Perder su fortuna fue lo mejor que le pasó, ahora tiene una vida que nunca imaginó

Por La Gran Época
28 de Abril de 2019 Actualizado: 30 de Mayo de 2019

¿Te has sentido alguna vez  tan cansado del bullicio de la vida moderna, que solo deseas escapar a algún lugar hermoso y dejarlo todo atrás? Aquí tenemos un hombre que hizo justo eso. Despegó y nunca regresó.

Conozcan a David Glasheen, un hombre de 73 años, nacido en Sydney, Australia, quien se fue a una isla desierta con su perro, un cruce de dingo llamado Polly como su acompañante… y nunca ha estado más feliz.

David era un multimillonario, con una fortuna estimada en 28.4 millones de dólares, cuando fue golpeado por la caída en la bolsa de valores de 1987. Lo perdió todo: su dinero, sus negocios y hasta su esposa. Tras todo esto, decidió mudarse solitario a una isla desierta… con Polly por supuesto.

Empezó a buscar su prospecto de isla desierta, cuando se encontró con Restoration Island, una pequeña masa de tierra en la costa más nororiental de Australia y como alguno diría, el resto es historia.

David ha sido auto suficiente desde el primer día, viviendo en una cabaña junto con su perro. Recoge los suministros de arroz y aceite comestible una vez al año en Cairns, a veces con algunos dulces y barras de chocolate.

También posee un ‘sistema de obsequios’ único para cuando vienen visitantes a quedarse con él y beben un poco más de la cuenta.

David permanece en contacto con el mundo exterior a través de una conexión a internet, la cual usa para ver ‘Britain’s Got talent’ en YouTube. No tiene electricidad, solo paneles solares y un generador.

“Solía recibir a mochileros que venían regularmente, pero eso disminuyó ahora”, dijo David a New York Post.

“Aquí hay algunas serpientes, arañas y cocodrilos, pero es más seguro que en muchos otros lugares del mundo donde escuchas sobre ataques terroristas”, agregó al mismo medio.

“Tengo mucho respeto por la tierra. Estoy agradecido de que no hayan decidido desarrollar la isla porque la habrían destruido”, indicó.

Recientemente David celebró su 20 aniversario viviendo en la isla y esto es lo que compartió:

“Deseo morir aquí ¿En qué otro lugar lo haría? Este es mi cielo en la tierra”.

“Cuando llegué aquí estaba enfermo por el dinero. El dinero es lo que enferma a las personas y mi matrimonio se había roto”, agregó.

“Pero estando solo echas de menos una conversación inteligente y el contacto físico con otras personas. Me encantaría encontrar una compañera que desee vivir aquí conmigo, o un par de damas que deseen venir a visitarme unas dos veces al año”, comentó.

“Lo que más me gusta de vivir aquí es la paz y disfrutar de la naturaleza. Este es un lugar hermoso en una parte remota del país que la mayoría de las personas no conocen. Me encanta”, relató.

“Los elementos y la vida salvaje con peligros. Si te encuentras en problemas aquí, estás muerto. Los cocodrilos de agua salada son animales hermosos. Ellos son peligrosos pero me encantan”, expresó.

“No hay rutina y eso es lo que me gusta de ello; cada día es diferente. Hago lo que deseo, no lo que tengo que hacer”, compartió.

Mira el video a continuación:


Inolvidable propuesta de matrimonio sorpresa en las playas de Miami Beach

¿Te gusto este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS