Hong Kong impide el ingreso a director de una organización de derechos humanos en el aeropuerto

Por ANNIE WU
13 de Enero de 2020 Actualizado: 13 de Enero de 2020

Hong Kong negó el ingreso al director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW) el 12 de enero, pocos días antes de una conferencia de prensa prevista para dar a conocer el informe anual de derechos humanos de la organización.

Kenneth Roth primero envió un video en Twitter alrededor de las 8 p.m. hora local, indicando que había aterrizado en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong para prepararse para el evento del 15 de enero. Pero las autoridades de inmigración le impidieron entrar en el territorio, “ilustrando la agudización del problema” de la extralimitación del régimen chino, dijo.

China busca “no solo suprimir los derechos de la gente en su país, sino también debilitar la capacidad de cualquier otra persona para intentar que China cumpla con los estándares de derechos humanos”, dijo Roth en el video.

La decisión de publicar el informe en Hong Kong fue impulsada por la intención de resaltar el ataque de Beijing a los derechos humanos en todo el mundo, que es un tema clave del informe anual, dijo Roth. Publicó en Twitter una foto de la portada del informe, que parece mostrar una reciente manifestación en Hong Kong.

Aunque Roth pudo viajar a Hong Kong en el pasado, esta vez “el gobierno chino decidió que ya no quería dejarme entrar”, dijo.

Cuando preguntó a las autoridades por qué se le negaba la entrada, dijeron que se lo habían dicho repetidamente por “razones de inmigración”, sin más explicaciones.

“Esta decepcionante acción es otra señal de que Beijing está reforzando su control opresivo sobre Hong Kong y restringiendo aún más la limitada libertad que la gente de Hong Kong disfruta bajo ‘un país, dos sistemas'”, dijo Roth en una declaración posterior publicada por HRW, refiriéndose al marco en el que el régimen chino prometió gobernar Hong Kong tras la entrega de la soberanía del territorio a China por parte del Reino Unido en 1997.

“Los gobiernos preocupados deben adoptar una postura firme contra la progresiva represión de China, por la cual un gran número de personas han protestado durante meses”, dijo.

Desde junio, los hongkoneses han realizado protestas masivas contra la invasión de Beijing, acusando al régimen chino de violar su promesa de respetar la autonomía de Hong Kong.

Las protestas masivas iniciaron por la oposición a un proyecto de ley de extradición que permitiría al régimen chino transferir individuos para ser juzgados en tribunales controlados por el Partido Comunista, desde entonces han aumentado para incluir demandas de sufragio universal en las elecciones municipales y una investigación independiente sobre el uso de la fuerza por parte de la policía contra los manifestantes.

HRW condenó enérgicamente al gobierno pro-China de Hong Kong por no haber escuchado las demandas de los manifestantes.

“Ellos han limitado algunas protestas negando permisos, han atacado a los periodistas que cubren las manifestaciones, han detenido a los proveedores de primeros auxilios que tratan de ayudar a los heridos y no han condenado la breve pero no autorizada aparición de los soldados chinos en las calles de Hong Kong”, según decía una declaración publicada el 6 de diciembre.

En otra declaración, publicada en agosto, HRW condenó a la policía de Hong Kong por usar “fuerza excesiva” contra los manifestantes, detallando varios incidentes en los que la acción policial violó las normas internacionales.

El grupo provocó la ira de Beijing a principios del mes pasado, cuando en represalia por la firma del presidente estadounidense Donald Trump de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, el régimen anunció que iba a sancionar a HRW y a otras organizaciones de derechos humanos con sede en Estados Unidos.

Hong Kong ha negado la entrada a varios visitantes extranjeros en los últimos meses, lo que hace temer que el territorio esté siendo presionado por Pekín para silenciar a los críticos del partido comunista gobernante.

A principios de este mes, se le negó la entrada a un fotógrafo estadounidense que ha estado documentando las protestas de la ciudad. En septiembre del año pasado, también le negaron la entrada al académico estadounidense Dan Garrett, quien escribió un libro sobre la historia de la resistencia de Hong Kong contra el régimen chino desde 1997.

El 12 de enero, centenares de hongkoneses se reunieron de nuevo en Edinburgh Place para pedir sanciones internacionales contra los funcionarios chinos y de Hong Kong por las violaciones de derechos humanos.

El manifestante Sheung Chi dijo que esperaba que Estados Unidos “realmente aplicaran” la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong para castigar a los funcionarios chinos.

Ivan Chan contribuyó con este informe.

***

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS