Historias de tolerancia y perdón de la antigua China

Por Minghui.org
28 de Marzo de 2021
Actualizado: 28 de Marzo de 2021

La tolerancia y el perdón son parte de la virtud tradicional china. Son una manifestación de compasión y ayudan a resolver muchos conflictos como se muestra en los ejemplos a continuación.

Sin defensa al ser perjudicado

Como dice un proverbio, las lesiones causadas por las armas son relativamente fáciles de soportar, mientras que los daños causados por los rumores son los más difíciles de soportar. ¿Cómo trataron los antiguos chinos a las personas que los lastimaban de esa manera? Echemos un vistazo a un par de personajes históricos.

Cai Xiang, un reconocido funcionario de la dinastía Song del Norte, una vez salió a beber con un grupo de amigos cuando uno de ellos hirió accidentalmente a un transeúnte mientras mostraba sus habilidades de tiro con arco. Pero el culpable afirmó que fue la flecha de Cai la que hirió a la persona, y el rumor pronto se extendió por toda la ciudad. El emperador se enteró y convocó a Cai al palacio para preguntar si era verdad. Cai se arrodilló y suplicó perdón. No se defendió ni le dijo a nadie que era inocente, incluso después de regresar del palacio.

En una situación similar, Gao Fang, de la dinastía Jin Oriental, sirvió como juez bajo el gobernador de Defensa, Zhang Cong’en, en Chanzhou. Duan Hongjin, un oficial militar, robó algo de madera del gobierno para fabricar muebles para él. Zhang se enfureció cuando se enteró del robo y quiso ejecutar a Duan. Para protegerse, Duan afirmó que Gao le había dicho que tomara la madera. Zhang le preguntó a Gao si esto era cierto y Gao admitió que era su culpa. La vida de Duan se salvó así.

Poco después, Zhang pagó a Gao, le dio un caballo y lo despidió de su puesto. Gao se fue en silencio y nunca defendió su inocencia.

No mucho después de eso, sin embargo, Zhang envió a alguien a llamar a Gao. Un año después, uno de los confidentes de confianza de Zhang le dijo que Gao había asumido la culpa para salvar una vida. Eso sorprendió a Zhang, y trató a Gao con aún más respeto después de eso.

Perdón y generosidad

Regalar dinero puede no ser muy difícil, pero ser amable con quienes roban su propiedad no es algo que la gente común haría.

Cuando Zhang Zhichang estudiaba en el Colegio Imperial, su familia le pidió a alguien que le trajera 10 taels (500 g) de oro. Mientras Zhang estaba fuera, su compañero de cuarto abrió su maleta y tomó el oro. Los funcionarios de la universidad realizaron una búsqueda y encontraron el oro. Para evitar humillar a su compañero de cuarto, Zhang negó que el oro fuera suyo.

Su compañero de cuarto, que había robado su oro, se lo devolvió a Zhang esa noche. Sabiendo que su compañero de cuarto era de una familia pobre, Zhang le dio la mitad del oro.

Aquí hay una historia sobre convertir a un ladrón en un buen ciudadano. Yu Lingyi de Caozhou era un hombre honesto y nunca hizo nada para dañar a nadie por un beneficio personal. Su familia se hizo bastante rica en los últimos años de Yu. Una noche, alguien entró a hurtadillas en su casa para robarlo. Sus hijos atraparon al intruso, que resultó ser el hijo de su vecino. Yu le preguntó: “Nunca has hecho nada malo en el pasado. ¿Por qué has recurrido al robo?

“Porque somos tan pobres”, respondió el ladrón. Yu luego le preguntó qué necesitaba. El ladrón dijo: “Diez mil monedas serían suficientes para comprar comida y ropa”. Entonces Yu le dio el dinero y lo dejó ir. Pero rápidamente lo llamó de regreso. El ladrón estaba preocupado, pensando que Yu podría haber cambiado de opinión e iba a denunciarlo a las autoridades.

Yu le dijo: “Eres muy pobre, pero ahora llevas todo este dinero y se está haciendo tarde. Me temo que los oficiales de patrulla podrían detenerte y preguntarte sobre el dinero”. Yu le dijo al ladrón que se quedara a pasar la noche y se fuera a casa al día siguiente. El ladrón estaba profundamente avergonzado por lo que había hecho y luego se convirtió en una persona muy honesta. Todos los vecinos elogiaron a Yu por su amabilidad.

La familia de Yu se hizo aún más próspera en el área local. Muchas personas atribuyeron eso a las bendiciones que recibió por hacer buenas obras.

Generoso, no irresponsable

La generosidad no es lo mismo que ser imprudente. Cuando se trata de la seguridad y la prosperidad del estado, uno debe considerar a aquellos que son honestos y capaces.

Zhang Qixian, un conocido canciller de la dinastía Song del Norte, fue promovido una vez para ser el oficial de tránsito al sur del río Yangtze. Un día, en una fiesta familiar, un criado robó varias piezas de plata y las escondió en su ropa. Zhang vio lo que hizo pero no dijo nada. Más tarde, después de que Zhang se convirtió en canciller, nombró a muchos de sus sirvientes como funcionarios, todos excepto el que había robado los cubiertos.

Un día, el sirviente se arrodilló ante Zhang y dijo llorando: “Te he servido más tiempo, pero los que vinieron después de mí ya han sido promovidos. ¿Por qué me has olvidado?”.

Zhang respondió con simpatía: “No quería decir esto, pero me temo que de todos modos te resientas. ¿Recuerdas cuando estábamos en el sur, una vez robaste algunos cubiertos? Lo he mantenido en secreto durante casi 30 años, e incluso es posible que no sepas que vi lo que hiciste. Ahora que soy el canciller responsable de nombrar y despedir a funcionarios, debo promover a los que son virtuosos y despedir a cualquiera que sea corrupto y codicioso. ¿Cómo puedo recomendar a un ladrón a un puesto oficial?”.

“Sin embargo, como has trabajado para mí durante mucho tiempo, te daré treinta mil monedas. Puedes irte ahora y elegir un lugar para establecerte. Como he revelado que sé lo que sucedió en el pasado, estarías demasiado avergonzado como para quedarte más tiempo”.

El sirviente estaba aturdido. Con lágrimas en los ojos, se despidió de Zhang.

Fuente de las historias: Ren Jing por Wu Liang en la dinastía Yuan.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS