Hong Kong: Mujer alega que un grupo de policías la violó mientras estaba detenida

Por Nicole Hao
13 de Noviembre de 2019 Actualizado: 13 de Noviembre de 2019

Una mujer de 18 años de Hong Kong ha publicado una declaración a través de su bufete de abogados en la que alega que fue violada por un grupo de agentes de policía mientras estaba detenida en la comisaría de Tsuen Wan.

La mujer, a la que solo se hacía referencia como “Sra. X” en la declaración, dijo que había presentado una denuncia ante la policía para que se realizara una investigación penal sobre su presunta violación.

Ella criticó a la policía por filtrar información sobre su caso a los medios de comunicación, acusándolos de “desacreditarla” y de “disminuir cualquier posibilidad de un procesamiento exitoso”.

Queja

El bufete de abogados de Hong Kong Vidler & Co. Solicitors, publicó una declaración en nombre de su clienta en su página oficial de Facebook el 11 de noviembre, describiendo sus alegaciones. El bufete también representa el caso de un periodista indonesio al que le dispararon en el ojo con un proyectil de la policía.

Según la declaración, la víctima guardó silencio durante varias semanas después de haber sido presuntamente violada por la policía. Un día de octubre, finalmente presentó un informe policial. En algún momento dentro de ese período, ella descubrió que estaba embarazada.

“Posteriormente, dio un informe detallado de los hechos a la policía, respondiendo a preguntas extensas y altamente invasivas”, decía la declaración.

A petición de la policía, la chica fue sometida a un examen médico forense. Luego, ella puso fin a su embarazo y permitió que el médico forense detectara el ADN del feto abortado para identificar a uno o más de los presuntos agresores.

En las últimas semanas, la joven “pidió repetidamente a la policía información actualizada sobre el caso, pero el equipo de investigación se ha negado a proporcionarle algún detalle”, según la declaración. Además, el 4 de noviembre, ella se enteró que la policía “obtuvo una orden de registro para incautar sus registros médicos privados, incluidos los que eran anteriores a las acusaciones”, además de “grabaciones de la cámara de vigilancia de la clínica de su médico privado durante un período de varios días antes y después de la fecha de la presunta violación”, sin notificárselo.

“Tratar de obtener los registros médicos privados de una demandante de violación sin su conocimiento y consentimiento es una grave invasión de la privacidad”, decía la declaración.

La mujer fue al tribunal para impugnar la orden de registro. En la mañana del 5 de noviembre, el tribunal suspendió inmediatamente la orden de registro y otorgó una orden de anonimato para impedir que cualquier persona, incluida la prensa, la identificara, ya sea directa o indirectamente.

Esperaba que la investigación “se realizara con imparcialidad, en estricta confidencialidad y con respeto a su privacidad y dignidad”, pero “la policía ha filtrado deliberadamente supuestos detalles del caso”, dijo el informe.

Informes de prensa

Se citaron fuentes policiales en varios informes recientes de los medios de comunicación sobre su caso.

La policía de Hong Kong reveló en una conferencia de prensa el 11 de noviembre la edad de la víctima y que ella había alegado acerca de su violación ocurrida el 27 de septiembre, por parte de cuatro oficiales de policía antidisturbios.

En un informe del 10 de noviembre, el periódico local pro-Beijing, Ming Pao, que cita a la policía de Hong Kong, reveló que el abogado de la mujer presentó el informe policial el 22 de octubre, después de que ella descubriera que estaba embarazada tras un chequeo en el Hospital Queen Elizabeth.

El informe afirma que no hubo enfrentamientos entre los manifestantes y la policía en el barrio de Tsuen Wan el 27 de septiembre. También afirmó que la comisaría de policía de Tsuen Wan no tiene policías antidisturbios allí.

En el informe se cuestionaba si la joven estaba realmente embarazada y se citaban fuentes policiales que decían que se estaba investigando si la mujer había presentado una falsa acusación.

El periódico Apple Daily de Hong Kong informó el 11 de noviembre que John Tse Chun Chung, superintendente jefe de la rama de relaciones públicas de la policía de Hong Kong, dijo a un medio de comunicación anónimo que la denunciante “tenía una enfermedad mental”.

Ming Pao citó a Tse en un informe del 11 de noviembre, confirmó que la joven se sometió a una operación de aborto en el Hospital Queen Elizabeth. Pero se negó a responder a los comentarios sobre la salud mental de la paciente.

El caso de la Sra. X ha desatado aún más la ira entre los manifestantes, que inicialmente se opusieron a la decisión del gobierno de presentar un controvertido proyecto de ley de extradición que permitiría a China continental trasladar a los sospechosos de delitos para su enjuiciamiento en tribunales controlados por el Partido Comunista.

Aunque el gobierno anunció el retiro formal del proyecto de ley en septiembre, los manifestantes siguen saliendo a las calles para exigir que se investigue a la policía por el uso de la fuerza y que el gobierno promulgue reformas para permitir el sufragio universal.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS