Huelga de inquilinos en Los Ángeles preocupa a propietarios de pequeñas propiedades

Por Chris Karr
22 de Mayo de 2020
Actualizado: 22 de Mayo de 2020

Los propietarios de Los Ángeles están preocupados por los anuncios de una huelga de alquiler prevista para junio.

La Unión de Inquilinos de Los Ángeles (LATU) ha estado colocando volantes en las calles “instando a los residentes a no pagar el alquiler y a exigir una huelga de alquiler”, dijo un preocupado administrador de propiedades a The Epoch Times. Los volantes fueron colocados muy cerca de su propiedad.

“Un grupo de defensa de inquilinos como este, solo ve la salida inmediata para el inquilino”, dijo Kari Negri, CEO de SKY Properties, no “el impacto financiero a largo plazo para los proveedores de vivienda”.

LATU es un “sindicato autónomo, financiado por sus miembros, que lucha por el derecho humano a la vivienda”, según su sitio web. El grupo lanzó una campaña de “Food Not Rent” poco después de que comenzara la pandemia de COVID-19. Llamó a todos los inquilinos a unirse a una huelga de alquiler con el lema: “Los que no pueden pagar, no lo harán; los que pueden pagar, no lo hagan”.

La huelga se ha visto impulsada por el creciente desempleo —más de 4 millones en el estado y en aumento— causado por los cierres y las órdenes de quedarse en casa provocados por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

Según Dan Yukelson, director ejecutivo de la Apartment Association of Great Los Angeles (AAGLA), “la mayoría de los proveedores de viviendas de alquiler en California son pequeños propietarios”, y una huelga de alquiler podría destruirlos financieramente.

AAGLA tiene 10,000 miembros. El 80% es propietario de 25 o menos unidades, dijo Yukelson a The Epoch Times. Y el 74% es dueño de cinco unidades o menos. Su base de miembros es “típica del resto de California”, dijo.

El graffiti que pide una huelga de alquiler se ve en una pared de la Avenida La Brea en Los Ángeles, California, el 1 de mayo de 2020. (Valerie Macon/AFP a través de Getty Images)

“Traicionar a los propietarios”

“Es una locura para mí lo mal informada que está la gente”, dijo Negri. El 8% de los propietarios de California compraron sus propiedades para sostener su jubilación, dijo.

“Incluso leí un artículo que decía: ‘Tira a los propietarios debajo del autobús'”, dijo, refiriéndose a un editorial del 30 de abril en la publicación online CounterPunch.

“Podemos salvar la economía”, decía el editorial. “Tenemos que tirar a los caseros bajo el autobús para hacerlo”.

Este sentimiento se repite en la guía de LATU “Food Not Rent”. Los inquilinos son instruidos para llenar una carta informando al propietario que no pueden pagar el alquiler, y luego se les anima a compartir fotos de sus señales de huelga de alquiler en las redes sociales.

“Ganamos cuando somos muchos”, dice la página web de LATU, animando a los inquilinos a llegar a otros y ahorrar su dinero para las necesidades básicas. “No se puede comer el alquiler”, añade.

Yukelson llama a estos esfuerzos una “burla”.

“Estos grupos de derechos de los inquilinos siempre tratan de hacer que los proveedores de vivienda sean los malos”, dijo. “La mayoría de estos grupos de inquilinos que piden alquiler gratuito —un beneficio que recibieron en la antigua Unión Soviética —suelen estar alineados con varios grupos socialistas”.

Añadió: “Es una lástima lo que está sucediendo en Estados Unidos hoy en día, cuando alguien arriesga sus ahorros para su jubilación e invierte en una propiedad de alquiler para albergar a la gente de su comunidad, y por hacerlo, se hace pasar por un paria”.

LATU no respondió a varias solicitudes de entrevistas de The Epoch Times.

En la experiencia personal de Negri, la caricatura percibida de los propietarios independientes no se ajusta a la realidad.

“Mi suegro llegó aquí con 20 dólares en el bolsillo y una educación de segundo grado”, recordó. Él “trabajó en la línea de General Motors en Van Nuys [y] vivió en una habitación alquilada en la casa de otra persona hasta los 40 años para construir su edificio de apartamentos, el sueño estadounidense. Él hizo grandes sacrificios para tener el edificio de 10 apartamentos”.

“Nadie debería pisarle el cuello para promover su agenda”, añadió.

Carrie Appling, presidenta de CAL Property Management, dijo a The Epoch Times que la mayoría de los propietarios “no están sentados sobre una pila de dinero”.

“Tienen hipotecas y gastos, y muchos dependen del alquiler para sus ingresos”, dijo. Una huelga de alquiler “les pone una gran carga financiera”.

“No hay condonación de hipoteca para los propietarios, solo aplazamiento para pagar en una fecha posterior”, añadió. “No se hacen descuentos”.

Los inquilinos de un edificio cuelgan carteles de su techo en el barrio de Crown Heights durante una huelga de alquileres en la Ciudad de Nueva York el 1 de mayo de 2020. (Angela Weiss/AFP a través de Getty Images)

“Tren de carga ejerciendo presión”

El 25 de marzo, el gobernador Gavin Newsom anunció que las instituciones financieras proporcionarán ayuda a la gran mayoría de los californianos, incluyendo un período de gracia de 90 días para los pagos de hipoteca. Pero la mayoría de los propietarios no califican, porque sus propiedades son consideradas comerciales, no residenciales.

“Muchos perderán sus propiedades por ejecución hipotecaria”, dijo Yukelson. “Ese tren de carga está afectando a los propietarios de propiedades de alquiler en este momento”.

Matt Williams, presidente de Williams Real Estate Advisors, dijo a The Epoch Times que los dueños de propiedades no tendrán “recurso legal para cualquier alquiler no pagado por lo menos por 12 meses”.

Williams dijo que los propietarios no son elegibles para el Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP), porque los ingresos de las propiedades en alquiler se clasifican como Schedule E, o “ingresos de inversión”, a diferencia con los ingresos personales. Y los préstamos para desastres por daños económicos son muy difíciles de recibir.

“Ya que no pagan impuestos de nómina sobre ese ingreso del Anexo E, no pueden solicitar el PPP”, dijo. “No hay ayuda del gobierno disponible”.

La perspectiva jurídica

Shanti Singh es la coordinadora de comunicaciones de Tenants Together, un grupo “dedicado a defender y promover los derechos de los inquilinos de California a una vivienda segura, decente y asequible”.

“La situación es muy fluida”, le dijo a The Epoch Times. “Estamos dejando que diferentes grupos hagan lo que crean que es correcto para ellos, mientras que apoyamos a los inquilinos en dificultades y a los grupos de justicia de la vivienda con las herramientas para organizarse colectivamente como les parezca”.

Singh se negó a comentar los planes actuales sobre una huelga de alquileres, pero dejó claro que Tenants Together está haciendo una campaña para cancelar no solo los alquileres, sino también “las hipotecas para los pequeños propietarios que dependen de los ingresos por alquiler”.

“Estas son demandas convergentes para el movimiento de justicia de la vivienda”, dijo.

Varios otros grupos de inquilinos se negaron a comentar respecto a las huelgas.

Frances Campbell, una abogada de Los Ángeles especializada en leyes de vivienda y derechos de los inquilinos, dijo que estas demandas son más una declaración política que una disputa legal. El gobierno no tiene el poder de cancelar un contrato, dijo a The Epoch Times.

“Si tenemos un contrato, y le vendo un montón de manzanas por 5 dólares, el gobierno no puede decir: ‘No, le dará el montón de manzanas gratis’. No se puede hacer eso”, dijo.
Añadió que no recomendaría a un cliente que participara en una huelga de alquiler. También dijo que no es legal que un propietario le pida a un inquilino el dinero de estímulo que recibe.

“Si el inquilino no puede pagar el alquiler debido a circunstancias relacionadas con COVID-19, eso va a crear una defensa para un desalojo posterior”, dijo. Pero “van a tener que probar que perdieron dinero y no pudieron pagar el alquiler debido a COVID-19”.

Miedos de los inquilinos

Newsom aprobó una orden ejecutiva el 27 de marzo que prohíbe el desalojo de los inquilinos afectados por la crisis de COVID-19. La orden establece, sin embargo, “el inquilino seguiría obligado a pagar el alquiler completo de manera oportuna y todavía podría enfrentarse al desalojo después de que se levante la moratoria de aplicación”.

Esa moratoria termina el 31 de mayo. Newsom puede extender la moratoria, pero no lo ha hecho hasta el 22 de mayo. El Consejo Judicial de California ha dicho que las cortes no escucharán ningún caso de desalojo hasta 90 días después de que la moratoria expire.

Muchos inquilinos que no han podido pagar el alquiler podrían enfrentarse a un cúmulo de deudas al tener que pagar meses de alquiler —además de la preocupación por el desalojo— al final.

Una inquilina de Los Ángeles y organizadora de una huelga de alquiler llamada Kenia Alcocer dijo a NBC News que tiene que elegir entre pagar el alquiler o la comida y las facturas médicas. Dio a luz a su segundo hijo a principios de este año y tiene problemas de salud. Su marido fue despedido recientemente.

“El alquiler es lo último en lo que quiero pensar durante esta crisis, y que me desalojen es lo último en lo que quiero preocuparme”, dijo.

Propietarios e inquilinos trabajando juntos

Kendra Bork, presidenta de Southern California Rental Housing Association, dijo a The Epoch Times que oye hablar de huelgas de alquiler “cada vez que nos acercamos al primero de mes”.

Espera que la gente reconozca que el alquiler no va directamente al bolsillo del propietario. “Se está usando para pagar otros pequeños negocios que su arrendador empleando: los pintores, los electricistas, la gente que hace reparaciones, los paisajistas”, dijo.

Si la gente no paga su alquiler, estas personas no reciben pago, dijo, creando un “efecto dominó”.

Bork trabajó con los inquilinos de forma individual para desarrollar planes de pago, renunciar a los cargos por mora, instaurar aplazamientos y remitir a los residentes a recursos útiles.

“Hasta ahora, no ha sido tan malo como pensábamos que iba a ser”, dijo. “Todos están trabajando juntos, tanto del lado de los residentes como del de los propietarios. Están encontrando maneras de hacer que funcione”.

“El camino de una huelga de inquilinos de un sindicato de alquiler es solo el peor camino”, dijo Williams. “Todo el mundo pierde. Es una situación en la que no se puede ganar”. Llamó al proceso “súper estresante”.

“Al final del día, seguirás siendo responsable del alquiler”, añadió.

Williams se esforzó por ser proactivo con los inquilinos afectados que residen en las 500 unidades que administra. De 28 inquilinos afectados por la pandemia en abril, 16 de ellos pudieron ofrecer un pago parcial.

“Le dije a todo mi personal, si alguien llama, díganle que estamos listos para ayudar en un abrir y cerrar de ojos, y que estamos felices de hacerlo”, dijo. “Inquilinos que son honestos y genuinos, ningún propietario quiere hacer daño”.

Mencionó a una inquilina que se acercó a él y le explicó que no podía pagar el alquiler porque estaba desempleada.

“Este inquilino tenía un problema real”, recordó Williams. “Le dije que íbamos a trabajar con ella sin importar lo que pasara. Si no podía pagar nada, estaba bien”.

Con lágrimas en los ojos, todo lo que ella podía decir fue “Gracias”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

¿Por qué demandar al Partido Comunista Chino por los daños del COVID-19?

TE RECOMENDAMOS