Hombre de Carolina del Norte recoge 7000 bolsas de basura e inicia un movimiento ecológico

Por Louise Bevan
10 de Noviembre de 2020
Actualizado: 10 de Noviembre de 2020

El gerente de una tienda de sandwichs de Chapel Hill, Carolina del Norte, recogió más de 7000 bolsas de basura del medio ambiente en solo dos años. Ahora, su misión como naturalista se está expandiendo en un esfuerzo comunitario a medida que más y más gente ve los resultados.

Daniel Toben, de 32 años, empezó a recoger basura cuando era estudiante en la Universidad Estatal de Carolina del Norte en 2009, adquiriendo el apodo de “el chico de la basura”.

(Cortesía de Daniel Toben)

“Quería hacer algo práctico”, dijo Daniel a Unilad. “Quería encontrar formas de ayudar al medio ambiente, y descubrí que podía causar un mayor impacto tratando de embellecer las áreas naturales a mi alrededor”.

Daniel empezó limpiando un arroyo lleno de botellas de plástico cerca de su vivienda. La recolección de basura pronto se convirtió en un hobby.

Con el paso de los años, absorbió más y más del tiempo libre de Daniel. Comenzó a compartir fotos de sus esfuerzos en las redes sociales y pronto recibió apoyo de ayudantes voluntarios, usando una aplicación de teléfono celular llamada Fulcrum para llevar un registro de los lugares cubiertos, las bolsas recolectadas y las fotos de “antes y después”.

(Cortesía de Daniel Toben)

En noviembre de 2018, Daniel decidió ampliar su cobertura. Creó una campaña en GoFundMe, con la esperanza de recaudar 5000 dólares para comprar un vehículo para mejorar su capacidad de recolección. La página despegó; hasta la fecha, el fondo ha recaudado más de 14,000 dólares.

“La mayor parte llegó cuando me di cuenta del costo de dejar lo que había encontrado”, explicó Daniel. “Al recuperar estos artículos y disponer adecuadamente de ellos o devolverlos a sus dueños, empecé a participar en un proceso de recuperación”.

“Ya no solo estaba tocando la basura. Estaba tocando vidas”.

(Cortesía de Daniel Toben)

Además de la basura, tanto reciclable como no reciclable, Daniel ha recogido varias toneladas de metal, piezas de mobiliario, miles de neumáticos, y cientos de envases de aceite de motor usado, disolvente de pintura, masilla, pintura en aerosol, pesticida, herbicidas líquidos y anticongelante.

También encontró (y devolvió) tres carteras, una caja fuerte llena de artículos de valor, pasaportes y certificados de nacimiento de niños, dos perros perdidos, llaves y un abrigo de invierno.

(Cortesía de Daniel Toben)

The Epoch Times se puso en contacto con Daniel, quien dijo que la ha pasado “muy bien” limpiando la basura, y añadió: “He estado buscando la forma de hacerlo todos los días”.

Para esto, Daniel expandió su presencia en las redes sociales. Con su proyecto en curso “The Earth Stewards”, Daniel creó un sitio web y una página de Facebook para compartir el seguimiento de su misión y su progreso.

En abril, en el punto más alto de las restricciones de distanciamiento social, Daniel apareció en los titulares por participar en una iniciativa del vecindario en el Hillside Park de Durham. En respuesta a una sugerencia de Twitter para que la gente recogiera una bolsa de basura en el parque, Daniel hizo algo mejor: recogió 16.

(Cortesía de Daniel Toben)

En julio, después de terminar sus horas de trabajo remuneradas, Daniel dijo a Unilad: “Ahora paso entre cuatro y ocho horas la mayoría de los días en la limpieza. Estoy en mi propio reino por un tiempo, y eso me da un increíble sentido de orgullo”.

“Mis amigos que han participado en las limpiezas han pasado de sentirse aislados a, finalmente, estar contentos y emocionados”.

Daniel también espera que The Earth Stewards motive a otras personas a respetar sus propios estados. “Nadie puede hacer esto también”, dijo. “Puede obtener el tipo correcto de guantes y bolsas de basura en cualquier gasolinera y hacerlo usted mismo, y no es un mal trabajo”.

(Cortesía de Daniel Toben)

La campaña de recolección de basura de Daniel está limpiando, embelleciendo y haciendo que Carolina del Norte sea un poco más segura cada día.

“Cada lugar que toco se siente más liviano”, Daniel compartió en GoFundMe, “y como mi abuela lo dijo después que limpié alrededor de su granja, ‘Se siente como si el bosque pudiera respirar de nuevo'”.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS