Ideología, turbas y cultura de la cancelación: que la resistencia comience por nosotros

Por JEFF MINICK
22 de Septiembre de 2020
Actualizado: 22 de Septiembre de 2020

En “Orthodoxy”, el autor G.K. Chesterton escribió que “El hombre moderno en rebelión se vuelve prácticamente inútil para todos los propósitos de la rebelión en consecuencia. Al rebelarse contra todo, pierde su derecho a rebelarse contra cualquier cosa”.

La palabra clave en el aforismo de Chesterton es el “derecho”.

La rebelión trajo a la existencia Estados Unidos, una revolución basada en temas específicos: libertad e impuestos sin representación. Los hombres y mujeres de 1776 se centraron en “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, fundaron una república, escribieron una Constitución que sigue siendo uno de los documentos más profundos del mundo y dejaron intactas instituciones como la iglesia, la familia y la libre empresa.

El modelo francés

Menos de 20 años después, Francia también enarboló la bandera de la revolución, una agitación violenta que difirió radicalmente de la de Estados Unidos. El nuevo gobierno francés prohibió la Iglesia Católica y reemplazó al Dios Triuno con la diosa Razón. Los ciudadanos considerados traidores a la revolución fueron llevados a la guillotina por las calles de París y decapitados. El estado emitió decretos que controlaban el habla y el comportamiento, aplastó su oposición en regiones como la Vendée y causó estragos en un sistema financiero que ya estaba fallando. Napoleón eventualmente trajo orden de este caos asumiendo el manto de emperador y dictador.

La Revolución Francesa, y no la estadounidense, sirvió desde entonces como el prototipo de revuelta.

Es este modelo francés el que hemos visto en funcionamiento en Estados Unidos durante los últimos 50 años.

La academia

Al igual que los intelectuales franceses —Rousseau, Voltaire y otros— sentando las bases de la Revolución Francesa, los maestros y profesores estadounidenses crearon dos generaciones de estudiantes a los que rara vez se les enseñó el amor a la patria en las aulas y que, en cambio, fueron alimentados con relatos de ideología izquierdista que retrataban a Estados Unidos como un infierno racista, sexista y capitalista, una tierra sangrienta de opresión y fracaso.

En el Guilford College, a principios de los años 70, yo tomé un curso de historia de la India posterior a la Segunda Guerra Mundial. El profesor, un visitante de alguna universidad de California, no se ocupó de esa historia, sino que pasó casi todas las clases atacando a Richard Nixon, a la familia estadounidense y a la clase media. Después de que un trabajo que le presenté lo devolviera marcado con una B-, decidí llevar a cabo un experimento. Habiendo recibido su permiso para reescribir el trabajo, yo cambié mi conclusión para ajustarla a lo que yo consideraba la visión del mundo que tenía él y recibí una A. Cualquier tentación de unirme a la izquierda murió ese día.

En el artículo “I’m a Former Teacher. Here’s How Your Children Are Indoctrinated by Leftist Ideas” (Soy un antiguo maestro. Aquí está cómo sus hijos son adoctrinados por ideas izquierdistas), Douglas Blair relató varios ejemplos de tal adoctrinamiento de sus cuatro años de enseñanza en la escuela primaria. Cuando él tuvo a su clase haciendo tipis (tienda cónica) de papel para un proyecto de Acción de Gracias, otros maestros le dijeron que era una “apropiación cultural”, y le ordenaron desistir. Cuando pidió a los estudiantes que investigaran sobre hombres y mujeres famosos de Gran Bretaña, miró la lista de una chica y preguntó, “Bueno, ¿qué pasa con Winston Churchill?”.

“Oh, no, él no”, respondió ella. “Él era un racista y no pensaba que las mujeres debían tener derechos. No era un buen tipo”.

Por sus frutos, los conocerás

Hoy, estamos recolectando la terrible cosecha plantada por estos sembradores. Las turbas en las calles derriban estatuas, asaltan tiendas, queman y saquean, y golpean y a veces asesinan a sus conciudadanos, todo en nombre de la igualdad y la justicia social. Peor aún, en algunas de nuestras ciudades, los funcionarios del gobierno instigan a estos vándalos, permitiéndoles dar rienda suelta a su destrucción y elogiándoles por llamar nuestra atención sobre sus quejas.

¿Y el foco de estos disturbios y protestas? Todo lo de Chesterton. La clase media, la familia, la historia de nuestro país, Dios, todos están bajo ataque. Incluso la Madre Naturaleza no está exenta de esta revuelta, como vemos cuando los hombres y mujeres reclaman que es su “derecho” cambiar de sexo.

Este enfoque de la rebelión podría resumirse en una línea de la película “El Salvaje”, cuando alguien le pregunta al motociclista Johnny Strabler (Marlon Brando), “Oye, Johnny, ¿contra qué te estás rebelando?” y él responde, “¿Qué tienes?”.

La imagen del joven Marlon Brando era la de un rebelde sin causa. (Archivo Hulton/Getty Images)

Rebelarse contra todo significa no tener nada que hacer.

En otras palabras, nihilismo.

Se cierne la oscuridad: la cultura

Aún más amenazantes para nuestra cultura son los ataques de la turba electrónica. Fuera de línea, publiquemos algo en los medios sociales que ofenda a alguien, a cualquiera, y nos encontramos con la ira de estos visigodos digitales. En la última década más o menos, profesores, celebridades, e incluso ciudadanos comunes han sido víctimas del grupo de pensamiento colectivo, sus reputaciones destruidas, su capacidad de ganarse la vida prohibidas, sus familias verbalmente asaltadas y amenazadas.

Pero esta multitud voraz no se detiene entre los vivos. Esta va a la caza de escritores, artistas, políticos y héroes militares del pasado, y trabaja día y noche para erradicarlos de nuestra memoria y nuestros libros de historia.

Veamos a sus últimas víctimas.

Cómo funciona la cultura de la cancelación

Hasta ahora, la mayoría de los críticos literarios juzgaron a Flannery O’Connor como una de las grandes escritoras del siglo XX. Sus cuentos cortos aparecen en cualquier antología digna de ese nombre, y los profesores enseñan su trabajo en las aulas de todo el país. Mis estudiantes de Advanced Placement leyeron su novela “Wise Blood” y su cuento corto “Revelation”, que considero uno de los mejores escritos por una escritora estadounidense.

Una primera edición de la novela de Flannery O’Connor de 1952.

Ahora O’Connor está siendo atacada como una racista. En un reciente ensayo en The New Yorker, Paul Elie, quien incluyó un retrato muy favorable de O’Connor en su estudio biográfico de cuatro escritores estadounidenses, la declara racista no por sus libros e historias sino por algunas cosas que dijo y escribió en privado. La turba ya se puso en marcha; algunos lectores la denunciaron y la Universidad de Loyola de Baltimore borró su nombre de un dormitorio.

En “Flannery O’Connor y la Guerra Ideológica de la Literatura“, Charlotte Allen defiende a O’Connor y explica los efectos devastadores de la cultura de la cancelación:

El hecho de que este debate se esté llevando a cabo, sin embargo —ya sea que Flannery O’Connor fuera o no racista, que tan racista o no fuera, que ella se redimiera de su racismo a través de sus escritos o que superara su racismo moralmente— es exactamente lo que ha salido terriblemente mal. El mal primario de la cultura de la cancelación no es derribar estatuas o renombrar edificios o incluso destruir los medios de vida. Es que, una vez que la cultura de la cancelación llega a un artista, se hace imposible tomar en serio su arte (…) De ahora en adelante, será imposible dar una conferencia pública sobre O’Connor, dar una clase en la universidad, escribir un ensayo crítico o adaptar su ficción al escenario o a la pantalla sin adjuntar un triste prólogo que exponga todos los argumentos sobre sus actitudes hacia los negros. Además en medio de tales argumentos, todos los matices, el humor, la caracterización y la sutileza en las obras mismas se aplastan o se pierden. Esto es lo que hace la cultura de la cancelación: Reduce la literatura a la ideología

Arrodillarse ante los de mente pequeña

En efecto, la cultura de la cancelación reduce todo lo que toca —el arte, la belleza, la familia y el amor— a la ideología. Una vez que vemos toda la realidad a través de lentes políticos, una vez que aceptamos la noción de que “lo personal es político”, todo lo que atesoramos se convierte en escoria. La magia de la vida se desvanece.

Como pueden ver a través de sus defensores, tanto los jóvenes rebeldes en las calles como sus aliados mayores, la cultura de la cancelación también reduce a los adultos a bebés, niños pequeños sin sentido del matiz o de la historia, que destrozan nuestro pasado y nuestra cultura como un niño de 3 años podría destruir un castillo de arena.

Mientras ellos se divierten, hagamos algunas preguntas.

¿Dónde entre estos destructores hay filósofos comparables a Sócrates y Platón? ¿Dónde están los grandes escritores como Cervantes, Shakespeare y tantos otros; los genios políticos como John Locke, Thomas Jefferson y James Madison; los pintores y escultores como Miguel Ángel, Tiziano y Rembrandt; los compositores con el talento de Bach, Mozart y Beethoven?

¿Dónde está hoy, entre los que quieren destruir nuestra cultura, un pensador político como John Locke? Litografía en honor a H. Garnier; Biblioteca del Congreso. (Dominio Público)

Nosotros nos arrodillamos ante los de mente pequeña cuando podríamos pararnos en los hombros de los gigantes.

Nosotros podemos subirnos a esos hombros otrora robustos de la civilización occidental estudiando y transmitiendo sus dones a nuestros jóvenes. La escalada será ardua, los atractivos de la cultura popular son muchos y seductores, pero ¿de qué otra forma podemos defender y salvar la cultura occidental a menos que nosotros mismos la entendamos, la absorbamos y la amemos?

Es hora de cancelar “cancelar la cultura”.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes de educación en casa en Asheville, N.C., Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cómo el comunismo está destruyendo los cimientos de la ley estadounidense

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS