Hombre al que se le denegó la compra de armas apela ante la Corte Suprema

Por Matthew Vadum
01 de Agosto de 2021
Actualizado: 01 de Agosto de 2021

Un hombre de origen del Medio Oriente a quien se le negó dos veces la compra de armas de fuego por parte del sistema de verificación de antecedentes del gobierno federal está pidiendo a la Corte Suprema que escuche su apelación.

El caso es Turaani vs. Wray, expediente judicial 21-72, fue archivado el 20 de julio. El director del FBI, Christopher Wray, es uno de los tres demandados; los otros son Charles H. Kable IV, director del Centro de Detección de Terroristas del FBI y un agente individual del FBI.

El FBI administra el Sistema Nacional de Verificación Instantánea de Antecedentes Penales (NICS) para llevar a cabo verificaciones de antecedentes para la compra de armas de fuego. Cuando este recibe una solicitud de verificación de antecedentes, el FBI no puede revelar detalles del registro de un comprador y puede responder con una de tres directivas: “continuar”, “denegar” o “retrasar”.

El demandante Khalid M. Turaani es un ciudadano de EE. UU. de origen palestino, según la petición.

“Él no tiene antecedentes penales, antecedentes de enfermedad mental o criterios descalificantes que le impedirían comprar un arma de fuego. Él es una figura prominente en su comunidad y en el extranjero, y está involucrado en varias organizaciones sin fines de lucro que ayudan a las comunidades palestina-estadounidense y musulmanas”, decía la demanda.

Turaani intentó comprar un arma de fuego en 2017, pero antes de que se pudiera completar la transacción, un funcionario del FBI se comunicó con el vendedor de armas de fuego y le informó que Turaani era objeto de una investigación federal. El vendedor negó la venta.

Turaani presentó una demanda en una corte de distrito federal, afirmando que se habían violado sus derechos de la Segunda Enmienda. La corte desestimó el caso, pero señaló que “Turaani tiene razón en que el agente del FBI violó (…) [la Ley de Privacidad] al revelar que Turaani era el objetivo de una investigación del FBI”. La Ley de Privacidad prohíbe la revelación ilegal de información por parte de los funcionarios públicos a quienes no tienen necesidad de conocerla.

En 2018, Turaani volvió a intentar comprar un arma de fuego, esta vez de un vendedor diferente en Michigan, según su demanda ante la Corte Suprema.

Como había sucedido el año anterior, la verificación del NICS arrojó una respuesta “retrasada”. El vendedor le pidió a Turaani que lo contactara tras un período de espera de tres días, diciendo que le vendería el arma porque el aviso “retrasado” era algo que el vendedor había visto antes.

Pero cuando Turaani volvió a comunicarse con el vendedor, le informaron que [el FBI] se había presentado en el negocio del vendedor un día después del intento de compra y dijo que al FBI “no le gusta la empresa que [Turaani] mantiene”, indica la petición.

“El agente también le mostró al vendedor una fotografía del Sr. Turaani y otra persona que parecía ser de ascendencia del Medio Oriente. El agente dejó su información de contacto y le pidió al vendedor que se la diera al Sr. Turaani. Las comunicaciones del agente al vendedor de armas de fuego excedieron el alcance permitido de revelaciones según las regulaciones pertinentes”, decía la demanda.

“Debido a las revelaciones del agente, el vendedor se negó a venderle un arma de fuego al Sr. Turaani, afirmando que ya no se sentía cómodo haciéndolo después de la visita del agente y las declaraciones sobre el Sr. Turaani. Las revelaciones de información indebidas del gobierno perjudicaron el derecho de la Segunda Enmienda del Sr. Turaani a portar armas, sus intereses de privacidad, su reputación y el empleo elegido, y le causaron estrés emocional”.

Él demandó nuevamente bajo la Ley de Privacidad. La corte de distrito rechazó sus demandas bajo la Ley de Privacidad, aplicando el mismo análisis que la corte anterior había empleado para sus demandas de la Segunda Enmienda. Lo confirmó la Corte de Apelaciones de EE. UU. para el Sexto Circuito.

Las dos cortes inferiores sostuvieron que Turaani no pudo demostrar que su perjuicio se pudiera atribuir a una acción del FBI y que no había establecido una capacidad legal para demandar, razonando que cualquier perjuicio que sufrió no fue causada por el FBI, sino por un tercero, en este caso, el vendedor de armas.

No hubo coacción, sostuvo el VI Circuito. Hacer una consulta y transmitir información ambigua “está muy lejos de obligar a actuar”.

“El perjuicio de Turaani se debe a las acciones del comerciante de armas, no al FBI. Haga un balance de lo que hizo el FBI. [El agente] visitó al comerciante para “hablar con él” sobre Turaani. Eso no es suficiente. El contacto no equivale a coerción. [El agente] luego pidió ver la información que Turaani proporcionó cuando intentó comprar el arma. Eso no es suficiente. De lo contrario, toda investigación policial podría generar una demanda basada en una investigación. [El agente] luego le mostró al comerciante una fotografía de Turaani con un hombre desconocido de aparente ascendencia del Medio Oriente, y agregó que tenía preocupaciones “con la empresa que “mantiene” Turaani.

“Eso tampoco es suficiente. Transmitir información, e información ambigua, está muy lejos de obligar a actuar. Una teoría indirecta de la trazabilidad requiere que el gobierno halague, coaccione, ordene. Aventurarse con preocupaciones vagas no hace nada de lo anterior”.

Como escribe Mitchell Jagodinski en SCOTUSblog, la situación de Turaani es que los fallos judiciales le dan al gobierno lo que equivale a un “pase libre” para hacer circular información confidencial a terceros sin sufrir ninguna consecuencia legal, a pesar de las reglas establecidas por el Congreso en la Ley de Privacidad.

El peticionario solicita “la revisión de la corte para hacer cumplir la protección de la Ley de Privacidad contra revelaciones de información indebidas y declarar que una acción previsible de terceros en respuesta a una revelación gubernamental inadecuada es suficiente para establecer la trazabilidad con fines permanentes”.

The Epoch Times se puso en contacto con la procuradora general interina Elizabeth Prelogar durante el fin de semana para solicitar comentarios, pero no recibió una respuesta al cierre de esta edición.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS