Hondureña que estudia en China puede ser evacuada por Colombia, dice su madre

Por Yeneira Ortega
19 de Febrero de 2020
Actualizado: 19 de Febrero de 2020

La hondureña Katty Samantha Murillo, quien estudia en una universidad de Hubei (China), donde lleva tres semanas en cuarentena por sospechas de que haya contraído el coronavirus y el lunes le pidió ayuda al Gobierno de Honduras para regresar a su país, podría llegar el viernes a Colombia.

Su madre, Angélica Brooks, dijo este miércoles en una entrevista vía telefónica con Efe que la Secretaría de Relaciones Exteriores del país le ha manifestado la posibilidad de que Katty Samantha pueda salir de Hubei, donde estudia Química y Farmacia.

“Ahorita acabo de entregar los últimos documentos, pero me dijeron que hasta más tarde iban a ver si Colombia la tenía en lista” para ser evacuada, subrayó Brooks, una maestra de educación bilingüe en La Lima, departamento de Cortés, en el norte de Honduras.

Una fuente de la Cancillería de Honduras dijo hoy a Efe que el Gobierno envió esta semana a Colombia una nota diplomática en la que solicita su colaboración para evacuar a Katty Samantha, pero hasta el momento “no hay respuesta”.

El Gobierno colombiano tiene previsto evacuar el viernes a unos diez ciudadanos que manifestaron su deseo de salir de la ciudad china de Wuhan, en cuarentena como epicentro del coronavirus, y podría ser la opción para que salga la joven hondureña.

Hondureña no ha contraído coronavirus

En un video divulgado en redes sociales, Katty Samantha, de 26 años, solicitó ayuda al Gobierno de Honduras para regresar al lado de su familia en La Lima, donde vive su madre y un hermano de 17 años.

De ser evacuada, Katty Samatha llegaría a Colombia en tránsito hacia Honduras, donde sería puesta en cuarentena para ser evaluada y determinar si es portadora del coronavirus, explicó Brooks, una madre soltera.

Sin embargo, la mujer aseguró que su hija “no está infectada con el virus, la tienen en cuarentena para protegerla, pero no está aislada”.

“Siento el corazón en la garganta, porque para mí como madre mi interés que ella aquí este y si de repente no se logrará (su evacuación) le digo que esté tranquila, todo va a salir bien, vamos a salir otras formas”, enfatizó.

Instó además a otros hondureños que se encuentran en China a que “agarren valor” para pedir ayuda para regresar a Honduras.

Desanimada

“Hablo todas las madrugadas con ella, le doy ánimos, pero desde ayer siento que su voz está un poquito apagada”, enfatizó Brooks, quien dijo que le ha pedido a su hija que “confíe en Dios”.

La universitaria quiere “salir de allí (china)” y “volver a Honduras”, indicó su madre, quien además agradeció al Gobierno de Honduras el apoyo a su hija, a quien pagaría el costo total del regreso al país.

“El Gobierno la va a traer gratis (…), ya que somos de escasos recursos y ya invertimos lo que teníamos para que ella pueda lograr su meta”, señaló.

Katty Samantha, quien hace tres años estudia en China, tiene “25 días en cuarentena” y es “la única hondureña en esa universidad (…), está sola en la habitación, no puede salir, solo puede abrir la ventana dos horas al día”, añadió Brooks.

La universitaria se está “deprimiendo” y está “triste, porque ella quería culminar sus estudios” en China y “continuar su maestría”, pero debido a la propagación de la enfermedad ha solicitado ayuda para salir del país asiático, enfatizó su madre.

Agregó que su hija es una joven “inteligente, guerrera, luchadora, siempre obtiene sus metas” y le gusta jugar fútbol, bailar y cantar.

El número de fallecidos por el brote de neumonía causada por un nuevo coronavirus alcanza ya las 2.004 personas, la de contagiados 74.185, y la de casos graves 11.977, según cifras oficiales.

Una hondureña que llegó el martes a Tegucigalpa, procedente de Taiwán, permanece aislada en un nosocomio por sospechas de coronavirus, aunque las primeras pruebas que le realizaron dieron negativo, dijo hoy el viceministro de salud, Roberto Cosenza.

La mujer se “mantiene estable, sin síntomas”, pero permanece bajo vigilancia en “un cuarto aislado” del Hospital Nacional Cardiopulmonar, en Tegucigalpa, indicó a periodistas Cosenza.

Mira a continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS