Mientras escapaba de los incendios de California filmó árboles quemándose desde adentro hacia afuera

15 de Octubre de 2017 Actualizado: 15 de Octubre de 2017

Matty McDermott buscaba una ruta para escapar de los gigantescos incendios en el norte de California cuando tropezó con un árbol que se estaba quemando de adentro hacia afuera.

El joven tomó varias fotos y las publicó en Facebook. También grabó un video.

McDermott, un residente de Sonoma, buscó desesperadamente un escape mientras los incendios rodeaban el área donde vivía. Manejó toda la noche y estaba cerca de Schellville cuando descubrió el impresionante árbol.

Un horno ardiente parpadeaba a través de varios huecos en forma de llamas en el árbol y el humo salía de su copa.

“Definitivamente no he visto nada como esto antes”, declaró McDermott a CNN.

“Queríamos saber las rutas de escape por si las necesitábamos. La ruta hacia Paloma estaba abierta. Me detuve en el costado de la carretera y toda la cumbre estaba en llamas”, explicó.

McDermott compró máscaras y se las pasó a cualquiera que conociera ya que el aire del área se volvió tóxico. Además añadió que sus padres y parientes en el área estaban a salvo.

Muertes por incendios forestales

Los bomberos enfrentaron en los últimos días condiciones más secas y ventosas que podrían provocar más incendios forestales en el norte de California, los cuales ya mataron a decenas de personas y dejaron cientos de desaparecidos en el corazón de la región vitivinícola.

Los incendios forestales más letales en la historia de California mataron a personas mientras dormían en sus camas e impulsó a las autoridades a ordenar a miles de residentes salir de sus casas, advirtiendo a cualquiera que decida quedarse: “Estás por tu cuenta”.

El número de víctimas de los más de 20 incendios que azotan ocho condados podría aumentar, con más de 400 personas en el condado de Sonoma que siguen desaparecidas.

La ciudad de Calistoga, ubicada en el valle de Napa, enfrentó una de las mayores amenazas, y a sus más de 5.000 residentes se les ordenó abandonar sus hogares a medida que los vientos se intensificaban y el fuego se acercaba.

Una fuerza de 8.000 bomberos estaba trabajando para reforzar y extender las líneas de amortiguación a través de la región, donde las llamas quemaron más de 77.000 hectáreas, un área casi del tamaño de la ciudad de Nueva York.

El llamado North Bay fires con 3.500 hogares y negocios incinerados, redujo vecindarios enteros de la ciudad de Santa Rosa a ruinas ardientes salpicadas de árboles carbonizados y coches quemados. California State Parks dijo que estaba ofreciendo campamentos a residentes desplazados de los condados afectados.

En un parque de atracciones convertido en un refugio en la cercana ciudad de Petaluma, unos 250 catres estaban llenos para el viernes, y la gente dormía en tiendas de campaña en el estacionamiento mientras los voluntarios servían avena y huevos para desayunar.

Yasmín González, de 28 años, sus cuatro hijos y su esposo, un recolector de uvas, estaban ansiosos por dejar el refugio y regresar a su apartamento en Sonoma.

“Es horrible salir de tu casa, dejas tus cosas y no saber lo que va a pasar”, manifestó González el viernes.

La causa del incendio está siendo investigada, pero las autoridades dijeron que las líneas eléctricas de Pacific Gas and Electric Company derrumbados por los vientos huracanados podrían ser las culpables.

La Comisión de Servicios Públicos de California ordenó el jueves a PG&E que preservara toda la evidencia incluyendo “todos los postes, conductores y equipo asociado fallidos de cada evento de incendio” en los condados de Napa, Sonoma y Solano, según una carta enviada al oficial de PG&E Meredith Allen.

La compañía eléctrica también debe informar a los empleados y contratistas que conserven todos los correos electrónicos y documentos relacionados con las posibles causas de incendio, mantenimiento y poda de árboles.

Reuters contribuyó a este informe.

TE RECOMENDAMOS