Huawei y la guerra del PCCh por el control de la información

Por Austin Bay
15 de Octubre de 2020
Actualizado: 19 de Octubre de 2020

Comentario

Las luchas estratégicas a largo plazo, como el enfrentamiento entre Estados Unidos y China, no se someten a los titulares de las noticias y a las predicciones instantáneas. Cuando organizaciones políticas, económicas y culturales muy grandes y poderosas entran en conflicto, los años juzgarán el lento proceso bélico de obtener ganancias estratégicas o de sufrir pérdidas perjudiciales, no los titulares que aparecen en los medios de comunicación 24 horas al día, 7 días a la semana.

Hace unos 30 años, el Partido Comunista Chino y sus organismos de inteligencia apostaron que el dominio del envío de información digital sería una ventaja decisiva en una lucha a largo plazo por el control mundial. Hago hincapié en el envío, ya que el dominio de los medios materiales y físicos (equipo e infraestructura) para la difusión de la información digital da al dominador una ventaja para proporcionar, negar o subvertir el contenido, ya sean noticias, opiniones o entretenimiento. Controlar el sistema, o ser capaz de penetrarlo, manipularlo o corromperlo fácilmente, y puede recoger secretamente datos sobre los usuarios, espiar a los usuarios y, si resulta ser un PCCh totalitario, realizar un chantaje íntimo y personal para hacer avanzar otros esquemas políticos y económicos.

Negar al PCCh el dominio del envío de información global y sus ventajas es el objetivo estratégico que impulsa la oferta de Estados Unidos de prohibir los equipos fabricados por la gigantesca corporación china Huawei Technologies, con sus sistemas de comunicación 5G como objetivo crítico.

Huawei también opera como una agencia de inteligencia de “compañía de recorte”, que espía para el PCCh. En agosto, el secretario de Estado, Mike Pompeo, llamó a la compañía “un brazo del estado de vigilancia del PCCh”. También esbozó la lucha estratégica cuando anunció nuevas medidas económicas y diplomáticas para proteger la seguridad y la privacidad de los estadounidenses “y la integridad de nuestra infraestructura 5G de la influencia maligna de Beijing”.

El duro contraataque de Estados Unidos comenzó hace tres años. Desafortunadamente, es un retraso de siete a diez años, ya que Huawei está afianzado en las redes digitales de todo el mundo.

Los sistemas de comunicación inalámbrica de la “nueva generación” de 5G son un espacio de batalla de información. El 5G tiene la capacidad de conectar teléfonos celulares, internet, el internet de las cosas— todos los dispositivos digitales, que podrían incluir controles en una represa hidroeléctrica.

Tres corporaciones en el campo de la democracia tienen una tecnología superior de 5G. La finlandesa Nokia, la sueca Ericsson y la surcoreana Samsung son las número 1, 2 y 3 a nivel mundial en la posesión de patentes de telecomunicaciones estándar y esenciales.

Huawei, sin embargo, tiene activos de los que carecen sus superiores intelectuales: el dinero del PCCh, su influencia política y el poder encubierto de los espías y la policía de la tiranía. Las fuentes estiman que Huawei ha recibido entre 75,000 y 80,000 millones de dólares de Beijing. El dinero en efectivo jugó con las ventas de Huawei garantizando la financiación y subvencionando los tipos de interés. “Financiación preferencial” significaba que Huawei podía ofrecer a una nación pobre un sistema de comunicaciones demasiado barato como para rechazarlo.

Si una nación o una empresa se resiste, los espías y diplomáticos del PCCh identificarán al personal de las empresas y a los burócratas del gobierno que pueden ser engañados o sobornados o chantajeados. Beijing también influye en las corporaciones no chinas que utilizan inversiones canalizadas a través de compañías con propiedad opaca.

Nokia, Ericsson y Samsung son proveedores superiores, pero no pueden competir con un Estado-nación que combina poderes comerciales, empresariales, financieros, diplomáticos, mediáticos y de espionaje para apoyar las operaciones de Huawei.

En febrero de este año, el fiscal general de EE.UU., Bill Barr, sugirió que Estados Unidos formara un consorcio con empresas privadas estadounidenses y aliadas para fabricar equipos 5G. Recomendó formar un equipo con Nokia y Ericsson.

Eso debe suceder. El ataque de EE.UU. a Huawei es realmente una respuesta para el PCCh, que utiliza a Huawei como un arma en su lucha estratégica. El PCCh ama el dinero, pero su objetivo profundo es el dominio mundial, no vencer a Nokia en un contrato.

El ataque diplomático y legal de Estados Unidos contra Huawei está avanzando. Tres proveedores canadienses de 5G—incluyendo a Bell Canada—no usarán su equipo. En julio, Reino Unido decidió prohibir y eliminar los productos de Huawei de sus redes 5G. Desgraciadamente, la prohibición entra en vigor en 2021, y los operadores tienen hasta 2027 para retirar los equipos Huawei instalados.

Aunque la canciller alemana Angela Merkel se opone rotundamente a la prohibición de Huawei, los legisladores alemanes pretenden aprobar una ley de seguridad de la tecnología de información que restrinja a los vendedores de alto riesgo. Telefónica Deutschland ha decidido que su nueva red 5G utilizará Ericsson porque “el proveedor sueco salvaguardaría la seguridad” de sus servicios 5G.

Ese es un pequeño paso para derrotar al PCCh.

Austin Bay es coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de EE.UU., autor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas-Austin. Su último libro es “Cócteles del Infierno: cinco guerras que dan forma al siglo XXI”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Reino Unido excluye a Huawei del país

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS