Hombre viaja al otro lado del mundo para reunirse con su niñera de la infancia luego de 45 años

Por Louise Chambers
16 de Noviembre de 2022 3:42 PM Actualizado: 16 de Noviembre de 2022 3:42 PM

Tras pasar casi cuatro felices años con una niñera muy especial en Bolivia, un niño nacido en Suecia se trasladó con su familia al otro lado del mundo, a España. Cuarenta y cinco años después, el deseo de reencontrarse con la mujer que lo amaba como si fuera suyo lo agobiaba, por lo que viajó al otro lado del mundo para verla.

El pastor Juanito Jonsson nació en Lycksele, Suecia, en 1973. Hoy vive en la localidad malagueña de Fuengirola, en el sur de España, con su mujer y sus tres hijos de 23, 19 y 9 años.

Hijo de misioneros suecos, Jonsson se trasladó a Cochabamba, Bolivia con sus padres y dos hermanos cuando solo tenía 6 meses. Su padre trabajaba en las iglesias de las montañas y su madre, enfermera, administraba vacunas a los necesitados. Como los hermanos de Jonsson estaban en la escuela, sus padres contrataron a Ana, que era una niñera que conocían a través de la comunidad misionera sueca.

Ana con Juanito Jonsson en el patio de su casa en Cochabamba. (Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

“Antes de que [Ana] llegara a nuestra familia estaba muy enferma”, dijo Jonsson a The Epoch Times. “Había perdido a su marido en un accidente laboral, tenía dos hijas de 4 y 1 año, y todo el mundo decía que iba a morir de su enfermedad. Nadie le daba esperanzas de vivir. Se le presentó la opción de dar a sus hijas en adopción, y eso fue lo que hizo”.

Sin embargo, tras entregar a sus hijas a familias adoptivas suecas, Ana se recuperó. Trágicamente, no tenía derechos legales sobre sus hijos. Cuando aceptó el trabajo de niñera de Jonsson entre 1973 y 1976, lo quiso como si fuera suyo.

“Me dio todo el amor que tenía por sus hijas, y yo lo recibí”, dijo Jonsson.

En 1979, la familia de Jonsson se trasladó a Suecia y, unos años más tarde, a España. Durante su estancia en España, Jonsson conoció a su mujer y desde entonces vive allí.

Juanito Jonsson con sus padres y hermanos. (Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

“Algo faltaba”

Mientras asistía a una conferencia en Perú en 2017, Jonsson tuvo el impulso de volver a visitar su antiguo hogar en Bolivia.

“Tenía dos o tres días libres y me dije, Perú está demasiado cerca de Bolivia como para no volver a Cochabamba”, dijo. “Tomé un avión… [luego] un autobús de nueve horas a través de las montañas, y luego llegué a Cochabamba”.

Jonsson alquiló una habitación en el misionero sueco donde su hermano mayor había asistido a la escuela e incluso encontró la casa que su padre construyó donde Ana lo había criado. Se hizo amigo de los nuevos propietarios y revivió viejos recuerdos durante el desayuno.

“Eso me abrió algo en el alma porque era como si me faltara algo”, dijo Jonsson. “Algo ocurrió en 2017: una necesidad de reconectar y encontrar a Ana”.

Sin embargo, debido a la pandemia su viaje para reunirse con su niñera se retrasó.

Juanito Jonsson cuando era niño. (Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

A principios de este año, con la ayuda de su madre que tenía un contacto, Jonsson se enteró de que Ana tenía 79 años, seguía viva y vivía como vendedora de velas en el pequeño pueblo de Yacuiba, en la frontera boliviana con Argentina.

Entonces habló con el hijo de Ana, Daniel, y planeó un viaje en abril de 2022 para sorprender a su querida y distanciada niñera.

“Ana, mi Ana”

A las 7 de la mañana del 26 de abril, Jonsson llegó a Yacuiba. Daniel lo recibió en la terminal de buses y lo sorprendió con la noticia de que Ana vivía a solo dos cuadras. Jonsson estaba a punto de conseguir el reencuentro soñado.

En las emocionantes imágenes del reencuentro de Jonsson y Ana, Jonsson se acerca a la casa de la anciana y ella se gira para saludarle, sonriendo, pero sin reconocerle.

Jonsson dijo: “Cuando le dije: ‘Soy Juanito’, ella supo exactamente quién era yo. Me dijo: ‘¿Eres Juanito, el que me abrazaba y me decía Ana, mi Ana?’ y entonces nos abrazamos… para ella, la sensación debió ser casi como la de reencontrarse con un hijo al que no había visto en 45 años”.

Jonsson también recordó una de las primeras cosas que le preguntó Ana: “¿Sirves a Dios?”, porque ella era muy creyente.

“Le dije: ‘Sí, soy pastor y sirvo a Dios’, y ella levantó las manos al cielo y dijo: ‘Gracias a Dios… He estado rezando para que sirvieras a Dios toda mi vida'”, añadió Jonsson.

Juanito Jonsson y Ana en su reencuentro. (Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

Ana invitó a Jonsson a su sencilla casa para desayunar, y Jonsson le regaló un álbum de fotos que tenía imágenes de él y sus hermanos cuando eran niños, de sus padres y de su familia actual.

También le regaló algo de dinero recaudado entre la familia para reparar la casa. Ana, que comparte su casa con Daniel, su mujer y sus dos hijos, estaba emocionada.

(Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

“Un milagro”

A continuación, Daniel llevó a Jonsson y a sus otros tres acompañantes a recorrer el pueblo. Después, volvieron a casa de Ana y la llevaron a cenar a un buen restaurante local, donde compartieron recuerdos.

“Hablamos hasta bien entrada la noche, y luego caminé con ella, de la mano, hasta la terminal de autobuses”, dijo Jonsson.

Reflexionando sobre su reencuentro con Ana, Jonsson compartió: “Tiene 79 años, a veces tiene problemas con los pulmones… también tiene algunos problemas con la vista, pero es muy fuerte, es muy independiente… Nunca pensé que fuera a ser tan brillante de mente.

“Lleva toda su vida rezando por mí; conocerme fue un milagro para ella”.

(Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

Jonsson recopiló después el video de su reencuentro con Ana durante su viaje en autobús fuera de Yacuiba y lo subió a las redes sociales para sus amigos y familiares. Luego voló de Bolivia a España con escala en Brasil. Durante ese viaje de 17 horas, todo cambió.

“De 60 seguidores pasé a tener más de 20,000, y muchos millones de visualizaciones, el video se volvió viral en TikTok”, dijo. “Cuando volví a España y llegué a Málaga, me empezaron a llamar de la televisión boliviana… ¡fue una pequeña locura!”.

Desde que se reconectó con Ana, Jonsson ha hablado con su niñera de la infancia semanalmente a través de un videochat, con la ayuda de Daniel. Jonsson está planeando su próximo viaje a Yacuiba en junio de 2023. Mientras tanto, está recaudando dinero para una reforma muy necesaria de la casa de Ana.

“Un impulso en mi alma”

Jonsson trabaja en iglesias desde los 19 años y actualmente es pastor de una iglesia cristiana fundada por su padre. Su iglesia tiene un orfanato en Nigeria, y también ayuda a 140 familias necesitadas con bancos de alimentos y otros recursos. A pesar de tener raíces en Bolivia, Jonsson nunca tuvo la necesidad de visitar Sudamérica hasta 2017.

(Cortesía de Juanito Jonsson y @juanitojonsson)

“Aunque vivía en mi burbuja europea (…) siempre me sentí orgulloso y con una fuerte identidad de mis raíces en Cochabamba”, dijo Jonsson. “A quien me preguntaba: ‘¿De dónde vienes?’, le decía: ‘Soy de Suecia, pero me he criado en Bolivia’. Eso siempre ha formado parte de mí”.

Juanito ni siquiera es su nombre de pila; es un diminutivo en español de “Juan”, o “John” en inglés. Su verdadero nombre es el equivalente sueco, Yohannes, aunque Juanito afirma que “casi nadie en España conoce mi verdadero nombre sueco”.

Al recordar su reencuentro con Ana, Jonsson agradece haber tenido la oportunidad de honrar a su querida exniñera por el amor y los cuidados que enriquecieron su infancia.

“A veces decimos cosas a la gente cuando es demasiado tarde, así que tenía un impulso en mi alma de volver a conectar y poder mostrar mi agradecimiento… Todavía estoy pensando y tratando de entender todo lo que pasó, pero estoy feliz de que honrar a la gente mientras está viva sea un mensaje de esto”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.