Hombre que vivía en la calle hace 4 años da un giro a su vida con determinación y compra su casa

Por KENG ONN WONG
27 de Octubre de 2020
Actualizado: 27 de Octubre de 2020

Un hombre de 24 años de Nueva Jersey había tocado fondo hace casi cuatro años y tenía menos de un dólar en su cuenta bancaria. Sin embargo, desde entonces se las arregló para darle un giro a su vida y ahora es dueño de una casa.

En 2016, Chris Atoki se enfrentó a muchas pruebas: lo despidieron de su trabajo, su madre lo echó de casa después de una discusión y estaba durmiendo en un auto viejo y destartalado, sin ningún lugar a donde ir.

“Literalmente lo perdí todo”, dijo en una entrevista de “This Week in Startups”.

(Cortesía de Chris Atoki)

Perderlo todo

Sin embargo, incluso antes de todas estas dificultades, la vida de Atoki como estudiante no fue realmente fácil, pero al menos estudiaba en un colegio comunitario y tenía un trabajo a tiempo completo en un almacén para pagar el alquiler y la matrícula.

“Me levantaba a las 7 AM e iba a clase hasta cerca de las 3 PM. Dormía una siesta de 2 horas e iba a trabajar a las 5 PM y trabajaba un turno de 12 horas hasta las 5 AM. Tomaba otra siesta de 2 horas y volvía a la escuela. Fue duro, pero lo aguanté”, posteó en Twitter en julio de 2020.

Entonces un día, su gerente en el almacén en el que trabajaba dijo que sus horas de trabajo se iban a reducir porque el lugar de trabajo estaba recortando horas de trabajo de algunas personas, y él fue uno de los elegidos. Inicialmente, esta opción alegró mucho a Atoki.

(Cortesía de Chris Atoki)

“Todavía podría pagar el alquiler de mamá y podría dormir en un lugar, ¿cierto?”, compartió. Sin embargo, solo dos semanas después, lo despidieron porque “no trabajaba suficientes horas”.

Sin ingresos, tuvo que dejar la escuela a pesar que en tres meses completaría su título de técnico superior en ingeniería, según “This Week’s Startup”.

Luego, en noviembre, se peleó con su madre y lo echaron de la casa. Primero intentó quedarse en casa de su abuela, luego en el dormitorio de su novia, pero desafortunadamente ninguna de esas opciones funcionó.

Sus ahorros se redujeron, hasta que un día de diciembre, llegó al punto de ruptura. “Frío glacial. Menos de un dólar en mi cuenta. Creo que era como 0.83 dólares o algo así. Sin familia. Sin amigos. Sin dinero. Con hambre”, describió Atoki en su tweet.

Sentado en su autp a las afueras de un Walmart, Atoki dijo en la entrevista: “Me sentí como si me rindiera, literalmente me morí. (…) ¿me rindo y me mato o me levanto?”.

De repente, “fue casi como si se hubiera encendido un fuego en mí”, mientras miraba por el espejo retrovisor de su auto ford thunderbird 95 de 1000 dólares. Entonces se dio cuenta que la única persona con la que podía contar en su vida era él mismo.

Al darse cuenta de esto, dijo que se sintió como una persona totalmente diferente.

Tal vez fue también el consejo de su madre lo que desencadenó su inspiración. “Una cosa que mi madre siempre dijo, más veces que cualquier otra cosa que haya dicho, es que eres el dueño de tu propio destino”, recordó Atoki, según WPVI. Llevó esto a su corazón y lo interiorizó.

Luchando para sobrevivir

Los días siguientes, Atoki fue a la biblioteca y solicitó un buscó todas las ofertas de trabajo en un radio de 50 millas.

“Continué, de hecho, reclutador Zip, Monstruo, cualquier trabajo que estuvieran contratando me obligaba a aplicar”, dijo Chris.

Hizo todos los trabajos que pudo conseguir. Desde poner pepinillos en una caja hasta ser trabajador de una fábrica, empacador de carne, asistente de DJ en una boda, agente de seguros y su primer trabajo de ventas en marketing multinivel. Pero estar en el área de ventas le abrió los ojos.

(Cortesía de Chris Atoki)

“Siempre le digo a la gente que una de las primeras cosas que quieres hacer, antes de hacer algo para mejorarte, es aprender a venderte”, dijo.

Probó otros trabajos de ventas después de ese y finalmente consiguió un trabajo de 30,000 dólares al año en una empresa de venta de colchones. Luego aplicó la misma disciplina y persistencia para conseguir un apartamento y finalmente encontró uno por 550 dólares al mes.

Regreso a la escuela

Al principio, Atoki estaba contento con su trabajo y ganaba más que el salario mínimo, pero después de trabajar durante un tiempo, decidió que no quería seguir en las ventas durante el resto de su vida.

“Tuve que dejar la universidad, por desgracia, pero todavía quería entrar en la tecnología”, dijo, según WPVI.

Sin embargo, ahora que tenía un trabajo de tiempo completo, no podía asistir a la escuela en persona como solía hacerlo. En 2017, mientras buscaba escuelas en Internet, vio un anuncio de la escuela Lambda que “cumplía con todos los requisitos”.

El curso de seis meses era completamente online y no requería pago por adelantado. También decía que solo después de obtener un trabajo bien remunerado (al menos 50,000 dólares al año) tenían que pagar las cuotas del curso. Sin embargo, al revisar los detalles, descubrió que la Escuela Lambda no ofrecía cursos a tiempo parcial (en ese entonces); todos eran a tiempo completo. Atoki se quedó consternado.

Pero con un gran deseo de seguir estudiando, le escribió al director general de la Escuela Lambda, Austen Allred.

“Nunca había tenido que hablar con el director general sobre nada”, escribió Atoki en su tweet. “Ni siquiera sabía quién era el director general de la empresa de colchones (aún no lo sé) pero hablar con él me empujó a hacerlo”.

La conversación fue breve, pero ese fue el factor decisivo para Atoki. Se inscribió en el curso de seis meses a tiempo completo de la Escuela Lambda. El curso se realizó por Internet, pero ni el apartamento de Atoki ni su compañía tenían Wi-Fi; sin embargo, él persistió a través de un hotspot.

Mientras estaba estudiando, nació su hijo. Atoki vio esto como “otra razón para luchar y presionarme a mí mismo” a seguir adelante.

(Cortesía de Chris Atoki)

Después de graduarse en la Escuela Lambda, se convirtió en asistente de enseñanza.

“Quería ayudar a los estudiantes a alcanzar los mismos objetivos que yo y obtener la misma orientación que yo quise”, escribió Atoki. “Lo di todo por cada uno de ellos y ellos lo saben. Todos los cientos de ellos”.

Cambio a la industria de la tecnología

Atoki se postuló a trabajos técnicos con su marca registrada, esta vez en un radio de 100 millas, y pudo asegurar su primer trabajo técnico en Filadelfia.

Lo contrataron como desarrollador junior en una compañía tecnológica por 65,000 dólares, el doble de lo que ganaba en Mattress Firm, la empresa de colchones. Y esta vez, “Me GUSTABA lo que hacía”, escribió.

“Seguí moliendo y aprendiendo y me fui a otro trabajo en el que ganaba aún más que eso”, añadió. Avanzando rápidamente hasta el 2020, ahora Atoki trabaja como ingeniero de software en Comcast y ahorró lo suficiente para comprar su propia casa.

“Mi objetivo es mostrarle a la gente que no importa las circunstancias, puedes superarlo”, escribió Atoki. “Soy un hombre negro de 24 años con tatuajes y estuve sin hogar hace tan solo 4 años. Ahora soy dueño de una casa de 350 mil dólares de 1.24 acres. Si puedo hacerlo. Definitivamente tú puedes”.

¡Nos encantaría escuchar tus historias! Puedes compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS