Historias de las reglas de los estudiantes: respetar y cuidar a todos

Por DANIEL TENG
19 de Enero de 2020 Actualizado: 19 de Enero de 2020

El “Estándar para ser un buen estudiante y niño” (Di Zi Gui) es un libro de texto tradicional chino para niños que enseña a los niños la moral y la etiqueta adecuada. Fue escrito por Li Yuxiu en la Dinastía Qing, durante el reinado del Emperador Kang Xi (1661-1722). En esta serie, presentamos algunos cuentos chinos antiguos que ejemplifican las valiosas lecciones enseñadas en el Di Zi Gui.

Tratando a los ancianos con respeto

Está escrito en el Di Zi Gui:

Encontrar a un anciano en el camino,
Acérquese e inclínese rápidamente.
Si el anciano está en silencio
Retirarse y ponerse de pie respetuosamente.

Dizi Gui describe con gran detalle las formas de mostrar respeto a los mayores. Al comer y beber, al caminar y al sentarse, debemos dejar que el anciano vaya primero. Cuando un anciano está llamando a alguien, deberíamos llamar inmediatamente a esa persona por el anciano.

No debemos sentarnos cuando nuestros ancianos están de pie. Después de que nuestros ancianos se hayan sentado, podemos sentarnos solo si se nos dice que lo hagamos. Cuando hablemos con un anciano respetado, debemos hablar en voz baja, pero también es inapropiado si es demasiado bajo para ser escuchado. Debemos servir a nuestros muchos ancianos como lo hacemos con nuestro propio padre.

La Cortesía y la Gracia del Señor Xinling

El Señor Xinling (信陵君) fue un príncipe del Estado de Wei durante el período de los Estados Combatientes. El príncipe era muy amable, generoso y cortés con los ancianos y los eruditos. Nunca fue negligente en el trato con ninguno de ellos, a pesar de su riqueza y rango, y siempre hablaba con ellos cortésmente, sin importar su habilidad o logros.

Como resultado, muchos eruditos de miles de kilómetros a la redonda buscaron su compañía y le juraron lealtad. Durante ese tiempo, ningún otro estado se atrevió a invadir Wei debido a la gran reserva de talentosos eruditos del Señor Xinling.

Había un hombre muy talentoso de setenta años llamado Hou Ying (侯嬴). Era muy pobre y, a pesar de su edad, trabajaba como guardia en la Puerta Este de la ciudad. Cuando el Señor Xinling supo de él, envió a sus subordinados a atenderlo con abundantes regalos. Pero Hou rechazó los regalos cortésmente, diciendo: “He estado mejorando mi carácter durante años y practico la integridad. No puedo aceptar tales regalos solo por mi condición de pobreza”.

Lord Xinling (La Gran Época)

Al oír esto, el Señor Xinling organizó un gran banquete en su casa, e invitó a muchas personas importantes. Cuando todos los invitados se sentaron, el Señor Xinling partió con su carruaje de caballos (con el asiento izquierdo vacío y reservado para Hou Ying) y su séquito hacia la Puerta del Este, para invitar a Hou personalmente.

Hou arregló su viejo y destartalado abrigo, y se subió al carruaje en silencio. Se sentó justo al lado del Señor Xinling y no mostró ningún signo de mansedumbre o humildad, observando la respuesta del Señor Xinling. Pero el Señor Xinling fue aún más respetuoso con Hou.

Hou Ying le preguntó entonces al Señor Xinling si podía llevarle a visitar a su amigo en el matadero. Lord Xinling accedió con gusto y lo llevó allí inmediatamente.

Hou Ying se bajó del carruaje y saludó a su amigo Zhu Hai. Deliberadamente se tomó su tiempo con Zhu Hai mientras vigilaba al príncipe. Pero la expresión del Señor Xinling parecía aún más amable.

A estas alturas, el séquito del príncipe estaba furioso. Durante este tiempo, todos los generales, ministros y oficiales de alto rango habían estado esperando en el salón de banquetes para la apertura del festín. Además, la gente en las calles había visto al Señor Xinling conduciendo personalmente su carruaje para Hou Ying. Pero cuando Hou se dio cuenta de que la actitud del Señor Xinling no había cambiado ni un ápice, finalmente se despidió de su amigo.

Cuando llegaron al banquete, el Señor Xinling condujo a Hou Ying a su asiento en la mesa principal, y lo presentó y alabó delante de los invitados. Los invitados se sorprendieron mucho con el acto del Señor Xinling. Cuando todos estaban bebiendo y alegrándose, el príncipe se puso de pie y propuso un brindis de cumpleaños por Hou.

Hou aprovechó la oportunidad para decir: “Hoy he sido demasiado duro con Su Alteza. Yo solo soy un portero, pero Su Alteza personalmente condujo su carruaje para buscarme y me dio la bienvenida frente a tantos funcionarios. No debería haber visitado a mi amigo, pero él accedió amablemente a mi petición”.

“Como resultado, quise aumentar la reputación de Su Alteza, por eso lo hice esperar deliberadamente durante mucho tiempo. La visita fue una excusa para observar cómo iba a responder, pero fue aún más humilde y respetuoso. Todos en las calles me consideraban una persona descortés, mientras que reconocían al Príncipe como un hombre noble y cortés con el pueblo”.

Después de eso, Hou Ying se convirtió en un importante subordinado del Señor Xinling. Hou Ying también presentó al Señor Xinling a Zhu Hai, que era un sabio con grandes habilidades. Con la ayuda de estos dos sabios, el Señor Xinling se inmortalizó en la historia de China por haber derrotado al Ejército Qin y haber salvado temporalmente el Estado de Wei y el Estado vecino de Zhao. [Hou Ying, que era demasiado viejo para unirse a su protector, prometió su lealtad y apoyo al suicidarse el día del ataque].

Considerar a todos como familia

Está escrito en el Di Zi Gui:

Estamos protegidos por el mismo cielo
y apoyados por la misma tierra

Di Zi Gui nos enseña a tratar a todos como a nuestra propia familia. Debemos servir a nuestros mayores como si estuviéramos atendiendo a nuestros padres, y debemos tratar a nuestros compañeros como si fueran nuestros propios hermanos.

Aquí hay algunas historias conmovedoras de la antigua China, sobre gente que trataba a los extraños como a su propia familia.

Du Huan cuida a la Sra. Chang

Du Huan era un funcionario de la dinastía Ming. El padre de Du tenía un buen amigo, Chang Yungong, que era un oficial militar subordinado. Pero un día Chang murió repentinamente, y la inversión del negocio de su familia fracasó poco después. Su madre sobreviviente de 60 años, la Sra. Chang, se quedó sin dinero y sin hogar.

Por pura casualidad, Du se encontró con esta pobre señora. La Sra. Chang había perdido el contacto con su hijo menor durante años, y a pesar de buscar la ayuda de sus parientes, ninguno de ellos la acogió. Así que Du decidió apoyarla por el momento, mientras la ayudaba a rastrear el paradero de su hijo menor.

Más tarde, aunque Du logró localizar y contactar al hijo de la Sra. Chang, este se negó a tomar a la Sra. Chang bajo su cuidado. Así que Du Huan continuó cuidando a la anciana con gran piedad filial, tratándola como a su propia madre. Cuando ella falleció, Du Huan compró un ataúd y organizó un funeral y un entierro para ella. Posteriormente, incluso visitó y limpió su tumba cada año.

Mazu, Diosa del Mar

Había una mujer llamada Lin Mo, que vivía en la provincia de Fujian durante la dinastía Song del Norte. Según la leyenda, nunca lloró desde que nació hasta que tuvo un mes de edad. Como resultado, también se llamaba Mo Niang (默娘), o Doncella Silenciosa.

El padre y el hermano de Mo Niang eran pescadores. Un día, su barco naufragó en un terrible desastre. Con el esfuerzo de Mo Niang y de todos los demás, su padre se salvó, pero su hermano se perdió en el mar.

Para evitar que esta tragedia le ocurriera a otros, Mo Niang a menudo arriesgaba su vida para rescatar barcos en peligro.

Una vez, los aldeanos se prepararon para salir al mar. Como Mo Niang podía leer las señales de un cambio de clima inminente, se dio cuenta de que se avecinaba una gran tormenta y rogó a los pobladores que no fueran.

Para desesperación de Mo Niang, los aldeanos persistieron en salir al mar, ya que tenían que alimentar a sus familias. Sin embargo, les pidió que dirigieran su barco en la dirección de la luz, si se encontraban con una tormenta.

Fiel a su predicción, se desató una enorme y furiosa tormenta que hizo ineficaces todos las faros de luz y los marcadores de navegación. En ese momento, Mo Niang valientemente prendió fuego a su casa. El fuego iluminó el mar con su brillo, y guió a los aldeanos a la tierra. Debido a su gran amor y compasión, los aldeanos escaparon de ser ahogados.

Mo Niang trabajó hasta el cansancio para proteger a los que estaban en el mar. Lamentablemente, su dedicación hizo mella y murió prematuramente a los 28 años.

En memoria de Mo Niang, el pueblo chino ha construido templos en su honor a lo largo de la costa, y se refieren a ella como Mazu, la diosa del mar.

****

Le puede interesar:

La interferencia del régimen chino contra Shen Yun en Latinoamérica

TE RECOMENDAMOS