Se baja de su silla de ruedas para rescatar a un gatito en problemas a pesar de su discapacidad

Por Catherine Bolton
27 de Agosto de 2019 Actualizado: 27 de Agosto de 2019

La vida no es fácil para Abu Fathiyyaturahma Menk Abdun Mujtahid, de 30 años, de Sabah, Malasia. Abu está en una silla de ruedas y no puede usar sus piernas para ayudarse a desplazarse.

Nadie lo culparía si simplemente se concentrara en sí mismo y se asegurara de que su propia vida fuera manejable. Pero a pesar de sus circunstancias de vida menos que simples, este hombre de buen corazón no dudó cuando se enfrentó a la oportunidad de ayudar a una pequeña criatura necesitada, y aunque la mayoría de las personas no estaban dispuestas a tomar tiempo de sus ocupados días para molestarse a sí mismas, Abu demostró que estaba más que feliz de asegurarse de que ni siquiera las criaturas más pequeñas de Dios se quedaran indefensas.

Abu estaba fuera con otro amigo en silla de ruedas, movilizándose por una acera cerca de un terraplén cubierto de hierba y un río, cuando vio a un gatito pequeño atrapado en un pequeño desagüe pluvial justo por encima del agua.

La pendiente hacia el desagüe habría sido demasiado pronunciada para su silla de ruedas, pero Abu no dejó que eso le impidiera ayudar. Sin dudarlo, se levantó de la silla de ruedas, acomodo bien sus piernas para evitar que se arrastren, y empezó a deslizarse con cuidado por la pendiente hacia el desagüe para recoger al gatito.

Su amigo se quedó en la acera con su silla, pero sacó su teléfono para capturar el calvario en vídeo. Y con la cámara grabando, Abu se mostró noblemente poniendo mucho más esfuerzo para rescatar al animal de lo que la mayoría de los individuos sanos harían.

Sujetándose cuidadosamente con una mano para asegurarse de que no cayera al agua, Abu se inclinó para agarrar al gatito. En su primer intento, se dio cuenta de que estaba demasiado lejos del gatito como para alcanzarlo con seguridad, pero en lugar de darse por vencido, siguió deslizándose, cambiando de posición para acercarse y finalmente sacar al gatito de su posición precaria.

[epoch_video][/epoch_video]

Como era de esperarse, Abu no pudo pasar mucho tiempo con su nuevo amiguito.

Como Abu tenía que usar sus brazos para volver a su silla, tuvo que dejar al gatito en el césped que tenía a su lado por un momento. Así que mientras estaba ocupado elevándose hasta la acera para volver a su silla, el gatito corrió y cruzó la calle sin siquiera un abrazo rápido para agradecer a su rescatista y encontrar más aventuras ahora que estaba libre de la pequeña hendidura que había en la orilla del agua.

Aunque no pudo mantener al gatito con él el tiempo suficiente para llevarlo a casa y darle una nueva familia, el rápido y sencillo acto se convirtió en algo viral, ya que la gente lo alabó por pensar más allá de sí mismo.

“Su discapacidad no lo convierte en un hombre mayor o menor”, escribió una persona en Facebook, “pero su acto de bondad sí”.

“¡Ahora esta es la clase de historia de la que nos gustaría ver más! Fabulosas noticias para sentirse bien”, escribió otro.

Con suerte, sus acciones inspirarán a más gente a ayudar cuando vean a alguien necesitado y, lo que es más importante, espero que hayan servido como un recordatorio fenomenal de que las discapacidades no prueban el valor de nadie.

Una jovencita el canta a su hermano con síndrome de Down y obtiene un resultado inesperado

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS