Hunter Biden estaba tratando de decirnos algo

Por Roger Simon
21 de Octubre de 2020
Actualizado: 21 de Octubre de 2020

Comentario

Ya sea que lo haya hecho accidentalmente, a propósito, o (lo más probable) algo entre ambas, cuando Hunter Biden dejó una laptop cargada de evidencia incriminatoria sobre él y su familia, en un taller de reparación de computadoras en Delaware, estaba tratando de decirnos algo.

Y ese algo era que su padre, también conocido como el “gran hombre”, que apenas unos días antes había anunciado que se presentaba a la presidencia, era un gran problema.

No hay que ser Sigmund Freud para darse cuenta de eso. Tampoco es difícil entender por qué Hunter pudo haberse convertido en un adicto y por qué se involucró en otros actos autodestructivos no adecuados para un sitio web familiar pero aparentemente inmortalizados en un disco duro.

El Joe Biden que se nos vende ad infinitum como el Sr. Tan-solo-un-estadounidense-promedio no fue el hombre que su hijo vio. (Esto no es para absolver a Hunter de la responsabilidad de sus acciones, sino para ponerlas en perspectiva).

Tengan en cuenta que uno de los primeros correos electrónicos publicados, y por lo tanto (¿a propósito?) fácil de encontrar, de Hunter a su hija Naomi, dice:

“Pero no recibo nada de respeto y eso está bien, supongo. Al parecer, a ti te funciona. Espero que todos ustedes puedan hacer lo que yo hice y pagar todo para esta familia entera durante 30 años. Es muy duro, pero no se preocupen, a diferencia de papá no haré que me den la mitad de su salario”.

También vimos un correo electrónico de un posible acuerdo de mil millones de dólares con empresarios chinos cuyos porcentajes de beneficios se dividirían con “¿10 retenidos por H para el gran hombre?”

Hunter sería el cobrador de Joe. Probablemente estuvo más a menudo de lo que sabemos, yendo con su padre en el Air Force Two. Los números de todos estos negocios—Moscú, China, Kazajstán, etc.—son asombrosos. Pronto habrá más. Hoy mismo nos enteramos de las actividades de Hunter (y sin duda de Joe por extensión) en Rumania.

De hecho, el cobrador, pero evidentemente no era fácil ser el hijo de Joe Biden.

Esta acusación de comportamiento de tipo mafioso debe haber sido difícil, en realidad extremadamente difícil, para que Hunter la hiciera, incluso para sí mismo (cf. Shakespeare y Sófocles), así que, en lo que uno puede asumir que fue un estado altamente alterado, en un acto de lo que podríamos llamar “parricidio justificado”, dejó la laptop y se alejó de la tienda, dejando atrás esta montaña de evidencia, pretendiendo de alguna manera que nunca había sucedido, posiblemente olvidando —o bloqueando— que alguna vez estuvo allí. (¿Quién sabe?)

Como dijo Tolstoi: “Todas las familias felices son iguales; cada familia infeliz es infeliz a su manera”.

Es un estado triste, triste para La Famiglia Biden y triste para EE.UU., pero olvidar la laptop no fue enteramente un accidente inducido por las drogas. Fue más bien, como se dice, un accidente a propósito. Fue un grito de ayuda.

Pero tomó más de un año para que los gritos de ayuda de Hunter fueran escuchados.

Sin duda asumió que los medios de comunicación cubrirían a su padre —siempre lo hacen— pero ¿cómo podía saber que el director del FBI Christopher Wray escondería de los ojos del público un disco duro lleno de información sobre los asuntos de los Biden en Ucrania mientras eso mismo era el centro del impeachment? (Esperemos que el fiscal general Barr no haya sabido nada de esto. Si es así, debería estar furioso con Wray en este momento. Si no…)

Pero aquí estamos, a dos semanas de las elecciones con más información casi a diario. Mi suposición es que este escándalo termina revelando una asombrosa red de corrupción, especialmente en lo que respecta a China, donde, cuando se hacen negocios, en última instancia se hacen negocios con el PCCh. Para tener éxito, incluso para tener una carrera, como ejecutivo allí casi siempre tienes que pertenecer al partido.

Las implicaciones para la seguridad nacional son claras porque los comunistas chinos probablemente saben más de lo que pasó que nosotros. Ellos han estado en este juego por algún tiempo. De hecho, sin duda lo impulsaron, dándole a Joe Biden incentivos sutiles y no tan sutiles, de la misma manera que lo hacen con muchos otros. ¿Quién sabe lo que saben sobre él?

El problema es, por supuesto, que Biden puede todavía ganar las elecciones. No será el perro de China inmediatamente, no completamente en cualquier caso. Sería demasiado obvio. Pero, como es bien sabido, ellos son pacientes. Pueden esperar. Y entonces en el momento propicio —quién sabe cuándo; tal vez en la segunda administración de Harris— van a jugar sus cartas.

Estados Unidos, tal como lo conocemos, se ha ido.

Si hubiéramos escuchado el grito de Hunter un poco antes.

ADDENDUM: Que algunas personas sigan llamando falsos a estos correos electrónicos es una ofuscación deliberada destructiva para todos nosotros. Se están haciendo los tontos para propósitos políticos baratos, pero yo nombraría en particular a Adam Schiff, a quien Glenn Greenwald nombró como el “mayor mentiroso patológico de la política” la otra noche con Tucker Carlson, y a Wikipedia, que, al menos por ahora, está llamando a los correos electrónicos “desacreditados”. Cuando ves esa palabra, sabes que están mintiendo. Wikipedia, supuestamente una enciclopedia, se está desacreditando a sí misma.

Roger L. Simon es un novelista premiado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora columnista de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “Yo sé mejor: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si no es que ya lo ha hecho”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Expuesto: Los tratos entre Hunter Biden y empresarios vinculados al PCCh

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS