Hombre descubre inmensa ciudad subterránea mientras renueva su casa: ¡Los túneles no tienen fin!

Por Michael Wing
18 de Enero de 2023 3:54 PM Actualizado: 18 de Enero de 2023 3:54 PM

Entre las extrañas chimeneas de hadas de roca erosionada que pueblan el paisaje de Capadocia, en el centro de Turquía, poco más que un indicio sugiere que bajo el árido suelo que pisamos se esconde una extensa ciudad subterránea.

Durante siglos, los habitantes de la meseta de Anatolia han esculpido viviendas, monasterios y aldeas trogloditas en la blanda roca volcánica local, evocando lo que hoy parecen escenas de una novela de Tolkien. En la superficie hay suficiente para despertar la imaginación y atraer a los turistas que practican senderismo y pasean en globo por Capadocia; mientras tanto, un mundo subterráneo con cientos de kilómetros de cámaras y pasadizos permanece oculto bajo tierra.

Llamada Elengubu en la antigüedad, tras su reciente redescubrimiento esta ciudad cavernosa tomó prestado el nombre del distrito que la rodea, Derinkuyu, en la provincia de Nevşehir. Abandonada hace siglos, la intrincada red de túneles de Derinkuyu ofreció antaño seguridad y ocultación a quienes buscaban refugio en medio de la persecución.

Una vista aérea muestra el castillo de Uchisar, al este de Nevesehir, en la provincia del mismo nombre, en la región histórica de Capadocia, en el centro de Turquía, el 24 de agosto de 2022. (OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images)
Un turista camina por un pasadizo de la ciudad subterránea de Derinkuyu, en Turquía. (Omar Haj Kadour/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, la ciudad estaba —y sigue estando— entrelazada con estructuras de piedra y viviendas por tierra. Tras su abandono, y después de desaparecer del conocimiento público a principios del siglo XX, el redescubrimiento accidental de Derinkuyu en 1963 se atribuyó a una reforma doméstica. Según los lugareños, un turco que estaba ampliando su domicilio derribó un muro y descubrió un pasadizo abismal que parecía no tener fin, lo que llevó a la pronta excavación de la ciudad subterránea. Este fue el primero de los 600 puntos de entrada que conectaban Derinkuyu con las estructuras superiores.

De tamaño gigantesco, Derinkuyu se extiende por 445 kilómetros cuadrados y desciende 85 metros bajo tierra en 18 niveles. Derinkuyu fue en su día una bulliciosa ciudad subterránea con viviendas para unos 20,000 habitantes, establos para el ganado, prensas de vino y aceite, bodegas, capillas, escuelas, pozos y otros servicios. Esto convertía a la metrópolis subterránea en una comunidad totalmente autosuficiente, cuyos habitantes podían aislarse de un mundo exterior a menudo plagado de peligros en tiempos de invasión u ocupación.

Esta foto tomada el 23 de agosto de 2022 muestra una vista de las cuevas rupestres del Parque Nacional Histórico de Goreme, al este de Nevesehir (Neapolis), en la provincia del mismo nombre, en la región histórica de Capadocia (Kapadokya), en el centro de Turquía. (OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images)
Turistas exploran un pasadizo de la ciudad subterránea de Derinkuyu, en la provincia central turca de Nevsehir, el 24 de agosto de 2022. (OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images)

En cuanto a quién ocupó Derinkuyu a lo largo de los siglos y quién lo creó, las evidencias de viviendas en cuevas en Capadocia se remontan al Paleolítico Superior. Durante siglos, la toba volcánica —roca formada por depósitos solidificados de ceniza volcánica— permitió excavar con herramientas metálicas sencillas como palas y picos. En su origen más antiguo, Derinkuyu se ha asociado con los hititas de Anatolia, que podrían haber excavado los primeros niveles en el siglo XV a.C. Los artefactos hititas descubiertos en su interior dan peso a esa teoría.

Posteriormente, los frigios invadieron la ciudad hacia el 1200 a.C. y la ocuparon; famosos por su destreza arquitectónica en el tallado de la piedra en la región, probablemente construyeron la mayor parte de la infraestructura de la ciudad. Los persas y los selyúcidas probablemente realizaron nuevas expansiones cuando llegaron a ocupar el territorio. Sin embargo, Derinkuyu alcanzó su mayor tamaño durante la época bizantina, cuando los cristianos buscaron refugio de los árabes musulmanes durante las guerras árabe-bizantinas, entre 780 y 1180.

En su apogeo, el santuario ofrecía refugio a 20,000 habitantes y les permitía resistir a los invasores durante meses sin entrar en contacto con el mundo exterior. Los pisos superiores de Derinkuyu consisten en grandes almacenes de alimentos secos y establos para el ganado que habrían reducido los olores indecorosos y los gases tóxicos, a la vez que proporcionaban aislamiento vital durante los meses más fríos para los que habitaban abajo.

(Pixabay/ vapostolo)

Un pozo al que puede acceder el pueblo desde la superficie desciende unos 55 metros bajo tierra y suministra ventilación y agua potable a toda la ciudad. Podría haberse cortado fácilmente desde abajo para evitar un envenenamiento potencialmente mortal del suministro de agua de la ciudad. Mientras tanto, más de 50 pozos de ventilación penetran hasta la superficie, suministrando a la ciudad aire fresco desde arriba. Los pasadizos estaban iluminados con antorchas y lámparas, y muchas de las paredes y techos siguen ennegrecidos por la carbonilla. El acceso entre niveles se facilitaba mediante escaleras excavadas en la roca o peligrosos pozos verticales con asideros y puntos de apoyo excavados en la roca.

En caso de invasión, las entradas a cada uno de los niveles de la ciudad presentaban puertas redondas de piedra que pesaban unas 1000 libras y que podían cerrarse con un rodillo para bloquear el paso a los intrusos. Estas puertas estaban provistas de un agujero central a través del cual los defensores podían atravesar a sus atacantes. Las innovadoras defensas de la estructura también quedan patentes en los estrechos pasadizos, que inducen a la claustrofobia y obligan a pasar agachado. Se cree que este obstáculo se debe a su diseño, ya que habría obligado a los asaltantes a encorvarse —asumiendo una postura bastante vulnerable— y a los grupos de asalto a viajar en fila india, lo que habría dado una clara ventaja a los defensores.

Un turista camina por un pasadizo de la ciudad subterránea de Derinkuyu, en la provincia central turca de Nevsehir, el 24 de agosto de 2022. (OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images)

Además de fortificaciones, la ciudad albergaba actividades educativas y religiosas. Se cree que una espaciosa capilla con bóveda de cañón en el segundo nivel fue una escuela misionera religiosa con salas de estudio adyacentes. Además, una serie de escaleras verticales entre los niveles tercero y cuarto conducen a una iglesia cruciforme en el quinto nivel.

Derinkuyu no es la única ciudad subterránea de Capadocia, aunque se cree que es la mayor. Hay hasta 200 ciudades subterráneas en la meseta de Anatolia, 40 de las cuales descienden a tres o más niveles de profundidad. Además, un túnel de 9 kilómetros conecta Derinkuyu con la vecina metrópolis subterránea de Kaymalki. Es concebible que muchas de estas ciudades subterráneas vayan acompañadas de “carreteras” subterráneas de interconexión para facilitar los desplazamientos seguros entre poblaciones distantes.

Turistas visitan el Parque Nacional Histórico de Goreme, al este de Nevesehir (Neapolis), en la provincia del mismo nombre, en la región histórica de Capadocia (Kapadokya), en el centro de Turquía, el 23 de agosto de 2022. (OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images)

Aunque estos lugares fueron cayendo en desuso, los griegos capadocios siguieron utilizándolos para escapar de las persecuciones periódicas hasta el siglo XX. No fue hasta que el gobierno turco ordenó la evacuación de Derinkuyu en 1923 —sus habitantes fueron extraditados a Grecia en masa— que se abandonó definitivamente. Tras su redescubrimiento fortuito en 1963 y su posterior apertura al público en 1969, ha sido espeleada por miles de personas, explorada a fondo e incluida en 1985 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

En la actualidad, los visitantes pueden explorar la antigua metrópolis por un módico precio de 50 liras turcas (1.70 dólares). Con ocho niveles de la ciudad abiertos al público, los visitantes pueden poner un pie dentro y contemplar una mera fracción de este mundo subterráneo antaño bullicioso, aunque se aconseja hacerlo en compañía de un guía experimentado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.