Huawei enfrenta creciente oposición por la desconfianza a China que se extiende por todo el mundo

Por Cathy He
30 de Junio de 2020
Actualizado: 30 de Junio de 2020

Las ambiciones mundiales de Huawei se están atenuando a medida que Estados Unidos intensifica su campaña contra el gigante chino de las telecomunicaciones y otros países más se oponen a las acciones de China en relación a la pandemia y a Hong Kong.

El Reino Unido está reexaminando su aprobación a usar Huawei en su despliegue 5G, mientras que los principales operadores de Singapur eligieron la semana pasada a los rivales de Huawei, la compañía sueca Ericsson y la finlandesa Nokia, para construir sus redes inalámbricas de próxima generación. A principios de junio, los principales proveedores de telecomunicaciones de Canadá también rechazaron a Huawei en favor de sus competidores europeos.

Estos acontecimientos se produjeron después de que el gobierno de Trump bloqueara en mayo a Huawei, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo, de obtener chips fabricados con tecnología estadounidense. La medida podría ser un gran revés para la empresa, que depende de estos chips cruciales para construir y mantener su equipo de red 5G, dijo Claude Barfield, un experto en comercio internacional del Instituto American Enterprise, con sede en Washington.

Mientras tanto, Huawei también se enfrenta a una creciente oposición en Europa, debido al deterioro de las opiniones de los países hacia el régimen comunista chino en respuesta a su mal manejo del brote epidémico inicial y a la masiva campaña de desinformación durante la pandemia.

“Esto se está intensificando, sin duda, por lo que está sucediendo en Hong Kong”, dijo Barfield a The Epoch Times, refiriéndose a la reciente medida de Beijing de imponer una ley de seguridad nacional para la ciudad, estrechando su control sobre el territorio.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en un discurso el 25 de mayo en el Foro de Bruselas de la fundación German Marshall Fund, describió un “despertar transatlántico a la verdad de lo que está sucediendo” sobre los desafíos planteados por el régimen comunista, incluyendo “Huawei, un brazo de la vigilancia estatal del Partido Comunista Chino”.

Washington advirtió constantemente de los riesgos de seguridad que plantea el equipo de Huawei en la infraestructura de 5G. Funcionarios estadounidenses dicen que el equipo de la compañía podría ser utilizado por Beijing para espiar o interrumpir las redes de comunicaciones, citando sus vínculos con el régimen y las leyes de seguridad chinas, las que obligan a las empresas a cooperar con las agencias de inteligencia cuando se les pide.

La compañía china también está implicada en el espionaje para el régimen, de acuerdo al Departamento de Estado de EE.UU.. Un reporte de noviembre de 2018, del medio informativo The Australian, citó informes secretos de la inteligencia australiana que confirmarían que Huawei había entregado las contraseñas y los detalles de acceso a los servicios de inteligencia de China, para permitirles el acceso a una “red extranjera”.

La semana pasada, el Departamento de Defensa de EE.UU. incluyó a Huawei en una lista de 20 empresas que son propiedad o están controladas por el ejército chino, lo que provocó llamados a sanciones económicas.

La empresa ha negado repetidas veces las acusaciones, diciendo que es una empresa privada y que no está obligada por las leyes a trabajar con Beijing. Huawei US no respondió a una solicitud de comentarios.

Huawei también está luchando contra dos acciones federales, en las que los fiscales la acusan de violar las sanciones a Irán, de participar en una campaña de un año de robo de propiedad intelectual y de robar secretos comerciales de T-mobile.

Seguridad 5G

Pompeo señaló un impulso a favor de la “seguridad 5G” en una declaración el 24 de mayo.

“Cuantos más países, empresas y ciudadanos pregunten a quién deben confiar sus datos más sensibles, más obvia será la respuesta: no al estado de vigilancia del Partido Comunista Chino”, dijo.

El secretario enumeró a la República Checa, Polonia, Suecia, Estonia, Rumania, Dinamarca y Letonia entre los países que solo permiten vendedores de confianza en sus redes 5G. El departamento también tiene una lista de compañías de telecomunicaciones en todo el mundo que solo trabajan con vendedores de confianza y que han rechazado trabajar con Huawei, etiquetándolas como “telcos limpios”.

Durante años, Estados Unidos trató de convencer a sus aliados de que eviten a Huawei en relación a su infraestructura 5G por motivos de seguridad nacional. Pompeo advirtió previamente que Washington tendría que reevaluar su intercambio de inteligencia con los países que adoptan a Huawei.

Luego que el gobierno británico aprobara la participación de Huawei en la red 5G de la nación en enero, el primer ministro británico, Boris Johnson, se vio obligado a reevaluar la decisión después de aumentar la presión de los legisladores de su propio partido. Un número creciente de legisladores británicos han endurecido sus posiciones con respecto al régimen comunista chino desde las consecuencias de la pandemia, enojados por las continuas campañas de encubrimiento y desinformación de Beijing.

La compañía Johnston ha dado instrucciones a los funcionarios para que elaboren planes para eliminar la compañía china de la red de Gran Bretaña en tres años, según un reporte.

El exprimer ministro británico Tony Blair, dijo la semana pasada que el Reino Unido debería estar del lado de Estados Unidos en su postura hacia Huawei.

“Creo que tenemos que hacer un llamado y creo que al final tiene que ser pro Estados Unidos”, dijo Blair en una entrevista en vivo con Reuters Newsmakers.

Además señaló que “Huawei [tiene] una infraestructura que necesitamos, que ya está bastante integrada, la verdad es que es mucho más barata que las alternativas que se están desarrollando hasta ahora”.

Pero “Estados Unidos se encuentra muy convencido de esto y lo está por buenas razones, así que creo que es muy difícil para nosotros”, dijo Blair. “Es muy difícil para nosotros no estar con Estados Unidos en cualquier cosa que toque la seguridad de Estados Unidos”.

Klon Kitchen, director del centro de política tecnológica de la Fundación Heritage, con sede en Washington, dijo que Huawei es un atractivo proveedor de 5G para muchos países debido a sus bajos precios, los cuales son bajos gracias al apoyo financiero del régimen chino.

A cambio de la generosa ayuda de Beijing, compañías como Huawei tienen el mandato de actuar como una extensión del aparato estatal para llevar a cabo la vigilancia y otras actividades, dijo Kitchen a The Epoch Times.

“Esto genera amenazas muy reales a la seguridad y distorsiones masivas y el libre mercado mundial”, agregó.

Actualmente, Francia y Alemania no han prohibido formalmente a Huawei con su despliegue 5G, pero están en medio de decidir si se prohibirá en la práctica.

En India, donde un reciente y mortal enfrentamiento fronterizo con China desencadenó llamados generalizados a boicotear y tomar represalias contra el régimen chino, el gobierno prohibió a las empresas estatales de telecomunicaciones el uso de cualquier equipo nuevo de Huawei para las futuras redes 4G. También se reportó que se está considerando la posibilidad de excluir a las empresas chinas, incluida Huawei, del despliegue de las redes 5G del país.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS