Historia y diplomacia: Hace 2000 años una princesa india de 16 años navegó a Corea y creó dinastías

Por Venus Upadhayaya
16 de Enero de 2021
Actualizado: 16 de Enero de 2021

NUEVA DELHI —Hace dos mil años, cuando no había Internet, ni redes sociales, ni aplicaciones matrimoniales para las alianzas interculturales y transnacionales, una princesa de 16 años de India navegó a Corea para conocer a su marido en un viaje que cambió el curso de la historia de las dinastías y que aún sigue impulsando las relaciones diplomáticas y culturales entre India y Corea del Sur.

El matrimonio de la princesa india Suriratna, conocida como Hur Hwang-ock, y el rey de los coreanos Kim Suro del reino de Gaya en el año 48 d.C. dio inicio a la dinastía Karak, de la que hoy en día seis millones de coreanos trazan históricamente su ascendencia.

El amor entre la emblemática pareja continúa pavimentando el futuro de la diplomacia entre los dos países y la conexión cultural entre las antiguas ciudades de Ayodhya en India y la ciudad de Gimhae en Corea del Sur, de donde procedían Hwang-ock y Suro respectivamente.

“La administración del Presidente Moon [de Corea del Sur] está tratando de desarrollar las relaciones políticas y los lazos estratégicos con base en esta asociación histórica”, dijo el Dr. Sonu Trivedi, Director del Centro Cultural Indio de la Embajada de India en Seúl a The Epoch Times en una entrevista telefónica. “Por eso esto se ha utilizado como una herramienta importante o un instrumento de política exterior”.

La Oficina de la Ciudad de Gimhae define la “historia de Gimhae y de India” como una relación “hecha por los cielos” y “abierta a un nuevo futuro”.

“El Reino de Gaya se encontraba en la base del noreste de Asia, floreciendo en su prosperidad como el centro de la cultura del hierro y el comercio marítimo. La historia de amor entre el fundador del Reino Gaya, el Rey Suro, el hijo de los Cielos, y Hur Hwang-ock de la misteriosa tierra de India trasciende dos mil años para abrir un nuevo futuro para Gimhae”, dijo la Oficina de la Ciudad de Gimhae en un libro de cuentos compartido con The Epoch Times.

Trivedi dijo que el pueblo del clan Gimhae le dice a los hindúes que también son de la India porque su abuelo materno era de la India. “Esa es la fuerte conexión en la que todavía creen”, dijo.

El rey Kim Suro del reino de Gaya y la princesa india Suriratna, conocida como Hur Hwang-ock por los coreanos. (Fotografías cortesía de la oficina de la ciudad de Gimhae)

Hace 2000 años

La princesa Hwang-ock vino del reino de Ayodhya, cuyo origen se encuentra en los “Registros del Gran Tang en la región occidental” del monje budista chino del siglo VII Xuanzhang, dijo la Oficina de la Ciudad de Gimhae.

Ayodhya era una ciudad muy antigua y estaba en una importante ruta de peregrinación y comercio que atraía a viajeros y comerciantes de todo el mundo en aquellos días, y por lo tanto estaba conectada con las rutas mundiales por tierra y mar, según el historiador indio Mahendra Pathak, profesor asociado de historia antigua en el Colegio Saket de Ayodhya.

El profesor Pathak trabajaba con el difunto profesor coreano Sung-Kyun KIM, cuyas preguntas de investigación sobre las conexiones históricas entre Ayodhya y Gimhae incluyeron el rastreo de los registros sobre el hermano de Hwang-ock, Jangyuhwasang, que vino del país Wolji, según la oficina de la ciudad de Gimhae.

El país Wolji también se llama Yuezhi o los kushans que en el apogeo de su conquista gobernaron desde el actual Afganistán hasta regiones de la actual India Central. Según una inscripción bactriana y griega hallada en Afganistán, el territorio kushan incluía Ayodhya, que entonces se llamaba Saketa. Fue en Saketa donde Buda Sakyamuni pasó catorce años en total en varios intervalos de su vida.

Los Yuezhi eran personas no Han que se originaron en la región del desierto de Gobi de la actual China y una de las cinco tribus de los Yuezhi en el curso de la historia formó la dinastía Kushan de la India que fue una de las cuatro principales potencias mundiales en la época en que la princesa Hwang-ock navegó para reunirse con el rey Suro, dijo Pathak.

Dijo que la princesa probablemente habría tomado la ruta de la seda por mar aquellos días, que ya existía entre los comerciantes y a través de la cual los monjes budistas indios Mahayana también viajaron a Corea después.

El proceso matrimonial de la princesa Hwang-Ock y el rey Suro se describe en “Samguk yusa” (“Memorabilia of the Three Kingdoms”), escrito por Il-Yeon que relata el período de la fundación de la antigua Gaya.

El Rey Suro en estos recuerdos se dirige a sí mismo como el hijo del cielo. Samguk yusa dice que los padres de la princesa soñaron con los reyes de los cielos que les pidieron que enviaran a la princesa por el Rey Suro, según el libro de cuentos de la Oficina de la Ciudad de Gimhae.

“Partí en un barco, pero el Dios de los Océanos me impidió pasar con su ira. Así que regresé y me embarqué con una torre de piedra en el barco, y pude llegar a salvo aquí”, cita la Oficina de la Ciudad de Gimhae en su relato del viaje de la princesa Hwang-Ock. La mítica torre de piedra se encuentra actualmente en la tumba real de Hwang-Ock en Gimhae.

Una representación del “Samguk yusa” (“Recuerdos de los Tres Reinos”), escrito por Il-Yeon. (Foto cortesía de la oficina de la ciudad de Gimhae)

Símbolos de los peces

El Dr. Trivedi dijo que hoy en día algunos símbolos de peces se han convertido en una reminiscencia de la conexión entre Ayodhya y los antiguos ancestros de los Gimhae —un par de peces se encuentran a la entrada de la tumba real y la puerta y también están en el emblema del estado de Uttar Pradesh, el estado de India en el que ahora se encuentra Ayodhya.

Cuando The Epoch Times visitó Ayodhya a principios de diciembre, encontró símbolos de peces en muchos edificios arquitectónicos tradicionales y en las entradas de los templos en exactamente el mismo lugar en el que se ven en las fotos de la entrada de la Tumba Real que comparte la Embajada de India en Seúl.

“Siguiendo su voluntad, el pueblo pintó un par de peces, la Torre de Piedra de Pasa, y una estatua de un elefante, el símbolo del Reino de Ayodhya”, dice la Oficina de la Ciudad de Gimhae en su folleto sobre el par de peces pintados en la Tumba del Rey Suro.

Pathak dijo que en toda la literatura de las principales civilizaciones hay historias sobre un desastre de inundación masiva que se indica con metáforas de peces y barcos. “El pez como metáfora en la mitología india significa creación y reencarnación”, dijo.

En los estrechos bylanes de Ayodhya, The Epoch Times encontró un libro sobre la historia de Ayodhya escrito por tres escritores locales que mencionan que Ayodhya se llamaba Matsyakar en sánscrito, lo que significa la forma de un pez en la antigua epopeya india del Ramayana. También se cree que Ayodhya es el lugar de nacimiento del Rey Rama, cuya historia de vida narra el Ramayan. Esto, sin embargo, no se pudo verificar por otras fuentes.

“Ha pasado una década desde que la Reina falleció. También seguiré la orden de los Cielos y me uniré a la Reina. Nos conocimos a través del destino de mil años y nos reuniremos en otro destino de mil años. Cuando muera, pongan marcas de la Reina en mi tumba”, citó la Oficina de la Ciudad de Gimhae del deseo de muerte del Rey Suro como se narra en el “Samguk yusa”.

Cuando Hwang-ock llegó a Corea, no estaba sola. Con ella llegó su séquito indio que más tarde se integró en la realeza del reino y empezó a jugar un papel crucial en el comercio marítimo entre las dos naciones. Sus siete hijos se unieron a Jangyuhwasang para estudiar budismo, mientras que otro hijo se casó en Japón, creando la nación de Yamatai, dijo la Oficina de la Ciudad de Gimhae.

Se cree que Jangyuhwasang construyó uno de los templos más antiguos de la península coreana, el templo de Eunhasa en el lado occidental de la montaña Sinosan, que significa “un pez sagrado”.

La princesa Hwang-ock también llevó consigo sus regalos matrimoniales, que incluían un caballo árabe para el rey y arbolitos de té Janggun, uno de los mejores tés que se convirtieron en parte de la cultura coreana y su legado.

“Los kushan eran famosos por sus caballos. Kamboj (una región fronteriza entre el actual Afganistán y Pakistán) producía caballos de buena calidad en ese período”, dijo Pathak.

Símbolos de peces en la puerta de la tumba real del Rey Suro del Reino de Gaya. (Fotografía cortesía de la Embajada de la India en Seúl)

La diplomacia de hoy

Ayodhya y Gimhae se convirtieron en ciudades hermanas hace más de dos decenios, y desde entonces tanto el Gobierno de India como el de Corea del Sur han iniciado varios proyectos públicos conmemorativos en las ciudades hermanas. Las relaciones diplomáticas también comprenden la interacción entre la actual realeza de Ayodhya y Gimhae.

“Les dije a ellos que no tengo una historia de 2000 años. La historia de mis antepasados se remonta a solo 250 años. Me dijeron que como usted es de la familia real de Ayodhya, lo consideramos así”, dijo Bimlendra Mohan Pratap Mishra, el actual jefe de la familia real de Ayodhya, a The Epoch Times en su palacio llamado Raj Sadan.

Mishra fue invitado a Gimhae y le concedieron privilegios reales hace unos dos decenios, después de eso la República de Corea envió un monumento en nombre de Mishra que se erigió en la orilla del histórico río Saryu de Ayodhya, dijo.

“La conexión entre la República de Corea e India comenzó por Ayodhya. Como parte de esto, hace dos años, la primera dama de Corea visitó Ayodhya como invitada principal en el festival Deepotsav. Esto ha fortalecido la hermandad entre India y Corea del Sur en aspectos sociales, culturales y otros”, dijo Mishra.

La Oficina de la Ciudad de Gimhae mencionó que la afiliación de la ciudad hermana entre Gimhae y Ayodhya se acordó en honor a la visita de Mishra.

“En 2017, Gimhae firmó un Memorando de Entendimiento de Amistad y Cooperación con el Estado de Uttar Pradesh (UP), el centro de la política india. La relación con el Estado de Uttar Pradesh, una gran ciudad de 200 millones de habitantes, ayudará a Gimhae a entrar en el mercado indio”, dijo la Oficina de la Ciudad de Gimhae.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS