Illinois: Profesora demanda educación “antirracista” sobre blancos opresores, viola la Constitución

Por Isabel van Brugen
05 de Julio de 2021 8:00 AM Actualizado: 05 de Julio de 2021 11:02 AM

Una profesora de teatro de una escuela secundaria de Illinois presentó una demanda contra su distrito escolar, alegando que está violando las leyes antidiscriminatorias y la Constitución de Estados Unidos a través de un plan de estudios que pone a “diferentes grupos raciales uno en contra del otro” en nombre del “antirracismo”.

La maestra Stacy Deemar, presentó el 29 de junio una demanda (pdf) en el tribunal federal alegando que desde 2017, los maestros del distrito de Evanston-Skokie (Distrito 65) han sido obligados a someterse a la llamada “formación antirracista”, y continúan haciéndolo.

Deemar está representada por la Southeastern Legal Foundation.

Entre los objetivos del plan de estudios, los profesores son estereotipados por los formadores y divididos según su raza, dice la denuncia. Como parte de la formación, se exige a los profesores que acepten que los individuos blancos son “ruidosos, autoritarios (…) controladores” y que sostengan la opinión de que “ser menos blanco es ser menos opresivo racialmente”, según la demanda. También expone que se enseñaba a los profesores a modificar su punto de vista para ajustarse a la teoría de que “la identidad blanca es inherentemente racista” y a denunciar el “privilegio blanco”.

Si los profesores se oponen, cuestionan o “se desmarcan” de los puntos de vista promovidos en la formación, el distrito “los llama descaradamente ‘racistas'”, alega la demanda.

Al momento, según el plan de estudios de Pre-K hasta octavo grado, los estudiantes del distrito reciben las enseñanzas de estos conceptos impartidos por los profesores, quienes tienen el mandato de imponer a sus alumnos la visión del mundo basada en la raza, añade la demanda. Como resultado, se espera que los estudiantes se reúnan por razas en “grupos de afinidad” y que participen en “recorridos de privilegio” basados en su color de piel. También se les dan libros que representan a la “blancura” como un demonio que “se ensaña sin cesar” con “todos los compañeros de color”.

A los niños también se les enseña que “la blancura es un mal negocio”, que los blancos envían “mensajes abiertos y subliminales” de que son “superiores” y que los negros son “malos, feos e inferiores”, además de que fingir que no ven el color de la piel “ayuda al racismo”, según la demanda.

La demanda alega que estas prácticas violan el Título VI de la Ley de Derechos Civiles y la garantía de Igualdad de Protección, así como la Cláusula de Igualdad de Protección de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

“Fomentar las identidades raciales, promover la idea de que están en conflicto y perpetuar estereotipos divisorios enfrenta a los profesores y a los niños por el color de su piel”, dice la demanda. “Ellos les enseñan que toda su identidad proviene del color de su piel. Les enseñan a odiarse. Les enseñan no solo a ser racistas, sino que deben serlo”.

El Distrito Escolar de Evanston no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

En su sitio web, el distrito indica que tienen “brechas persistentes e inaceptables de oportunidades y logros para los estudiantes de color”.

“La previsibilidad racial de los logros y resultados disciplinarios es atribuible al racismo institucional, a los prejuicios culturales y a otros factores sociales”, dice el distrito. “El distrito reconoce que para proporcionar oportunidades educativas que resulten en resultados equitativos, particularmente para los estudiantes negros/marrones, que se debe reconocer proactivamente y abordar intencionalmente los sesgos raciales y culturales, en un esfuerzo por eliminar las estructuras y prácticas institucionales que afectan el aprendizaje y el logro de los estudiantes”.

La demanda surgió en un momento en el que los esfuerzos por incorporar elementos de la cuasi-marxista teoría crítica de la raza (CRT) en las aulas estadounidenses se enfrentan a un intenso rechazo por parte de los moderados y conservadores. Entre los estados que prohibieron o restringieron la enseñanza de la teoría crítica de la raza en las escuelas públicas se encuentran Florida, Carolina del Norte, Oklahoma y Texas, mientras que más de otra docena de estados están considerando o han impuesto parcialmente restricciones similares.

La teoría crítica de la raza (CRT por sus siglas en inglés) tiene sus raíces en la teoría marxista de la lucha de clases, pero con un enfoque particular en la raza. Los defensores de la CRT ven el racismo en todos los aspectos de la vida pública y privada de Estados Unidos, y tratan de desmantelar las instituciones estadounidenses —como la Constitución y el sistema jurídico— que consideran inherente e irremediablemente racistas.

El esfuerzo por promover la teoría crítica de la raza en la educación K-12 atrajo la atención nacional en abril, cuando el Departamento de Educación, bajo la administración Biden, propuso una norma para dar prioridad a la financiación de los programas de historia y educación cívica de Estados Unidos que incorporan las obras del teórico crítico de la raza Ibram X. Kendi y el Proyecto 1619 del New York Times, que se centra en la idea de que Estados Unidos se fundó como una nación racista, y sigue siéndolo en la actualidad.

La demanda comenta que ideologías como la teoría crítica de la raza abogan por la “equidad”, alejándose de la tradición estadounidense de luchar por la igualdad “proclamada en la Declaración de Independencia [y] defendida en la Guerra Civil”, que consiste en la igualdad y en tratar a todo el mundo de forma idéntica independientemente de su raza.

“La igualdad lucha por la igualdad de oportunidades, mientras que la equidad lucha por la igualdad de resultados”, indica la demanda.

Con información de GQ Pan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.