Imágenes de Mercurio antes del impacto de la nave Messenger

30 de Abril de 2015 Actualizado: 30 de Abril de 2015

Nuevas imágenes de Mercurio publicó el equipo de la nave espacial Messenger de la NASA antes de su inminente impacto sobre la superficie de nuestro vecino planeta el 30 de abril.

“En la misión de más de cuatro años de operaciones orbitales, ha adquirido más de 250.000 imágenes y otros extensos conjuntos de datos. La misión orbital de gran éxito de Messenger está a punto de llegar a su fin, ya que la nave espacial se queda sin propelente y la fuerza de la gravedad solar hará que impacte en la superficie de Mercurio, cerca del final de abril de 2015”, señaló la NASA.

Superficie de Mercurio con diferentes colores que representan la gama de minerales de su superficie, ( Messenger/ NASA)
Superficie de Mercurio con diferentes colores que representan la gama de minerales de su superficie, ( Messenger/ NASA)

Se observan en color los diferentes minerales captados con un Espectrómetro visual (MASCs) e infrarrojo (VIRS) que se encontraban a bordo, y cuyos datos eran transferidos a un equipo de control central en Tierra, informó la NASA.

Se pueden apreciar las propiedades espectrales de dos amplios tipos de terrenos y características distintivas de otros lugares más pequeños, que podrían ser rejillas de ventilación piroclásticas y cráteres que serán estudiados, agregó el equipo.

Si quiere ver con más detalle las características rugosas del planeta haga click aquí.

Messenger entró en la órbita de Mercurio el 17 de marzo de 2011 para estudiar la exosfera y la superficie del planeta y aprender más acerca de los minerales y los procesos que ocurrían en su superficie, recordó la NASA.

La nave Messenger fue la primera en orbitar el planeta Mercurio y llevó al espacio siete importantes instrumentos científicos para desentrañar su historia y evolución en el interior del Sistema Solar.

La última maniobra de Messenger fue programada para el viernes 24 de abril, lo que casi agotó todo el gas helio restante de la nave, dijo Daniel O’Shaughnessy, ingeniero de sistemas de misión.

“En ese momento, la nave espacial ya no es capaz de luchar contra el empuje descendente de la gravedad del Sol”, agregó. Ahora solo queda el impacto.

TE RECOMENDAMOS