Hombre que abusó de las drogas hasta acabar con su tabique y su matrimonio se recupera y ayuda a otros

Por Louise Bevan
02 de Junio de 2021
Actualizado: 02 de Junio de 2021

Grant era un exitoso comerciante de la ciudad de Londres con enormes ingresos hasta que cayó en la adicción a las drogas. Cuando tocó fondo empezó a mendigar limosna para comprar una lata de sidra o pastillas baratas sin receta.

Fue necesario que la familia interviniera, que fracasara la rehabilitación, que se divorciara, que se quedara sin trabajo, que tuviera una úlcera de estómago y que estuviera a punto de morir en el hospital para que Grant viera por fin la luz al final del túnel. Un programa intensivo de 12 semanas selló su compromiso de mantener una vida sana, y hoy lleva cuatro años alejado de las drogas y trabaja como coordinador de admisiones en un centro de tratamiento de adicciones.

Grant antes de empezar a llevar una vida limpia. (Cortesía de Grant/Step by Step Recovery)

“Mi infancia fue bastante normal, pero empecé a experimentar con las drogas en la escuela, a los 15 años, como una forma de integrarme”, explicó Grant, al compartir su historia con Metro. No era un estudiante exigente, por lo que abandonó la escuela sin obtener ninguna titulación y empezó a trabajar vendiendo ropa para niños en el mercado de Petticoat Lane, en el East End de Londres.

Sin embargo, al ver a sus compañeros pasearse con elegantes trajes pagados con sus sueldos de comerciantes de la ciudad, Grant empezó a soñar y envió su currículum a muchos lugares. Así, consiguió un trabajo como corredor en Cannon Street, en la planta de comercio, y se enamoró de ese entorno tan acelerado.

En 1998, ya trabajaba como corredor para una gran empresa, donde la diversión de los clientes implicaba que el alcohol y las drogas fuertes fluyeran como el agua. Al poco tiempo, Grant, que tenía esposa y dos hijos, gastaba la mayor parte de su sueldo en cocaína.

“Mi esposa estaba al tanto de mi problema con la cocaína, pero me las arreglé para ocultar todo su alcance”, dijo. Aunque a Grant le encantaba ser padre, nada detenía sus excesos, solía desaparecer durante días.

Con el paso del tiempo, el comportamiento de Grant se volvió imprudente y, en 2008, su carrera se vino abajo después de fallar una prueba de drogas, y nadie quiso emplearlo más. Aunque yo aportaba enormes ingresos a cualquier nueva “mesa” que me contratara, el riesgo de emplearme superaba rápidamente los posibles beneficios”, dijo a Metro.

La solución de Grant fue huir de sus problemas trasladando a su familia a España, pero la adicción lo siguió hasta allí.

“Gastaba más de lo que ganaba: algunos meses no logré pagar el alquiler ni las tasas escolares de mis hijos. Dormía todo el día y me quedaba despierto toda la noche”, dice Grant.

Dos años y medio después, el consumo de drogas de Grant envió a la familia a Inglaterra, donde su familiar le planteó un ultimátum: rehabilitación.

Una nueva e impactante faceta de la adicción de Grant era que el consumo de cocaína había destruido por completo su tabique, y su salud empezó a deteriorarse realmente. Sin embargo, incluso con este impedimento, era tan adicto a las drogas que no le dio demasiada importancia.

Una radiografía del daño en el tabique de Grant. (Cortesía de Grant)

Lo remitieron a un centro de rehabilitación en Arizona. Aunque era “chocante y egoísta”, Grant sabía que no se lo había tomado en serio. “Sabía que no estaba preparado para dejar de consumir drogas”, explicó. “No fui por mí, sino por los demás”.

La esposa de Grant, agotada, pidió el divorcio. Al no poder encontrar trabajo, Grant se fue a vivir con su padre. Volvió a beber y empezó a abusar de los opiáceos recetados, no era capaz de ver una salida a lo que había sido su vida.

Se enfermó de una úlcera estomacal y lo hospitalizaron cuando estalló, y pasó tres semanas en cuidados intensivos. Los médicos, que desconocían su adicción, le suministraron opiáceos por goteo intravenoso después de diagnosticarle erróneamente la enfermedad de Crohn, ya que su intestino y su estómago estaban tan corroídos.

La úlcera estomacal de Grant, que acabó reventando. (Cortesía de Grant/Step by Step Recovery)

De alguna manera, pasaron otros seis años de consumo continuado de drogas y el abuso crónico de analgésicos reabrió la herida de la úlcera. Esta vez, el estado de Grant era evidente para los médicos del hospital: estaba ictérico, anémico y pesaba menos de 44 kg.

“Estaba destrozado, tanto física como emocionalmente. Literalmente, no tenía nada”, recuerda Grant. “13 meses después, en junio de 2017, entré en otro centro de tratamiento (…) Mi negación se había roto y sabía que esta era mi única oportunidad de vivir”.

Grant permaneció en tratamiento de rehabilitación durante 12 semanas. Cuatro años después, su vida se ha transformado y su promesa a sí mismo de mantenerse limpio y ha resistido la prueba del tiempo. Sin embargo, le quedaron terribles problemas respiratorios y un impedimento en el habla debido a su consumo de cocaína, que lo cohíbe.

Grant ahora trabaja como primer punto de contacto en un centro de tratamiento de adicciones con sede en Londres, Step by Step Recovery. La mayoría de los que llaman al teléfono de ayuda ya perdieron la esperanza, explica, pero él puede utilizar su experiencia personal para ayudarlos.

Grant después del tratamiento de rehabilitación. (Cortesía de Grant/Step by Step Recovery)
(Cortesía de Grant/Step by Step Recovery)

Grant también ha reconstruido la relación con sus hijos y tiene previsto casarse de nuevo en 2022. Incluso hizo planes para reconstruir su tabique dañado.

“Hoy no vivo con el mismo nivel de miedo, vergüenza y caos que acompaña la adicción”, reflexiona Grant. “Ahora me voy a la cama por la noche y espero con ilusión el día siguiente”.

El padre y futuro esposo cree firmemente que cualquiera puede cambiar su vida, sin importar qué tan desesperado se sienta. “No cambiaría lo que tengo ahora por nada”, dijo.

Grant en la actualidad, con muchas cosas en su vida por delante. (Cortesía de Grant/Step by Step Recovery)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS