tiempo y luego se rascó la cabeza y suspiró.

“¡Ay de mí! ¿Pude haber bebido demasiado vino esa noche, como para haber escrito esos caracteres tan torpes?”, exclamó Wang Xizhi.

Su hijo inmediatamente se sonrojó, sintiéndose profundamente incómodo y avergonzado. Wang Xianzhi, finalmente se dio cuenta de que solo mediante el estudio diligente y arduo trabajo podría eventualmente convertirse en un calígrafo famoso.

Educación moral en la antigua China

Escribir palabras de la sabiduría tradicional para los hijos era una forma de educación moral practicada por antiguas familias chinas.

Hay una serie de escritos de este tipo bien conocidos, llamada “Jie Zi Shu” (戒子書), o “Preceptos para un hijo”, escrito por notables figuras históricas chinas.

La pieza más famosa es una carta de Zhuge Liang a Zhuge Qiao, su hijo de 7 años de edad.

Zhuge Liang le enseñó a su hijo que estudiar diligentemente a la vez que evitar la frivolidad, la pereza y el mal carácter, le permitiría realizar altos ideales. Imagen Ilustrativa (Martine Auvray/Pixabay).

Zhuge Liang (181-234) fue un estratega distinguido durante el período de la dinastía Han del Este de China y el período de los Tres Reinos.

En su carta, Zhuge Liang le enseñó a su hijo que con el fin de realizar altos ideales y evitar arrepentimientos tristes más tarde en la vida, tendría que mantener una mente tranquila, tomar la fama y fortuna mundanas ligeramente y estudiar diligentemente a la vez que evitaba la frivolidad, la pereza y el mal carácter.

*****

Descubra:

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS