Histórico caso de levitación presenciado por multitudes y discutido por expertos

03 de Julio de 2015 Actualizado: 08 de Agosto de 2016

CHARLOTTESVILLE, Va.- La mayoría de eruditos evitan ahondarse en registros históricos de levitación y de otras formas de psicoquinesias. El Dr. Michael Grosso, sin embargo, se ha profundizado en forma deliberada. Las implicaciones relativas a la naturaleza humana y su potencial latente, son tan importantes para la comprensión de nuestro presente y futuro, como cualquier lección de historia tiene para ofrecer, dijo Grosso.

“Me parece, que si alguna de las historias sobre levitación son verídicas… es importante para al menos una de las principales razones”, dijo Grosso. “Ellos añaden a la evidencia que concreta la idea del materialismo en algo absolutamente insostenible”.

Por milenios, la sociedad humana tuvo varios “métodos de diálogo con lo divino”, dijo él. En los últimos cien años, sin embargo, la humanidad se ha vuelto cada vez más en un materialismo absoluto, negando todo lo que no se ha medido físicamente. Sin embargo, las conjeturas de algo más, no son de fantasía, se basan en experiencias reales.

“Hay maneras de volver a lo poético, mágico y a la trascendente dimensión de experiencia humana”, dijo Grosso. Él recibió su doctorado en Filosofía, en la Universidad de Columbia y es extraoficialmente afiliado a la División de Estudios de percepción de la Universidad de Virginia. Escribió un libro acerca de un caso particular de levitación, en el que él dijo dar todos los indicios del ser genuino. Él estuvo bajo contrato con Oxford University Press para publicar el libro, pero terminaron su contrato cuando se negó a bajar el tono en declaraciones sobre levitación. Aquello será publicado este año por Rowman & Littlefield, con el título: “El hombre que pudo volar: San José de Copertino y el Misterio de la Levitación”.

San José de Copertino (1603-1663) a veces flotaba algunas pulgadas sobre el piso, a veces volaba alto en el aire frente a grandes multitudes en toda Italia. El proceso de canonización de la Iglesia involucra investigaciones profundas, y por lo tanto, muchos registros escritos incluyen a 150 testimonios de testigos presenciales, proporcionan información detallada sobre las levitaciones de Copertino.

Algunas personas hoy en día tienden a desestimar cualquier cuenta como la ilusión de fervor religioso, o supersticiones atrasadas de una sociedad relativamente primitiva. Pero Grosso dijo, “Un hecho es una entidad sin tiempo”.

En cuanto a posibles objeciones de los escépticos, Grosso dijo: “No se mantiene el agua, no durante 35 años, ni todos los testigos estuvieron involucrados. … El carácter de los testigos fue de los más alto en la Orden de Cardenales, un Papa, y en el de los propios inquisidores”.

La iglesia de ese entonces no tuvo un motivo para ampliar falsamente un artista intérprete o ejecutante de milagros, dijo Grosso. No hay ninguna razón para creer que los registros de la iglesia den otra razón de los hechos. Copertino, por décadas confrontó tanta desconfianza como la bienvenida de la iglesia. Él fue movido de un lugar a otro y recibió advertencias vagas contra la levitación — probablemente porque él fue poderoso en su habilidad de dibujar a un gran seguidor donde quiera que él fuera.

Copertino incluso estuvo bajo una especie de arresto domiciliario en Roma, al mismo tiempo que Galileo Galilei, aunque por razones muy diferentes. Uno era un místico, el otro, una fuerza impulsora de la ciencia moderna, ambos fueron vistos con desconfianza.

La Iglesia podría haberle fácilmente marcado de hereje a Copertino, en lugar de un santo, que pudo haber explicado su levitación como a un síntoma de posesión diabólica. Se presentó ante un jurado. Pero, Grosso dijo, los inquisidores “pudieron ver que este chico no tenía motivos secretos, era completamente humilde, y él fue avergonzado por sus habilidades”.

Él no levitó intencionalmente. Levitó en un estado de éxtasis. En ciertos puntos durante la misa, Copertino aparentemente se volvió muy afectado que podría entrar en un estado alterado de conciencia y comenzar a levitar. Él era consciente de todo su alrededor, a pesar que causó un gran revuelo. Eso interfirió con su capacidad de conducir masas.

Hay una razón por lo que la gente de hoy no comienza a levitar mientras hace la cola en el supermercado, dijo Grosso. Copertino tuvo las condiciones apropiadas. No sólo estaba en un estado alterado de conciencia, un éxtasis, debido a su fe, que parecía parte integral de su capacidad, también él fue producto de su tiempo.

No es que la gente de esa época fue más crédula o más propensa a participar en alguna falsa ilusión de masas. Es que la Reformación de la Iglesia, la cultura Barroca, las prácticas comunes de ayuno y la de entrar en soledad, todo eso creó una especie de ambiente, en el que hubiera sido más fácil entrar en un estado alterado de conciencia.

Aquel fue un tiempo mentalmente discordante. ¿Podría algún acontecimiento o cambio en la sociedad moderna crear circunstancias similares?

Esto requeriría de una masa “perturbadora de existencia humana ordinaria”, dijo Grosso, aquello nos impulsaría hacia un estado colectivo de conciencia más amplia a nuestras habilidades latentes. En lugar de una catástrofe o evento traumático, esperaría que esto pueda lograrse si la ciencia se uniera a la búsqueda de la conciencia superior.

Copertino y otros a lo largo de la historia, igual que en nuestro tiempo a través de muchas culturas, expusiron diversas capacidades sobrenaturales. También se habló de Copertino que realizó curaciones y emitió el “olor de santidad”. Si una sola persona pudiera desarrollar todas las habilidades latentes reportadas en cuentas dispersas, “Lo que usted hubiera obtenido es ser un súper humano, un superhombre, una supermujer”, dijo Grosso.

Las habilidades psicoquinéticas no siempre pueden ser desplazadas en pantallas dramáticas como las levitaciones de Copertino. El incremento efectivo de placebos en ensayos médicos, por ejemplo, podrían ser un efecto psicoquinético moderno más tenue, dijo Grosso.

“¿Podría ser que [estas habilidades latentes] representen el potencial compuesto de evolución futura a la humanidad?”, preguntó él. “Uno sólo puede esperar que algo así pueda llegar a ser verdad”.

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. En “Explorando Enigmas” La Gran Época recoge historias sobre estos extraños fenómenos para estimular la imaginación y abrir previamente a posibilidades inimaginables. ¿Son verdad? Usted decide.

TE RECOMENDAMOS