Hoja de callicarpa americana ofrece una esperanza contra la creciente resistencia a los antibióticos

Investigaciones revelan que la hoja de callicarpa americana o beautyberry puede ofrecer una nueva herramienta en la lucha contra una crisis médica inminente
Por GREENMEDINFO
05 de Noviembre de 2020
Actualizado: 05 de Noviembre de 2020

La investigación de una planta venerada por los nativos americanos por sus cualidades medicinales ofrece una prometedora contribución a una de las amenazas más graves para la salud pública de nuestro tiempo.

Los científicos de la Universidad de Emory, en colaboración con la Universidad de Notre Dame, publicaron un estudio en la revista de enfermedades infecciosas de la Sociedad Química Americana en junio, en el que se detalla cómo un arbusto común, la callicarpa americana o beautyberry, tiene potentes propiedades que lo convierten en un poderoso aliado en la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

En sus pruebas de laboratorio, los investigadores observaron que los compuestos extraídos de la hoja de beautyberry funcionaban para aumentar la eficacia de los antibióticos contra las cepas de bacterias resistentes, concretamente el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, comúnmente conocido como SARM.

Cuando se emplearon extractos aislados de la hoja de la planta junto con la oxacilina, uno de los antibióticos más recetados del mundo, el extracto de la hierba actuó como potenciador de los antibióticos. Los potenciadores de antibióticos son compuestos activos que, por sí mismos, tienen poca o ninguna actividad antibiótica, pero cuando se utilizan en combinación con medicamentos antibióticos aumentan el poder de estos medicamentos.

Los dos compuestos trabajaron en sinergia para reducir la resistencia del SARM al tratamiento con antibióticos, una señal esperanzadora para los médicos que luchan por tratar esta obstinada infección.

La medicina de plantas nativas es la clave para los beneficios de la salud moderna

Mientras que este atributo medicinal puede que no haya sido documentado anteriormente, la hoja de beautyberryl tiene una comprobada historia como medicina vegetal, lo que ha llevado a los investigadores a explorar por qué ciertas culturas han reverenciado y confiado en el arbusto de beautyberry durante siglos.

Las tribus nativas americanas del sur de Estados Unidos han utilizado las raíces, las hojas y la corteza de beautyberry durante siglos, tratando una amplia gama de problemas de salud como la malaria, el reumatismo, los mareos, los dolores de estómago y la disentería, entre otras dolencias.

En un comunicado sobre los hallazgos proporcionados por Emory Health Sciences, la coautora del estudio, Cassandra Quave, afirma: “Decidimos investigar las propiedades químicas de la Callicarpa americana porque era una planta medicinal importante para los nativos americanos”.

Los antecedentes particulares de Quave incluyen experiencia en etnobotánica médica, el estudio de plantas medicinales usadas por los pueblos nativos, un campo de estudio en el que se basa para desbloquear los avances médicos modernos. Además de ser profesora adjunta de salud humana en la Universidad de Emory, Quave también es integrante del Centro de Resistencia a los Antibióticos de Emory, un trabajo que la informa de su búsqueda de formas de reducir la crisis mundial de la creciente resistencia a los antibióticos.

Este estudio le dio a Quave y a su equipo la oportunidad de expandir los hallazgos anteriores sobre el extracto de la hoja de beautyberry que inhibía el crecimiento de la bacteria que causa el acné. Los investigadores querían probar esta acción antimicrobiana probada para la eficacia contra el SARM, una cepa de estafilococo resistente a los antibióticos.

El equipo primero intentó aislar el agente antimicrobiano activo dentro del complejo botánico. “Incluso un solo tejido vegetal puede contener cientos de moléculas únicas”, dice Quave. “Es un proceso meticuloso para separarlas químicamente, luego probar y volver a probar hasta encontrar una que sea efectiva”. Finalmente, identificaron un compuesto perteneciente a un grupo de químicos conocidos como diterpenoides de clerodano, utilizados por las plantas para disuadir la depredación, que inhibía ligeramente el crecimiento del SARM.

Con el fin de aumentar la eficacia de esta acción, desplegaron el compuesto aislado en combinación con la oxacilina, un antibiótico betalactámico utilizado para tratar las infecciones por estafilococos. El SARM se caracteriza por su resistencia a la meticilina, otro antibiótico de la categoría de los betalactámicos utilizado en la lucha contra los estafilococos.

“Los antibióticos betalactámicos son unos de los más seguros y menos tóxicos que existen actualmente en el arsenal de antibióticos, pero lamentablemente, el SARM ha desarrollado resistencia a ellos”, dice Quave. La capacidad de la hoja de beautyberry de disminuir esta resistencia puede contribuir a lograr tratamientos antibióticos más eficaces para quienes padecen esta grave infección potencialmente mortal”.

Resistencia a los antibióticos: Una amenaza para la salud mundial

El aumento de la resistencia a los antibióticos es una crisis médica inminente que la Organización Mundial de la Salud describe como uno de los mayores retos de salud pública de nuestro tiempo. De acuerdo con las estadísticas de los CDC, al menos 2.8 millones de personas contraen una infección resistente a los antibióticos y más de 35,000 personas mueren a causa de estas infecciones al año.

En “The Review on Antimicrobial Resistance”, un reporte encargado por el Reino Unido, el economista Jim O’Neill especuló que para el año 2050, 10 millones de personas morirán cada año por infecciones bacterianas resistentes.

Una posible solución radica en el uso de potenciadores de antibióticos como el extracto de hoja de beautyberry y otros agentes que modifiquen la resistencia. Para ello, el siguiente paso de este equipo pionero es probar la combinación del extracto de hoja de beautyberry y la oxacilina en estudios con animales.

El análisis en curso de los compuestos químicos específicos de la planta puede mejorar aún más su uso seguro y eficaz como potenciador de antibióticos en combinación con terapias antibióticas probadas. “Necesitamos seguir llenando la tubería de descubrimiento de fármacos con soluciones innovadoras, incluyendo posibles terapias combinadas, para abordar el actual y creciente problema de la resistencia a los antibióticos”, dice Quave.

Alternativas a los antibióticos basados en medicamentos

Los antibióticos se recetan con una frecuencia alarmante en Estados Unidos. Según un informe de 2018 de The PEW Charitable Trust, solo en 2015 se dispensaron casi 270 millones de recetas de antibióticos en las farmacias de pacientes externos de Estados Unidos, lo que equivale a 838 recetas de antibióticos por cada 1000 personas.

Al menos el 30 por ciento de estas prescripciones de antibióticos fueron innecesarias, según el reporte PEW. La investigación de los CDC confirma estas cifras, informando que 1 de cada 3 recetas de antibióticos no son necesarias y que estos medicamentos a menudo son mal utilizados en los entornos de pacientes ambulatorios.

Las bacterias sanas son esenciales para una buena salud en general, como lo demuestra claramente un significativo y creciente cuerpo de investigación sobre la importancia del microbioma. Estamos empezando a entender cómo esta interacción humano-microbiana afecta a todos los aspectos de nuestra fisiología, desde el intestino al cerebro y todo lo demás.

Un estudio de 2013 dirigido por el Dr. Martin Blaser, pionero en el campo de la investigación de los microbiomas, informó que el delicado equilibrio de las bacterias en el intestino puede que nunca se recupere de un uso excesivo de antibióticos, lo que puede incluso dañar la salud de las generaciones futuras.

La sabiduría del pasado tiene mucho que enseñarnos sobre las alternativas a los antibióticos. Los hábiles practicantes de la medicina tradicional recurren a la perspicacia, el conocimiento y la sabiduría práctica transmitida durante miles de años para restablecer el equilibrio del cuerpo, en lugar de destruir los microbios ofensivos que los alópatas atribuyen como causa de la enfermedad.

Las hierbas y plantas han evolucionado junto con la humanidad, y como las culturas tradicionales siempre han sabido, es un lugar donde vale la pena buscar para encontrar lo que realmente nos puede curar.

El Grupo de Investigación GMI se dedica a estudiar los temas de salud y medio ambiente más importantes de la actualidad. Se pone especial énfasis en la salud ambiental. Nuestra enfocada y profunda investigación explorará las muchas formas en que la condición actual del cuerpo humano refleja directamente el verdadero estado del medio ambiente. Este trabajo se reproduce y distribuye con el permiso de GreenMedInfo LLC. Suscríbase al boletín de noticias en www.GreenmedInfo.health


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS