Hombre pierde 140 libras en 10 meses haciendo deporte y dieta: “Uno debe ser sincero con uno mismo”

Por Louise Bevan
03 de Junio de 2021
Actualizado: 03 de Junio de 2021

Un joven de Cork, Irlanda, pesaba 301 libras (aprox. 136.5 kg) en su punto álgido. Durante años ignoró su tamaño hasta que en un viaje a Miami sufrió una serie de humillaciones.

Esto le permitió darse cuenta que había un problema y que debía cambiar sus hábitos.

Para empezar a perder kilos, Conor Hegarty, de 24 años, consultor de gestión, inició una revisión de la alimentación y su estilo de vida, que incluía un régimen de gimnasio, correr y preparar las comidas. Ni siquiera el cierre por la pandemia lo detuvo; después de 10 meses, había perdido un increíble 42 por ciento de su peso corporal.

Ahora Conor espera continuar su transformación tonificándose aún más. Quiere correr su primer maratón en junio de 2022.

(Cortesía de Conor Hegarty)

Conor dijo a Men’s Health que recuerda haber sido siempre pesado. Sin embargo, su aumento de peso “se arrastró” lentamente.

“Simplemente no tenía el conocimiento de la comida o la motivación para hacer algo al respecto”, dijo al medio.

“Si hacía algo, hacía una dieta de choque durante un par de semanas, que luego terminaba con un día de excesos y después de un tiempo pesaba aún más que cuando empezaba la dieta”.

Luego todo empeoró en la universidad; la cultura de la bebida y la comida rápida nocturna para llevar dominaron la vida social de Conor.

Dejó el deporte y empezó a trabajar muchas horas. Empezaba el día con un desayuno irlandés completo y separaba las comidas principales con refrigerios de alto contenido calórico, Conor acumuló 55 libras (aproximadamente 25 kg) en menos de 18 meses, reportó Men’s Health.

(Cortesía de Conor Hegarty)

Finalmente, en un viaje a Estados Unidos en noviembre de 2019, Conor se dio cuenta que su obesidad mórbida no era un asunto gracioso.

“Nunca me he sentido más avergonzado de mí mismo que cuando estuve en Miami”, dijo a Men’s Health. “Los hombres y las mujeres se veían todos muy bien (…) Todos mis amigos querían ir a una fiesta en la piscina, pero yo no podía ir porque no quería quitarme la camiseta en público”.

“Luego tuvimos un vuelo de conexión y tuvimos que correr unos 800 metros por el aeropuerto. No podía recuperar el aliento y me dolían las espinillas”.

La gota que rebosó la copa fue no poder ponerse el cinturón de seguridad en el avión. El interruptor saltó.

(Cortesía de Conor Hegarty)

Conor empezó a revisar su estilo de vida en enero de 2020, anotando primero su tasa metabólica basal (BMR) y su gasto energético diario total (TDEE) para calcular sus verdaderas necesidades calóricas. Empezó con un déficit de 200 calorías.

¿Cuál fue su estrategia? Lento y constante se gana la carrera.

Después de adaptarse, Conor volvió a reducir su consumo de calorías, dejando de lado el alcohol, los cafés con leche, los “días de trampa” y las temidas comidas para llevar de su vida previa.

“Preparaba las comidas dos veces a la semana y no me desviaba de mi plan de alimentación durante toda la semana”, dijo.

“Uno se conoce a sí mismo y a sus vicios mejor que nadie (…) Planifico previamente las comidas de la forma que más me convenga”.

(Cortesía de Conor Hegarty)

A la hora de hacer ejercicio, Conor contó con compañía. Él y un amigo se inscribieron en un programa de transformación de 12 semanas en su gimnasio local, y Conor descubrió el efecto de las endorfinas. Después del ejercicio, ya no tenía antojo de comida chatarra.

También descubrió que sus temores a ser ridiculizado por otros asistentes al gimnasio que estaban en mejor forma eran infundados.

“La regla número uno del gimnasio es: A nadie le importa su aspecto, están demasiado ocupados mirándose a sí mismos”, dice.

Sin embargo, a las seis semanas, la pandemia obligó al gimnasio a cerrar temporalmente. Conor, decidido a continuar su viaje, empezó a poner el despertador temprano, a entrenar en casa y a correr. Soportó los dolores de tobillos, rodillas y espinillas para aumentar poco a poco su intensidad.

(Cortesía de Conor Hegarty)

Al poco tiempo, empezó a correr cinco días a la semana y a jugar al fútbol, y señaló que las endorfinas —y el descanso de la pantalla— habían mejorado su salud mental. Incluso empezó a dormir mejor; ya no tenía obesidad mórbida y dejó de roncar.

Empezó a compartir sus progresos en Instagram y, en poco tiempo, su registro sobre su pérdida de peso y su estado físico se convirtieron en una fuente de inspiración para otros.

El principal consejo de Conor es empezar con pequeños cambios de rutina.

“La única manera de perder peso es ser sincero con uno mismo”, dijo. “Si uno come en exceso o no entrena lo suficiente, tiene que ser honesto consigo mismo, o de lo contrario no verá resultados”.

(Cortesía de Conor Hegarty)

Hoy, dice, ya no es la persona del pasado.

“Solía estar de pie con la espalda encorvada y la cabeza siempre mirando al suelo (…) Me faltaba total y absoluta confianza en mí mismo”, dijo Conor a Men’s Health.

“Ahora, me mantengo erguido, tengo una sonrisa en el rostro y una energía ilimitada. Realmente he empezado a vivir mi vida de nuevo”.

(Cortesía de Conor Hegarty)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS