Huellas fósiles de 313 millones de años son las más antiguas halladas en el Gran Cañón

Por Agencia de noticias
23 de Agosto de 2020
Actualizado: 23 de Agosto de 2020

Encontrar huellas fósiles en el Gran Cañón no es particularmente inusual. El extenso tramo de roca roja alberga una serie de formaciones que contienen restos conservados del pasado.

Pero un descubrimiento hecho por un profesor de geología resultó ser más grande de lo que él podría haber imaginado: lo que encontró fueron las huellas fósiles de vertebrados más antiguas jamás encontradas en el Parque Nacional del Gran Cañón —de unos 313 millones de años.

El geólogo Allan Krill, profesor invitado de Noruega en la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), se encontró con una roca marcada con un conjunto de huellas fósiles mientras realizaba una caminata con estudiantes en 2016, según un comunicado de prensa del parque de esta semana.

Intrigado por su hallazgo, Krill envió una foto de las pistas a su colega Stephen Rowland, paleontólogo de la UNLV. Rowland y un equipo de colegas documentaron el descubrimiento en un artículo publicado el miércoles en la revista PLOS One.

“Estos son, por mucho, los rastros de vertebrados más antiguos del Gran Cañón, que es conocido por sus abundantes rastros de fósiles”, dijo Rowland en un comunicado. “Se encuentran entre las huellas más antiguas en la Tierra de animales que ponen huevos con cáscara, como los reptiles, y la evidencia más temprana de animales vertebrados que caminan por las dunas de arena”.

La roca que contiene las huellas fósiles quedó expuesta después de que se derrumbó un acantilado. Había estado a la vista junto a un sendero, pero aparentemente había pasado desapercibido hasta que Krill atrajo la atención de los geólogos.

Los investigadores dijeron que las huellas muestran dos animales separados que pasan por la pendiente de una duna de arena.

El patrón de las huellas reveló un modo de andar distintivo que los científicos no conocían en los primeros animales. Llamada caminata de secuencia lateral, que involucra la pata trasera y la pata delantera en un lado del animal moviéndose juntas, alternando con las patas del otro lado moviéndose a la vez.

“Las especies vivas de tetrápodos, perros y gatos, por ejemplo, utilizan rutinariamente una marcha de secuencia lateral cuando caminan lentamente”, dijo Rowland en un comunicado. “Las pistas de Bright Angel Trail documentan el uso de esta forma de andar en una etapa muy temprana en la historia de los animales vertebrados. Anteriormente no teníamos información sobre eso”.

The-CNN-Wire
™ y © 2020 Cable News Network, Inc., una empresa de WarnerMedia. Todos los derechos reservados.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

TE RECOMENDAMOS